Bananas y delirios

Bananas:  tercera película de Woody Allen. Dirigida, escrita y protagonizada por él mismo. Una sátira política cargada de dobles sentidos y absurdos humorísticos.

¿Qué tiene de especial esta película? Bananas  (1971) es sinónimo de algo más de una hora del más puro humor cercano a la locura. Es incoherencia y parodia. Y todo en la figura de un hombrecito: Woody Allen interpretando a Fielding Mellish, un catador de maquinaria de una empresa. Ya tenemos al protagonista, Fielding. Ya tenemos el hilo que une toda la historia, el surrealismo de Fielding. Y el escenario es el país ficticio de San Marcos, donde reina el caos político.

¿Y qué  ha hecho que relacionemos Bananas con la Comunicación? Para empezar, la película es de principio a fin un claro ejemplo de un delirio de Woody Allen. ¿No os lo creeis? Imaginaos a dos hombres crucificados peleando por un sitio para aparcar. Y ahora, vedlo.

Cada uno que interprete. Lo que Woody Allen quiere decir, en muchos casos, es muy difuso. Por otro lado, en la película aparecen en varios momentos los medios de comunicación en una parodia exagerada.

Señor Presidente, le han disparado. ¿Cuándo supo que todo había terminado?
– Asesinos, asesinos…
– Bien, comprendemos su desconcierto ante las presentes circunstancias. Suponemos que ahora presentará su dimisión.
– ….
– Bien, buena suerte

Así es cómo empieza Bananas. Y acaba con una retransmisión de la consumación del matrimonio entre los dos protagonistas como si de un combate de boxeo se tratase. Los medios de comunicación tienen un papel de “reflejo” de la sociedad. Pero claro, en esta ocasión, se muestra un grado de locura que debe estar equiparado en los dos lados.

Consejo: esta película puede utilizarse para desconectar del día a día y no se debe intentar encontrar el sentido.

3R

Posted on 27 Abril, 2011, in Sen clasificar and tagged , . Bookmark the permalink. 5 Comentarios.

  1. Rubén Luengo Miguel del Corral

    Woody Allen é un dos directores polos que profeso unha meirande predilección: cada unha das súas obras está impregnada de enxeño e continua sátira, e é un dos mellores artistas no arte de cercenar as relacións humanas básicas.
    Nesta película,das primeiras que fixo, tenta ofrecer unha visión paródica das revoltas que se estaban a producir en territorio latinoamericano, e que para os norteamericanos eran totalmente descoñecios. Deléitase en especial coa figura de Fidel Castro, no que practicamente basea o seu personaxe central.
    Os medios son tratados, como ben sinalades, como vulgares encargados de retransmitir a sociedade, independientemente de si con isto violan tabús, ou caen na obscenidade. O importante é a rigurosidade informativa, que se fai certamente cómica na escena da lúa de mel.
    O pequeno xenio neoyorquino endexamais deixará de sorprenderme.

    • La escena de la luna de miel, que aparece al final de la película, fue precisamente la que nos hizo darnos cuenta de que habíamos elegido bien está película para relacionarla con la comunicación. Allen lleva a un punto extremo la parodia de los hábitos periodísticos, y hace reflexionar sobre todo acerca de los temas que se tratan en la prensa. Y claro está, sobre el tratamiento informativo que se le da.

  2. Equipo de crítica y corrección

    Bien, dejando de lado la loca genialidad de Woody Allen, parece que en este post os habéis contagiado del delirio que refleja la peli. Las ideas que expresáis están desordenadas y poco claras. Tratáis de decir por qué relacionáis Bananas con la comunicación y hacéis mención al tráiler de los crucificados. ¿Qué tiene que ver ésto exactamente con la comunicación? Además, trasladáis un guión que no tiene mucho sentido (quizá dentro de la película tampoco lo tenga).
    Os aconsejamos que tratéis de aclarar un poquito el post. No hace falta condensar todo lo que quiere decir una película en el poco espacio que tenéis, basta con un par de ideas claras, que queden claras para todos.
    Y otra pequeña sugerencia… está genial que invitéis a la interpretación de las imágenes, pero nosotros ya interpretaremos a nuestra manera… lo que queremos ver aquí es la interpretación que le da vuestro grupo, y lo cerca o lejos que la película está de la materia.

    • Para empezar, no se puede dejar de lado la loca genialidad de Woody Allen, porque es el punto del que partimos para explicar la comunicación en esta película: nada tiene sentido, y a la vez, todo está relacionado. Sonará a intento de metafísica barata, pero lo que queríamos expresar era precisamente ese extremismo a la hora de hacer una hora y media de película cargada de parodia y surrealismo.
      La relación que vimos en esta película con la materia era el paralelismo entre la locura de la sociedad y la locura de los medios de comunicación.
      Nuestro intento de ilustrarlo ha sido fallido, posiblemente. No todos somos Woody Allen.

  3. Pablo Lago Fernández

    De paso que hablamos de Woody Allen mencionar Zelig. Se trata de una película de los años 80 y consiste en lo que sucedería si Woody Allen hubiese dirigido Forrest Gump, solo que una década antes. Zelig es un recorrido a través de la historia de un hombre tan sumido en una crisis de identidad que desarrolla la capacidad de mimetizarse con la gente de a su alrededor. Desde su misma psiquiatra, un miembro de una banda de jazz negra y un soldado en la Alemania Nazi. La película lleva el tema de la crisis existencial tan frecuente en Allen y lo convierte en una parodia de si mismo y de la historia, donde un hombre sin personalidad alguna se convierte en héroe y celebridad de las sociedades a las que va por su habilidad para convertirse en un miembro medio de la misma.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: