El diario de Ana Frank

La película El diario de Ana Frank está basado en el famoso diario personal escrito por la protagonista durante su estancia en una habitación de Amsterdam, oculta junto a su familia y otros judíos escapando de los nazis, durante la segunda guerra mundial. La convivencia durante casi tres años de ocho personas en iguales condiciones y en un espacio muy reducido, hicieron que surjan todo tipo de situaciones, contadas por  la adolescente Ana.

Hemos elegido esta película por el aislamiento de esos ocho miembros en una habitación. Es que es fácil imaginar la sensación de claustrofobia, de agobio, de cansarte de vivir siempre lo mismo y ver y relacionarte siempre con las mismas personas, sin poder llegar más allá que de esas cuatro paredes. Y es que a toda esa vida habría que sumarle el temor a ser descubiertos, las tensiones entre los habitantes y el pánico y la tensión compartida. Peor aún que vivir completamente aislado es hacerlo además con miedo.

TGP 1C

Posted on 6 Maio, 2011, in Sen clasificar and tagged , . Bookmark the permalink. 6 Comentarios.

  1. Cristina Martínez Carou GI3

    No he visto la película, pero sí leí el libro y la verdad es que llegó incluso a agobiarme el imaginar a esas personas encerradas en aquella habitación oscura y claustrofóbica durante tantísimo tiempo.

    Es un ejemplo de la tensión que se crea manteniendo una comunicación forzada sin ningún derecho a la privacidad. Imaginándonos en esta situación, casi es normal el comportamiento agresivo entre las personas. Y es por lo menos para reflexionar el miedo con el que vivían. Huían de sus hogares porque tenían miedo a que los cogieran, y encerrados en aquellas estrechas habitaciones tenían miedo a ser descubiertos, pero seguro que también a que la propia familia que los protegía los delatase. Es decir, vivían consumidos por el miedo.
    Por desgracia lo ocurrido con Ana Frank se repitió muchas veces durante la Segunda Guerra Mundial.
    También es de interés tener en cuenta el riesgo que corrían las familias que protegían a los judíos, y cómo se comportaban como verdaderos héroes al asumir ese riesgo. Aquí el temor también estaría presente… de hecho algunos de los protectores terminaron entregando a sus protegidos.

    Y por otro lado, podría tratar de entenderse a aquellos calificados como los “malos” en esta clase de libros y películas. Aquellos que delataban a los judíos escondidos por sus vecinos o parientes. Ellos debían de vivir con el mismo miedo a ser castigados si conocían el paradero de los judíos y no informaban de ello.

    Es decir, fue un tiempo regido totalmente por el miedo, el miedo a Hitler y a la autoridad que imponía.

  2. Alejandro Salse Batán

    Estamos de acuerdo en que el testimonio de Anna Frank es uno de los relatos que han marcado la Historia de la humanidad. Sobre todo esa parte más atroz de nuestra historia.

    Es cierto que es agobiante la tensión que existe durante todo el relato. El miedo a ser descubierto, a la captura y a la muerte, vistos desde los ojos de una niña. La verdad es que estremece.

    Dicho esto, me extraña mucho que no se haya puesto en duda la autenticidad del texto o, mejor dicho, si el texto está exactamente como lo escribió Frank. Porque cuesta bastante creer que una niña de esa edad sea capaz de llevar a cabo una obra de tal calibre. No pongo en duda la calidad de la obra ni mucho menos, simplemente me cuesta creer que fuese escrita por una niña de esa edad.

  3. Juan David Sobral Fariña 4b3

    El hombre no ha nacido para vivir en un cuarto de 4 paredes, porque se asfixia, necesita aire, luz solar para vivir y porque psicológicamente acabaríamos todos locos. Cuando estamos encerrados aparece un líder que reparte las tareas si antes no acaban unos con otros.

    Respecto al texto… podemos, como dice Álex, estar totalmente seguros de que ha sido la niña quien lo ha escrito? o nos habrán querido vender algo? Por que cuando alguien nos cuenta algo muy duro que le ha pasado nos lo creemos sin ponerlo en tela de juicio?
    Por que lo malo sí, pero lo bueno no?

  4. Javier González Penedo

    Vivir aislado, en cautividad, y a mayores con angustia y miedo, indefectiblemente trae consigo sensaciones difíciles de explicar por quienes jamás estuvieron en una situación similar. Por otro lado, y enlazando con lo comentado por Alejandro o Juan David, tenemos que hacer un acto de fe para otorgarle el correspondiente valor a esa autenticidad.

  5. Ángel Miranda Ramos

    Tal e como din algúns dos meus compañeiros, debe ser moi angustioso e mesmo desesperante vivir durante catro parede durante un longo período de tempo, porque precisas estar en contacto cos demais, relacionarte, coñecer xente nova e mesmo relacionarte como espazo. Non só é preciso a comunicación cos demais, senón que é preciso o contacto do medio, coñecer novos lugares, sentir os diferentes elementos que o compoñen, xa que estes tamén inflúen na formación da persoa e como tal, na comunicación desta.
    Tamén me gustaría reflexionar sobre o que compañeiros como Alejandro e Juan David comentaron, entorno a crer case de forma automática todo aquilo que unha persoa nos conta e que é malo, mentres que se nos conta algo bo xa dubidamos dela. Cal pode ser a causa diso? Interesa máis aquilo negativo que lle pasa a unha persoa co positivo? É porque asociamos que pasan con maior frecuencia cousas negativas que positivas e por elo nos custa menos crer aquilo que é malo?

  6. Silvia muiña

    Leí este libro hace ya varios años y la verdad es que es tan escalofriante imaginar esa época como la particular visión de la niña, sobre los hechos que sucedían. Recuerdo como el miedo era constante a lo largo de la obra, un miedo que nos fue traspasado gracias al diario de esta niña, que fue como un refugio para sus pensamientos, sus miedos, sus esperanzas…fuera de los campos de concentraciones, la guerra de esta niña transcurría entre cuatro paredes.
    Todos, alguna vez, hemos tenido un diario donde poder desahogarnos, donde escribir nuestras inquietudes y sueños, nuestro desconformismo con el mundo y con nuestro entorno más cercano… Y en el caso de Ana, la función de su diario era la misma, pienso yo. Un diario como vehículo de comunicación con ella misma y que ha llegado a nosotros, no como el simple diario de una niña en una época, si no como alguien que escribió la historia de una época, la época del nazismo.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: