Sin nada alrededor

Hoy he tenido la suerte de no tener muchas posibilidades de comunicarme. Y digo suerte porque estuve en una playa realmente bonita en medio de… nada. Es una sensación extraña para alguien acostumbrado al bullicio del día y al zumbido nocturno de una ciudad. Estar lejos de algún centro urbano, de una pequeña población siquiera hace que pararse y pensar sea mucho más sencillo. Sin embargo, no hay nadie a quién contárselo. Eso sí, siempre cabe la posibilidad de llevarse allí un periódico o la radio para “consumir medios” y eso sí que lo hice. Es distinto leerlo con calma, algunas noticias son un poco decepcionantes cuando no leemos sólo los titulares. Otras, también es cierto, pueden sorprender. Pero el post de hoy hace referencia al contexto. Desconectarse a veces es necesario para conectar.

Me gustaría hacer también referencia, como una posdata, a lo majos que son los recepcionistas de los pequeños hoteles. Un guiño a las empresitas familiares que siguen sosteniendo el buen gusto de codearse y dar un trato personal, que también se valora.

TGP, 1C, Basanta Tallo, Laura

Posted on 20 Marzo, 2011, in Sen clasificar and tagged , . Bookmark the permalink. Deixar un comentario.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: