Nicotina y comunicación

El otro día, mientras veía una serie, Californication concretamente, me entraron unas ganas irrefrenables de fumar un cigarrillo. Cuando ya solo quedaba una colilla estuve pensando en el poder de persuasión que tienen el cine y la televisión. Esos personajes ideales (o más bien idealizados) que pueden llegar a provocar una cierta necesidad de imitación.

Y eso es algo que las empresas de comunicación saben y, durante años aprovecharon. Los viejos galanes como Cary Grant o divas como Ava Gardner http://www.youtube.com/watch?v=ow7xEB-_O_U siempre tenían un cigarro en la mano, y los ingresos de las tabacaleras en el bolsillo. El negocio se fue, permitidme la expresión, a la mierda cuando los efectos nocivos del tabaco comenzaron a demostrarse. Pero, pese a ello, el momento de encender un cigarro sigue teniendo algo de romántico, algo que todavía recuerda al blanco y negro.

Fontal Mato. ProT2B2, S2C

Posted on 7 Marzo, 2012, in Sen clasificar and tagged , , . Bookmark the permalink. 14 Comentarios.

  1. Un pitillo sempre traerá consigo a esencia dos mitos do cine clásico, a pesar das continuas campañas antitabaco coas que pretenden concienciarnos. Acender un cigarro está cargado de erotismo, romanticismo e dun aire bohemio irresistible !

  2. María José Fontal

    Iso sí. Quizás custe uns segundos de vida, pero, por malo que sexa, disfrútase.

  3. Lara Lozano Aguiar

    A verdade é que sempre que recordamos algo positivo do tabaco é como o empregou o cine. Acender un cigarro ten unha conotación coma a que ti mostras, un toque de romanticismo, unha sensación de benestar a pesar do mal que fai.

  4. Miriam Iglesias Otero

    A pesar de todas las advertencias de que el tabaco mata a mi me sigue recordando a esas películas antiguas, en blanco y negro donde fumaban en cualquier lugar, sin ninguna restricción.
    Me he sentido muy identificada con tu entrada, porque viendo la serie Mad Men (en la que se pasan el día fumando) muchas han sido las veces que no he podido reprimir esas ganas de encenderme un cigarro.
    Enhorabuena por la entrada!

  5. Adrián Pérez Conde

    Totalmente cierto, Pepa. El tabaco historicamente ha tenido unos valores,en el cine, la televisión y en la vida cotidiana, que por mucho que Sanidad advierta que fumar mata, no se perderán. Me siento totalmente identificado contigo en lo del poder de persuasión, ya que siempre que veo a gente fumando en alguna película o serie, me entran unas irrefrenables ganas de coger un cigarrillo y encendermelo.

    • María José Fontal

      Aunque a nosotros nos encante fumar, los medios de comunicación deberían intentar suprimir la idealización del tabaco, para evitar más adictos. Siempre nos quedará el cine clásico…

  6. Daisy Montes Mariano

    He dejado el tabaco, y soy altamente sugestionable… Tu artículo atenta contra la salud pública 🙂 Añoro el humo y el sabor del tabaco…

  7. María Karla Barca Marrero

    Destacaría dos cosas de tu entrada: lo sensual que es ver a una mujer o a un hombre con percha, encender un simple cigarrillo con un simple mechero.
    Por otra parte como el hecho de ver a alguien fumar ya bien sea cara a cara como en una serie que no paran de encender pitillos nos afecta y nos despierta un chip en el cerebro que nos dice: necesitas fumar. Y posiblemente si no hubiésemos visto a alguien fumar, no hubiésemos encendido ese pitillo.
    Una buena entrada

    • María José Fontal

      Gracias Karla. Ver a alguien fumar nos afecta ya sea en el cine o en la vida real, y creo que ayer pudimos comprobarlo casi todos.

  8. Tu post me recuerda una película que vi hace tiempo “Gracias por fumar” .En ella hablan de lo que influencia ver fumar en el cine y del gran soporte publicitario que es el cine para las tabacaleras. Deberías verla ya que te va a gustar.
    Y con respecto a esto yo creo que con el tabaco en el cine, es lo mismo que con las pistolas, espadas o droga. No por ver Transporting o Candy me voy a meter nada, ni por ver Kill Bill me voy a comprar una Katana y mucho menos tras ver cualquier peli de James Bond voy a querer hacerme espía para tener “licencia para matar”. Me parece que pensar que eso fuera a pasar, sería claramente subestimar al público.
    Y por cierto, gran post el tuyo.

    • María José Fontal

      No debemos subestimar al público pero tampoco negar que es/somos influenciables. Y eso las tabacaleras lo saben, por eso usan el cine y la televisión como publicidad.
      Respecto a Trainspotting, su visión “positiva” del consumo de drogas fue muy criticada en su momento, y lo mismo ocurre con ciertos videojuegos que, dicen, aumentan la violencia.

      Gracias por la recomendación, no dudaré en verla (y escribir sobre ello).

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: