Si eres borde, pues uso la máquina.

Antes de venirme para Santiago nunca supe lo bordes que eran las personas que atendían en las taquillas del tren. Recuerdo la primera vez que que cogí un billete en la taquilla un viernes para venirme a mi casa:

-Uno para Vigo por favor, con carnet joven.

-Son 7’35 por favor.

Abro la cartera y saco el DNI y la tarjeta de crédito para pagarle, y antes de posarla en la bandeja de metal para entregársela me dice la taquillera con un tono de superioridad y con su habitual cara de ” me encanta mi trabajo” (véase la ironía) :

– Para pagar con tarjeta me lo tienes que decir antes hombre que ahora ya le di a pago en efectivo.

Me quedé en “shock” y lo único que me salió decir fue: “perdón”.

Yo siempre fui reacio a utilizar las máquinas expendedoras de billetes en las estaciones, y las cajas de autoservicio en los supermercados, pues siempre consideré que era una pérdida de puestos de trabajo. Pero cuando ya van más de treinta veces que me tratan así en una ventanilla de RENFE creo que no se merecen que yo no vaya a la máquina.

Los actos de comunicación cara al público son muy importantes, pues el cliente se tiene que sentir cómodo a la hora de comprar o vender, considero que los “tratos” comerciales cara al público, por así decirlo, importan mucho en nuestra sociedad y a pesar de esta nueva era tecnológica, creo que nunca desaparecerán y por ello hay que cultivarlos y fomentarlos.

Asensio Castro, GBCP

Posted on 12 Marzo, 2012, in Sen clasificar and tagged , , , , , . Bookmark the permalink. 12 Comentarios.

  1. Asensio, vexo que estás moi afectado polo trato que recibes en RENFE, sintoo! Mais debo decirte que non é a peor contestación que poderías recibir na estación. O problema de moita xente que traballa de cara ao público é que chega un punto que está ata o moño de aguantar o persoal. Sobre todo, tendo en conta de que non todos os clientes son tan riquiños coma ti. Non debemos botarlle, na miña opinión totalmente a culpa aos que nos atenden senón tamén a como tratamos a xente que nos presta un servizo. Aínda que é certo, que moitos deles son pequenos animaliños detrás das taquillas.

  2. Estoy totalmente de acuerdo contigo María, es cierto que muchas veces los clientes somos peores, pero creo que la actitud de los empleados debería ser acorde a la actitud que le dan los clientes, no debemos olvidar que somos personas y todas merecemos respeto y debemos ser educados, y a veces parece que mucha gente que trabaja cara al público parece olvidarlo.

  3. María Urrea López, GOBE

    La tecnología no podrá sustituir nunca al vigilante que comprueba que tienes el billete o al puesto de información al que recurres cuando tienes algún problema con tu billete… pero evidentemente tarde o temprano sustituirá a las personas que están vendiendo el billete, principalmente porque son puestos de trabajo prescindibles, y no olvidemos que la empresa ve puestos de trabajo, no personas. Algo mas o menos parecido al metro, con diez o doce máquinas a disposición del cliente, dos vigilantes de seguridad, y de vez en cuando, alguien en información es suficiente. Pero es lógico supongo, ¿o a caso un modista -por poner un ejemplo simple- contrata a dos trabajadores en vez de comprar una máquina de coser?

  4. Patricia Domínguez Rodríguez

    Coincido con María en que muchas veces, somos los propios clientes los que mostramos una actitud desagradable. Leyendo tu post, me viene a la cabeza algunas situaciones vividas por mi misma en la que, en los autobuses urbanos, la gente casi le tira literalmente las monedas al conductor o por el contrario, es el conductor el desagradable. Entiendo que la educación va por encima de todo, pero si aún por encima, tú como cliente muestras una actitud desagradable ( que no fue tu caso), pues puede que te después de tantos trayectos o de tanta venta de billetes, se te escape alguna bordería.
    He de decir también que en la Estación de Autobuses, por lo que veo, ¡nos tratan mucho mejor!

  5. Carlos Asensio GBCP

    Sí, entiendo que sea un trabajo rutinario y que a lo mejor ya estés cansado o cansada de vender tantos billetes, y seguro que no todos serán así. Y yo no pido que me dediquen su mejor sonrisa, pero sí que pido que la educación no falte, creo que es primordial para una buena relación cliente-vendedor.

  6. Adrián Pérez Conde

    Será un trabajo rutinario y todo lo que digáis, pero saben que están de cara al público y deben mantener una compostura. Si nosotros no cogemos el tren a ver de que viven! Eso que cuentas, Carlos, ya me ha pasado alguna que otra vez y también tuve que aguantar malas caras cuando le di 20 céntimos en monedas de 5 y 2 céntimos. A la siguiente volví junto el mismo tipo de la taquilla, pero est vez le di 2€ todo en monedas de céntimos (de 20, de 10 y de 5). Si no quieren caldo, toma siete tazas. Si tanto odian el contacto con el público, que se vayan a trabajar a un almacén, donde solo tengan que tener contacto con cajas y estanterías. Fijo que allí no molestaban sus malos modos ni sus malas caras!

  7. Estoy de acuerdo con alguno de vosotros en que no todos los clientes son amables y a veces pagamos todos por ese tipo de clientes. Pero no es justo, si viven del trabajo cara al público deberían tratarnos ya no con amabilidad pero al menos con algo de respeto que parece que te hacen un favor por venderte un billete… que yo sepa sigo pagándolo y a veces me toca ir sin sitio (algo que tampoco comprendo aún), no sé donde está el favor.

  8. Lo de Renfe es de juzgado de guardia. Dan los billetes cambiados de día, a veces dos personas con el mismo sitio, por no hablar de los trenes “lata de sardinas” destino Vigo. Y aún encima son maleducados. Para mi coger el tren es un suplicio. Totalmente de acuerdo contigo Asensio!

  9. Sara Alonso Moreda

    Un día he llegado a tener una discusión porque le había pedido un billete ida y vuelta, y el vendedor me decía que el no había oído nada del día y la hora, que el billete iba con la vuelta abierta, que me marchara y rapidito que había mucha cola. Parece que te están haciendo un favor dando el billete, y no entienden que los usuarios son precisamente los que le pagan el sueldo.

  10. Hay que ver como tratan los funcionarios a nuestro bien querido Carlos, pues con esta presencia de ánimo seguro que no sólo lo baquetean los de RENFE. Que ahora ya no son funcionaios, o sí? Bueno, no sé. Como los servicios públicos van por la senda de ese tatcherismo latino cospedal (hay que ver que morritos only you tiene esta chavala) pues uno nunca sabe si la pandemia cabrona se ha extendido.
    Va para dos años que siento que me tangan por todas partes, aún siendo funcionario, que no es verdad que entre nosotros tengamos tarjeta Día familiar, ni de club Amigo, no. No es sólo el trato, es el sableo descarado, de ojos sesgados y mohín interbucal izquierdo que te golpea necio que eres un necio entre los ojos a tout a l’heure. R, Gas Natural, Aquagest, Banco Santander (en sus múltiples sangrías), Seguros La Fé, Fenosa, Hacienda,… me roban y yo me dejo con pasmosa quietud del mi mismo.
    Hace dos años yo me iba a principios de mes a Follas Novas, al Gong, al Fans, a Couceiro, cenaba en restaurantes de bien (comer) y hasta tenía mis vicios inconfesables (fumar malrboro, gintonics de bombay, algún que otro macallan 12 años o mis galletitas saladas Carr’s) y aún me quedaba para hacer una salida a los madriles o a las barcelonas a garbear.
    La vida es triste. Sobre todo hoy que el prota de la tele es un tipo de Pontevedra que habla raro, como que sisea serpentino, y bascula (es un loop cerebral que me tiene) entre “la reforma laboral es necesaria” y “vaya, para pagar con tarjeta me lo tienes que decir antes, hombre, que ahora ya le di al pago en efectivo”.
    Y uno se acostumbra al shock, a pesar de que en el fondo estés pensando como Harry Callahan “vamos, alégrame el día”.
    Martínez Hermida CIC

  11. Realmente, el post que ha dejado nuestro profesor tiene mucho de verdad dentro de la ironía que usa.
    Pero, estoy muy de acuerdo con Adrián en que si trabajan frente al público tienen que tener asumido que deben tener una sonrisa todo el tiempo que estén en ventanilla. Ya sean funcionarios o dependientes, tienen que darse cuenta que si son amables con sus clientes todo será mucho más fácil y volveremos con más regularidad, si es el caso.

  12. Carlos Asensio GBCP

    El problema de todo, es que saben que siempre va a ir gente. RENFE es el único operador de ferrocarril que tenemos en España, por tanto, por mucho que sean desagradables, yo para ir a mi casa, es el método de transporte que mejor me queda. Por tanto, usaré la máquina.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: