“El Amigo Americano”

“El Amigo Americano” de Wim Wenders es un drama que trata la historia de un fabricante de marcos de cuadros al que le queda poco tiempo de vida. Siendo conocedor de este hecho, decide hacerse un asesino a sueldo para ayudar a su familia cuando él ya no esté. Esta película comienza con el marchante Tom Ripley, que deja constancia en una grabadora de lo siguiente: “no hay nada que temer salvo al miedo. Cada vez sé menos quién soy yo o quiénes son los demás”.

Si aplicamos conceptos de la asignatura al film, todos estamos de acuerdo en que el personaje principal es bastante “maleable”.

Por un lado, el protagonista tiene inicialmente sus ideas muy claras. Conoce su enfermedad, y aunque sepa que es posible que se muera, se niega completamente a matar a gente a cambio de dinero. Pero, ¿cuán influenciable es nuestro personaje? Sólo se necesitan un par de charlas para convencerle. ¿Tanto poder tiene “el otro” en el “yo mismo”?  En la película lo consiguen con la sola mención un par de veces de  las preguntas “¿qué pasará con tu mujer y tu hijo?” o “¿no quieres que tengan un futuro asegurado?”.

Por otra parte, otro aspecto que resalta en el film es el concepto de amistad. El mismo título lo señala: “El amigo americano”. Es increíble cómo se van estrechando los lazos entre nuestro protagonista y su amigo a lo largo de la historia llegando este último incluso a ayudar al personaje principal a “deshacerse” de sus víctimas.

Lo cierto es que, a medida que va aumentado su relación con Ripley (su “amigo americano”), la relación con su mujer se va enfriando cada vez más. Mientras muestra sometimiento hacia Ripley, hacia su mujer se muestra como el dominador. Incluso en un momento de la película, cuando ella no está de acuerdo con él, le levanta la mano, demostrando de esta manera su carácter oculto a lo largo de la película.

El final  nos descoloca un poco a todos, porque si tan amigos eran, ¿cómo es que lo deja tirado en la playa? Creemos que quizás en el último momento, al ver a su mujer,  se arrepiente de haberle hecho caso a Ripley, y es la forma de pedirle a ella perdón  antes de morir.

TGP, 2G

Posted on 26 Marzo, 2011, in Sen clasificar and tagged , . Bookmark the permalink. 7 Comentarios.

  1. Ripley y la violencia estratégica

    Patricia Highsmith (1921-1995) escribió cinco novelas duramente hermosas sobre la condición humana, alrededor del personaje de Tom Ripley, un psicópata asesino (A pleno sol; La máscara de Ripley; El amigo americano; Tras los pasos de Ripley y Ripley en peligro- las cinco compiladas en la colección Otra Vuelta de Tuerca, de Anagrama-). La Highsmith, autora también de “Extraños en un tren”, es una perturbadora dama de la escritura criminal, que sobrepasa con mucho al género. Particularmente aconsejo la lectura de “Suspense”(Plotting and Writing Suspense Fiction, 1966) donde nos muestra las entrañas del proceso de creación de una novela de intriga.
    Hay varios directores que han tomado como base para sus films una adaptación de sus escritos: Alfred Hitchcock en Extraños en un tren; René Clément en A pleno sol; Anthony Minghella en El talento de Mr. Ripley; Roger Spottiswoode en Ripley, el regreso o este “El amigo americano” de Wenders de la novela Ripley’s Game, que también adaptó la Cavani. Highsmith ha sido profusamente adaptada a cine, tv y radio.
    “El amigo americano” de Wenders me resulta una metáfora de la guerra fría, de aquellas relaciones asimétricas entre US y su aliado europeo, la RFA, donde el chantaje (encarnado aquí, magistralmente, por Hopper y Ganz) presume una violenta tragedia clásica entre dioses y hombres. Pero donde nos podríamos detener es en el análisis del concepto de “necesidad” y, sobre todo, en el concepto de “estrategia”, sobre la que no vale, es imposible, ninguna “táctica”.

  2. Rubén Luengo Miguel del Corral

    Aínda que non demasiado familiarizado coa filmografía de Wenders, do que só admito ter visto as súas máis aclamadas obras internacionais (“El cielo sobre Berlín” e “Paris, Texas”), debo admitir que levo tempo buscando “El amigo americano” e perdín a oportunidade o outro día, que viña xusto co diario Público.
    Na miña opinión, o home non comeza a actuar como determina a súa esencia natural ata que se libra de tódalas obrigas que lle impón unha socieade sátrapa e desconsiderada. Créanse unhas necesidades, unhas expectativas, uns obxectivos que rematan resultando infranqueables para a humanidade. Acontece algo así na película, non si?

    • As necesidades que se planean na pelicula de Wenders (El Amigo Americano) representanse máis ben como un “myse en abyime”, unha matrioska enleada entre a salvación persoal do home-vitima e a necesidade de facer un traballo (o asasinato de varias persoas) sen manchar as mans de sangue. A condición de “falsa amizade” (tan repetida en Ripley) é puro xogo psicótico da utilización do home polo home. Alguén que ten unhas convicións morais dentro da normalidade, vése manipulado por aquel que non pode ter escrúpulos. Algo moi normal hoxendía, e que sen dúbida deixa clara a violencia do poder e a súa metódica estratexia. Tanto nas relacións interpersoais, como en moitos escenarios sociais.

    • Notas sobre Wenders

      A Wenders moitos o consideran un saqueador do cinema clásico. Dacordo que é un cineasta irregular e un esteta; máis que un director de ficcións (ten márchamo máis de documentalista) bebe en Pabst, Dreyer, Ozu ou Kubrick sen miramento algún, ou alimenta a polémica e a admiración con documentais como “Ligthning over water”, aproveitando o estado dun moribundo Nicholas Ray, ou “fakes” marabillosos como ” Im lauf der Zeit”, prezado filme onde a amistade entre dous homes descoñecidos mestúrase coa desaparición das salas de cinema na antiga fronteira entre as dúas Alemañas, ou ” Alice in der Städten”, que inicia o seu peregrinar pola imaxe das cidades (Wings of desire, Lisbon Story, Palermo shooting,…) ou o seu cinema de colaboracións con Peter Handke (Falsche Bewegung) ou Sam Shepard (Paris, Texas) Coppola, Antonioni, Bono ou Klein, ou que teñen como xermolo a música (Buenavista Social Club, The soul of a man)
      De Wenders, e o seu oportunismo e oportunidade, sen embargo, poidera salientar o xogo limpo do seu rexistro de imaxes, onde o encadre xusto da paisaxe e o home constituen a base dun ritmo contemporáneo, da cansa velocidade que Benjamin prognosticara para estes tempos de soedades.

  3. Corrección grupos 1-2

    Recordamos: MÁXIMO TGA: 30 líneas. Respetad las normas de estilo del blog. Gracias

  4. Rubén, para un home común é moi difícil desligarse das estruturas de poder dominantes e actuar como realmente lle dicta a súa, como ti dis, esencia natural. Aquí comentaríamos todo o que dicía Michel de Certeau en torno ós xeitos de facer ou habilidades executadas polo individuo para satisfacer os seus desexos e modificar o conxunto de significacións da realidade, do “mundo da vida”, ó seu antollo. E, en moitas ocasións, só é en situacións extremas cando o home se atreve a actuar e pór en marcha unha estratexia cuns fins determinados.
    No caso desta película, vemos como Ripley desprega todo un poder ilexítimo, e acadado a base da forza -é dicir, da execución dunha estratexia comunicativa de aproveitamento do outro e de persuasión-, para conseguir o que quere dunha personaxe posta nunha situación límite.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: