Segundo día.

La rutina vuelve a ser similar un día tras otro, después de todo. Te levantas un Martes por la mañana y vuelves a ojear el periódico mientras desayunas y charlas con el dueño de la pensión, solo que hoy es El País. La facultad te depara lo mismo que todos los días, las conversaciones de siempre con la gente habitual. Los profesores que de nuevo despachan constantemente la materia a explicar ante las cabezas pensantes de los atentos alumnos.

En la radio, a mediodía, los locutores de RNE explican los acontecimientos del día, la lucha de Gadafi por recuperar el control de Libia, la inestabilidad nuclear en el país del Sol Naciente. La tarde no trae otra cosa que estudio.

Estudio de Comunicación Interpersonal y de Xéneros Interpretativos en la silenciosa biblioteca de la facultad. Tras el crepúsculo no queda otra cosa que una rápida cena, conversando con amigos, una breve llamada a casa para ver como va todo, y una lectura pormenorizada del Marca, como cada día.

TGP 1C, Díaz Fabuena, Hadrian.

Posted on 15 Marzo, 2011, in Sen clasificar and tagged , . Bookmark the permalink. 2 Comentarios.

  1. Corrección grupos 1-2

    Seguro que la facultad de ciencias de comunicación y las relaciones de un futuro periodista no son tan monótonas como parecen en un principio.

  2. grupointeractivo1

    Hadrian Diaz:
    A veces si lo son, otros días pueden resultar ciertamente fascinantes

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: