El show de Truman

Esta semana el grupo  1C hemos visto El show de Truman. Una película que se convirtió en clásico poco tiempo después de salir en los cines. Nutrida de las obras de Nietzshe, Platón, Spinoza y de Ortega y Gasset, la película encarna a la perfección el mito platónico de la caverna, en la que un hombre pasa de vivir en el mundo de las sombras, lo que cree real, una caverna en la que se encuentra atrapado, a liberarse de ahí y salir afuera, al mundo de la luz y ver lo que es real. La película narra en un primer momento la anónima vida de Truman Burbank en una pequeña localidad en la que no pasa nada: los vecinos se saludan al pasar, no hay problemas y Truman trabaja como vendedor de seguros. Las primeras dudas le llegan a Truman cuando un foco de luz cae desde el cielo y casi le da. A partir de ahí se empieza plantear si lo que ve y lo que vive realmente es real, estudia su realidad hasta que llega a la verdad descarnada: nada de eso es real. Sin saber muy bien dónde está realmente lucha por huir, se enfrenta al ridículo social y frente a sus propios miedos en una búsqueda desgarradora por la verdad (e aquí uno de los grandes dilemas del último siglo, ese que tan bien usó Unamuno en su San Manuel Bueno, mártir: ¿qué es preferible? ¿La verdad o la felicidad?).

Tal vez el ridículo social sea una de las cosas menos tratadas en el film pero que más relación tienen con el tema de la comunicación: el guión abrevia esa parte haciendo que el personaje de Truman pase casi directamente de la duda a perseguir a costa de lo que sea la verdad dejando la fase de duda en pocos minutos: Truman  enloquezca rápidamente y la paranoia surge rápidamente, haciendo que la película no pierda un tiempo valioso que la productora Paramount Pictures no iba a pagar de buena gana pero que sería una delicia para los filósofos que la visionaran.

En una etapa de duda existencial, la conversación con otras personas es vital. Las opiniones de otras personas, de nuestro entorno cercano y no tan cercano pueden llegar a ser absolutamente necesarias para la resolución del dilema. Truman solo intenta esto con su mejor amigo, pero al poco le dice que “él también está en el ajo”. No se ve el momento en el que Truman duda de si no será él mismo el que está equivocado. Sin embargo en esta película todo está exagerado y para el espectador se le hace evidente la verdad: la gente sobreactúa claramente,  negando continuamente con lenguaje verbal y no verbal, sonriendo falsamente e intentando aparentar una serenidad feliz en la que la turbación de Truman es solo una turbación infinitesimal y sin mayor trascendencia.

Título: El show de Truman

Título original: The Truman show

Dirección: Peter Weir

País: Estados Unidos

Año: 1998

Fecha de estreno: 07/09/1998

Duración: 103 min.

Género: Drama, Ciencia ficción

Reparto: Jim CarreyLaura Linney, Noah Emmerich, Natascha McElhone, Holland Taylor, Brian Delate, Blair Slater, Peter Krause, Heidi Schanz, Ron Taylor

Distribuidora: United International Pictures (UIP)

Productora: Paramount Pictures, Scott Rudin Productions

http://www.youtube.com/watch?v=IYqEpdTy0xE

TGP 1C

Posted on 22 Marzo, 2011, in Sen clasificar and tagged . Bookmark the permalink. 11 Comentarios.

  1. Yo ya he visto esta película hace años. Pero sí que recuerdo que, al terminarla, había dicho que su desenlace me parece demasiado abrupto, precipitado. Los cambios en el estado de Truman se producen vertiginosamente: en un momento, es un feliz ignorante, al poco, duda de que todo lo que vive sea real, y muy poco después ya se encuentra luchando por salir de esa mentira en la que lleva encerrado toda su vida. Falta esa reflexión en torno al “no saber qué hacer” que siempre en algún momento invade la vida humana.
    Para mí este film es una certera reflexión en torno a dos cuestiones: en primer lugar, la devaluación y, en muchas ocasiones, falseamiento de la comunicación en la actualidad; y, por otro lado, la espectacularización de todo. Vivimos en un mundo egoísta que se nutre del rídiculo ajeno. Un mundo en el que se cierra CNN para dar paso a GH 24 horas. ¡24 HORAS! Si hasta nos los enseñan durmiendo y cuando van al baño… ¿A quién le puede interesar eso?
    Definitivamente, creo que o todos estamos locos, o yo soy un marciano bajado a la Tierra al poco después de nacer.

  2. Corrección Grupos 1-2

    Según las normas de estilo del blog, la extensión de todo mensaje TGP publicado no excederá de las 30 líneas, y además llevará necesariamente como etiqueta la referente al grupo interactivo en cuestión al que pertenece. Tomando como referencia el caso de Truman Burbank, ¿qué labor puede desempeñar la interacción cuando el pensar del otro entra en conflicto con el propio?

  3. Javier González Penedo

    Y quizás tal cuál sea nuestra propia vida misma. De un día para otro llegamos a un mundo y sin darnos apenas cuenta nos marchamos a algún otro lugar. Muchos sin siquiera ponerse a pensar, aunque fuese solamente por un momento, en si esta vida es eso, vida, o más bien es una sombra alargada como la que parece observar el hombre de la caverna de Platón o el propio Truman en este film. En la ignorancia es muy fácil y, sobre todo, cómodo vivir. La verdad duele, y más si esta entra en conflicto con el razonar de los demás y trae consigo un rechazo desolador y amargo del resto de la comunidad. Tachar al que piensa de distinto modo es un hábito muy extendido, y más cuando son una minoría los que difieren con nuestra propia proyección mental, tal y como apunta Diego. No es fácil clamar por tolerancia cuando muchos son los que imponen, casi dictatorialmente, sus propias reglas de juego.

  4. Ana Pérez Martín

    Preguntabais qué es preferible, si la verdad o la felicidad. Desde mi punto de vista sin duda es preferible la verdad. Creo que a ninguno nos gustaría ponernos el en lugar del ficticio Truman. Por muy feliz que hayas sido… saber que toda tu vida es una farsa, que quien te rodeaba simplemente estaba desempeñando un papel… creo que sería algo realmente difícil de superar.
    Y en relación a lo dicho en el comentario anterior, si hay un canal de GH 24 horas es precisamente porque a la gente sí le interesa ver como duermen o van al baño. No soy seguidora del programa pero sí consciente de hasta qué punto mueve masas. La sociedad en la que vivimos es así…

  5. Me veo en la obligación de comentar en primer lugar que esta entrada no sigue las normas de publicación a seguir (etiquetas y leer más).

    El otro día vi Dogville. Me quedé un tanto “tocada”, pero es todo un peliculón. Bueno, la cosa es que me han recordado a esta película algunas de vuestras reflexiones. El rollo este de que “una pequeña localidad en la que no pasa nada: los vecinos se saludan al pasar, no hay problemas”. Y enlazándolo con lo de Dogville, me viene la idea de que parece que los grupos humanos, cuando están convencidos de que”todo está bien” es cuando “peor están”. En el caso del Show de Truman la diferencia es que el único que no es consciente es él… Hay un grupo en Facebook que se llama algo así como “ir por la calle con tu mp3 y pensar que estás en un videoclip”. Como si la vida fuera una película y como si las relaciones que compartimos con nuestros compañeros de comunidad o sociedad fueran las escenas que conforman la película de nuestra vida… El cine siempre nos revelará lo más sublime de nuestras vidas, aquello a lo que más acostumbrado estamos.

  6. Miguel Piñeiro Vázquez

    Moi boa película, unha das poucas que me gustaron de Jim Carrey, non é o meu actor favorito precisamente.
    A caverna de Platón era un dos razoamentos de Platón que máis me gustaban na Filosofía e que ademais me fixo reflexionar.
    En resposta a vosa pregunta. Loxicamente a verdade ten que vir antes que a felicidade, pero no senso de que a sinceridade e o coñecemento verdadeiro das cousas nos poden facer sentir mellor, pero aquí lanzo unha das miñas dúbidas: non hai certo tipo de aspectos que para ser realmente feliz sería mellor non coñecer? Póñovos un exemplo: como seriades máis felices, sabendo que o voso pai trafica con drogas ou sen sabelo?
    Hai o deixo, pero como di un proverbio, ás veces hai aspectos que é mellor non coñecer.

    3b1 3P

  7. Miguel Piñeiro Vázquez

    Moi boa película, unha das poucas que me gustaron de Jim Carrey, non é o meu actor favorito precisamente.
    A caverna de Platón era un dos razoamentos de Platón que máis me gustaban na Filosofía e que ademais me fixo reflexionar.
    En resposta a vosa pregunta. Loxicamente a verdade ten que vir antes que a felicidade, pero no senso de que a sinceridade e o coñecemento verdadeiro das cousas nos poden facer sentir mellor, pero aquí lanzo unha das miñas dúbidas: non hai certo tipo de aspectos que para ser realmente feliz sería mellor non coñecer? Póñovos un exemplo: como seriades máis felices, sabendo que o voso pai trafica con drogas ou sen sabelo?
    Aí o deixo, pero como di un proverbio, ás veces hai aspectos que é mellor non coñecer.

    3b1 3P

  8. A verdade sempre é a mellor vía, máis que nada porque se a túa vida se basa nun cúmulo de mentiras, existirá un grande risco a que algún día todo eses enganos caian polo seu propio peso e ti te enteres de todo. E doerá moito máis que coñecelo dende o principio. Iso seguro.
    En canto ó que di Gala, eu vin Dogville hai tempo e paréceme un film soberbio, dos poucos que me gustan do normalmente demasiado torturado e excéntrico Lars von Trier. A película é un claro reflexo do que acontece na sociedade actual. Todo vai ben porque nos facemos crer que todo vai ben, que todo é normal. Incluso autoxustificamos comportamentos que, no noso interior, sabemos que son moralmente reprobables. A ditadura das apariencias, chámolle eu.

  9. Gran película, sen dúbida algunha. Creo que no Show de Truman móstrasenos unha situación que se da ás veces na nosa vida, pero ao grande. Ou acaso non vos atopástede na situación de que alguén moi próximo a vós nos vos quería contar algo porque sabía que vos faría dano? Como comentades, é a oposición da verdade fronte á felicidade, e vemos como Truman loita pola verdade, algo que creo que a maioría de nós facemos.
    Din que os tontos son felices.

  10. Sonia Herrera Rey

    Sólo en un mundo verdadero podremos llegar a ser felices. Evidentemente es algo que cuesta mucho más, pero creo que es preferible aceptar las cosas tal y como son, como vienen y digerirlas tan pronto se pueda para dejar a un lado el dolor y alcanzar la felicidad. Aunque por otro lado creo que el ser humanos solo es plenamente feliz cuando es niño, y eso hace pensar que la mentira lleve a la felicidad.. Son términos demasiado abstractos y utópicos como para teorizar sobre ello.

  11. Carolina Da Silva Candal

    Esta película refleja de manera magistral nuestra sociedad. Basada en la apariencia, hace a sus miembros pensar que “todo está bien como está”, que “así tienen que ser las cosas”, que “todos debemos ser iguales”. La creación de un sentido común para todos, que no nos haga dudar de unas ciertas verdades ineludibles. Sin embargo no es así como una sociedad libre debería funcionar. Como dice Alba, se dice que los tontos son felices. Pero somos seres humanos y nos diferenciamos del resto de los animales precisamente en nuestra capacidad reflexiva, con lo que es importante que nos preguntemos a nosotros mismos ciertas cosas, para así poder llegar a encontrar la verdad, aunque no coincida siempre con nuestra felicidad.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: