“¿Contencioso o amistoso?”

A lo largo de nuestro TS sobre el divorcio (y separación) y sus efectos en la comunicación interpersonal y comunitaria, hemos recorrido varios campos y ciencias que dan respuesta a este problema. Entre ellos, el jurídico. En nuestras charlas con abogados se repetían básicamente dos conceptos: contencioso y amistoso. Estas son las dos formas que puede adoptar un trámite de divorcio o separación en el ámbito civil. Pero también son dos actitudes, dos opciones sobre las que los cónyuges deben reflexionar.

El divorcio amistoso, en general, se da en parejas que acaban su relación de una manera más calmada y pacífica, por así decirlo. Saben comunicarse entre sí antes de acudir a sus respectivos abogados y pueden decidir qué medidas van a adoptar en el convenio por mutuo acuerdo. De esta forma, acuden al juzgado con los trámites ya resueltos y el juez simplemente concede el divorcio. En cambio, en el contencioso, más habitual según nos informan, las partes no son capaces de llegar a un acuerdo. Una tiene unas demandas que la otra no acepta y vice versa. Cuando ni con la ayuda de los abogados pueden resolverse estas diferencias, se acude al juzgado y se celebra un juicio civil, que puede incluir testigos y presentación de pruebas. Al final, el juez hace balance y emite una sentencia que viene a ser un convenio regulador forzado para ambas partes.

Así comprobamos la importancia que tiene la comunicación (entendida aquí como el saber explicarse, escuchar y debatir) en la disolución de un vínculo matrimonial, un aliciente más para nuestra investigación.

 

Rodríguez Liboreiro, S3C, 3B1

Posted on 8 Abril, 2012, in Documentos and tagged , . Bookmark the permalink. 4 Comentarios.

  1. Es que cuando tienes que romper con toda una vida en común, es difícil renunciar a cosas que fueron conseguidas como pareja. ¿Qué es tuyo y que es mío? Veo normal que cueste desprenderse de cosas, y que sea contencioso no me sorprende.

    • A mí tampoco me sorprendió que fueran más comunes los contenciosos. Cada uno quiere llevarse lo que es suyo pues, en muchos casos, lo consiguieron con sus respectivos salarios entonces el concepto de propiedad es todavía más fuerte.

  2. Fue una charla más que interesante la de esa mañana con el abogado. También me sorprendió, aunque no lo mencionas, que a veces por impago de pensión se puede llegar al ámbito penal constituyendo así un delito con una pena adjudicada.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: