Cotilleo vai, cotilleo ven

“Bos días”. As dúas perruqueiras miraron para min coa cara máis amable que podían. Ben poden mirarme con esa cara. O feito de poñer o tinte suponlles unha ganancia duns 40€. Xa me poden tratar como dona Leticia, que ben o merezo. Ademáis das perruqueiras tamén estaba dona Carme. Alí está tódolos sábados, poñendo o tinte, facendo a manicura ou simplemente, pasando o tempo. Non é unha señora moi simpática, os seus aires de grandeza non lle permiten nin ser simpática, nin sequera  cordial co resto das clientas. Entón dase o momento no que dona Carme fala coa perruqueira que a está a atender. Non lle pode faltar a revista do corazón, a “Hola” ou calquera desas de prensa rosa, tan habituais nas zonas de espera das perruquerías. “Que si Urdangarín é un ladrón, que si a Belén Esteban está esquelética, que si Jorge Javier é maravilloso…” Non me extrañaría que vira o Sálvame tódalas tardes. As perruqueiras asinten, máis nada, polos cartos que deixa alí cada fin de semana, digo eu.  Tras dúas horas, có pelo dunha cor máis branca que loira, doume de conta que non dixen palabra, estiven máis atenta ó que dicía dona Carme que a perruqueira que me peiteaba. Síntome unha cotilla, máis incluso que dona Carme. Abro a porta e escoito “Adeus bonitiña”. “Adeus dona Carme”. Voume plantexar cambiar o día de ir a perruquería, non quero coincidir con dona Carme, capta a miña atención e temo terminar sendo coma ela. Cala, cala, non quero.

Veres Ojea

TS 3 C

Posted on 5 Marzo, 2012, in Sen clasificar and tagged . Bookmark the permalink. 9 Comentarios.

  1. Borja Oujo Paz

    Después de la lectura de este post tengo la duda de si es una crítica a las peluqueras, a Doña Carme o una autocrítica. El oficio de la peluquería es un oficio muy mal tratado y que no se valora lo suficiente, las peluqueras se pasan horas y horas trabajando para ganar eses escasos “40 euros” que no se llevan de ganancia, sino que de ahí tienen que sacar para amortizar el resto de gastos.

  2. Sara Alonso Moreda

    Yo no lo veo como Borja, en mi peluquería es entrar y automáticamente me pregunta que que tal mi hermano, y si mi madre sigue sin querer teñirse, que está muy mal eso, que soy Sara ” a do forno”, para que las señoras de al lado se sitúen y puedan participar en la conversación. A veces está más atenta a “quen morreu” o “quien se divorcio” que a las tijeras. No es por caricaturizar a las peluqueras de marujas, yo lo entiendo, además de que te corten el pelo o te tiñan, si te dan conversación mejor que mejor. Pero hay que saber buscar un equilibrio e interesarse lo justo por la vida de los demás.

  3. La verdad es que lo que verdaderamente quería criticar es algo a lo que se refiere Sara, el cotilleo que se genera en un peluquería. No el oficio de las peluqueras, que es tan digno como otro oficio cualquiera. Con mi post hago mención a ese tipo de señoras que van más de una vez a la semana a la peluquería, y que el hecho de coincidir con las vecinas o las amigas del barrio les permite cotillear sobre las clientas, que normalmente suelen ser asiduas a la misma peluquería. Además, son ese tipo de personas que saben todo de todos y les encanta hablar aunque no sepan. A mi personalmente no me gusta estar en boca de nadie, y menos de vecinas que ni saben tu nombre, solo que eres “la niña del primero” y que te vieron con fulanito o menganito… Eso es lo que pasa en las peluquerías, se acaban convirtiendo en tertulias en las que, únicamente, falta un cafecito.

  4. Borja Oujo Paz

    Debe ser que como me toca un terreno personal, me siento más susceptible en defensor de este oficio.

  5. En ningún caso mi intención fue menospreciar el oficio de las peluqueras.

  6. Borja Oujo Paz

    Ni dije lo contrario, dije que es un tema que me llama la atención. No pongo en duda tu respeto hacia las peluqueras.

  7. Se que es un tema peculiar, pero el otro día estaba en la peluquería y me dije “esto va para el blog”. No se, inspiración.

  8. M.Cruz Negreira Rey

    A min este comentario tamén me toca de preto. Miña nai abriu a súa propia perruquería hai 7 anos, durante os cales pasei moitas moitas horas entre as súas catro paredes. E podo dicir que é un “universo” moito máis complexo que o da caricatura que todos en xeral nos facemos dela: un espazo para o cotilleo e as revistas do corazón.
    Partindo da miña propia experiencia, por alí pasan dende as señoras maiores da aldea, ata as estudiantes adolescentes, profesores de primaria, secundaria e catedráticos, as “maruxas” do bloque, universitarios, inmigrantes, políticos, funcionarios da xunta, autónomos, parados….e a cada un hai que darlle o trato adecuado e falarlle do que lle interesa. E isto é, por incrible que poida parecer, algo do que nós temos que aprender como comunicadores. A perruquería semella (é, salvando as distancias) moitas veces a consulta dun sicólogo e para saber conectar cos clientes tes que ver dende Gran Hermano ou La Noria ata 59″ ou La noche en 24 horas, ademais de ler a prensa todos os días antes de abrir.
    E si, hai moito máis que cotilleo e as perruqueiras son moito máis que iso. Pensándoo ben, a verdade é que é un espazo comunicativo que ben merece unha mención especial. Eu polo menos, aprendín moito. Gracias polo teu post, Elena.

  9. Gracias Cruz, me alegro que te haya gustado y que compartamos esa visión de la peluquería como “centro de reunión social”. Tienes razón cuando dices que las peluqueras tratan con todo tipo de clientes, desde funcionarios hasta esta señora que yo llamo “Dona Carme”, y por ello, su trabajo también debe ser valorado desde una perspectiva social y comunicativa, pues para que su negocio sea productivo y genere beneficio tienen que saber tratar adecuadamente e individualmente a cada uno de sus clientes.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: