La necesidad de la comunidad

La comunidad es esencial para la seguridad del ser humano. En ella encontramos la protección que individualmente no somos capaces de conseguir, lo que nos genera una angustia vital, en la que consideramos todo lo ajeno a la comunidad como una amenaza. Tendemos a buscar el origen de esa inseguridad y la encontramos en todo aquello que pueda romper la estabilidad de la comunidad, la rutina de ésta. Por eso consideramos sospechosos a los que nos rodean, a los extraños, porque los vemos como agentes imprevisibles. Los otros personifican la inseguridad de nuestras vidas. Sin embargo, entramos en una contradicción que se debe más a un equilibrio entre partes: queremos “limpiar” nuestra comunidad de elementos potencialmente amenazantes y, a la vez, conservar la heterogeneidad necesaria para que nuestra vida no se convierta en aburrida. Por ello, recurrimos a la simplificación, es decir, a la separación por diferencias. Aquí se exacerban los sentimientos de pertenencia y de división, de escisión, por lo que se mantienen las distancias tanto físicas como mentales. Físicas, en cuanto a que se crean espacios de convivencia entre personas que se sienten miembros de la misma comunidad; y mentales, a través de una serie de valores por los que también nos identificamos en comunidad, es decir, estereotipos. Se trata de crear refugios comunitarios en los que nos sentimos amparados y protegidos. En última instancia, en lo que se basa la pertenencia comunitaria es en el instinto de autoconservación.

La comunidad, en la cual está inserto el ser humano y sin la que no podría vivir, sólo puede ser estar entretejida a partir del compartir y del cuidado mutuo; una comunidad que atienda y se responsabilice de la igualdad del derecho a ser humanos y de la igualdad de posibilidades para ejercer ese derecho (BAUMAN).

BAUMAN, Zygmunt. “Epílogo: En busca de seguridad en un mundo hostil”.

Localizador TGP: 4V

About these ads

6 comentarios en “La necesidad de la comunidad

  1. Equipo de crítica y corrección

    Teniendo en cuenta que los post de los TGP´s deben tener una extensión entre las 15 y 30 líneas, creo que el vuestro se ha pasado un poco puesto que teneis más de 70. Con esto lo único que conseguís es que nadie lea vuestro trabajo. Así que controlad eso. En cuanto al contenido creo que está bastante bien, pero lo haría un poco más claro porque en algunas partes no se entiende muy bien lo que queréis decir, así que por favor claridad. El blog es una herramienta para fomentar la comunicación entre sus usuario, si la gente no entiende lo que se pone en el blog, difícilmente se fomentará la comunicación. Tened en cuenta esto.

    • ¿Pero los comentarios de las lecturas no debían tener dos páginas de extensión? Al menos, entendimos en clase que lo de las quince líneas era para los resúmenes de la dieta de medios.

      • Equipo de crítica y corrección

        Hay unas normas de publicación que ha mandado el profesor por correo en donde se dice que lo máximo es 30 líneas. No se de donde habeis quitado vosotros los de las dos páginas, nos gustaría rectificar en lo del mínimo de 15 líneas, no hay mínimo, pero si hay un máximo.

  2. Hagan caso del grupo BCP en estas cosas, el profesor puede errar en cualquier momento y decir lo que no es. Espero comprendan. Gracias.
    El profesor.

  3. En todo caso, gracias por la reseña. Otro libro breve de Bauman, relativo a la tendencia de exclusión del considerado extranjero y a la convivencia con ellos, es “Vivir con extranjeros”. Tienen un pdf en la red. Saludos.

  4. De todas formas, Bauman es un autor muy criticado por su visión “liquida” de la sociedad. Como post-marxista que fue, ver sus trabajos sobre la cultura o sobre los fundamentos sociológicos, en la última etapa de sus investigaciones patina sobre ciertos límites. Es contradictoria la idea de que el hombre necesita de la comunidad, como si ambos fueran dos entes separados. El hombre es comunidad, porta la comunidad en sus construcciones mentales y en sus realizaciones. El conflicto no es tanto, entonces, como dice Bauman. O en la forma que lo señala. El hombre no siempre permanece en la infancia, aunque eche mano a veces de la proximidad, de lo afectivo, para paliar la angustia. Eso me suena a un dramático existencialismo kierkegardiano. Habla, sin duda, de las comunidades de origen y de las proximidades inscritas en el pasado del hombre. Pero, no siempre se recurre a ello, o no se tiene porqué. Generaliza desde una postura conservadora, universaliza la actitud de angustia en el hombre, además. Cuestión que es diversa en las distintas culturas. Como él mismo apuntó en otros escritos anteriores (Cultura).
    Fuera de esto, el epílogo de Comunidad posee un discurso convincente para el público general, occidental.
    Saludos.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s