Coñecendo a Julio Cortázar

A primeira vez que escoitei falar de Julio Cortázar foi ao meu pai, ten un libro que se pode ler do dereito, do revés ou na orde que ti queiras. Despois no instituto tiven un profesor cun serio caso de cortazaritis. Máis tarde, coñecino de primeira man a través de La señorita Cora, Rayuela e Instrucciones para subir una escalera. Hoxe, podemos coñecer París da mán de Julio Cortázar gracias a este artigo.

Comunicámonos a diario. Comunicamos sen esforzo,  dunha maneira natural. Pasando información duns aos outros, imos formando a nosa comunidade coa axuda, ou a imposición, dos medios de comunicación. Coñecer a Julio Cortázar acabou sendo inevitable na “miña” comunidade. Primeiro na casa, na escola, na miña cabeza e hoxe nun medio de comunicación, Julio Cortázar como referente literario. A formación da comunidade e a organización desta serve, como consideraba o transfondo da comunicación comunitaria, para o progreso e a mellora. Mais, cando é a propia comunidade á que nos axuda a crear os nosos criterios e nos “suxire” lecturas e costumes. Como sabemos diferenciar o que nos gusta do que non? O que é bo do que non? Estamos controlados pola comunidade?

Antes de que nos entre o pánico, Cortázar.

Las escaleras se suben de frente, pues hacia atrás o de costado resultan particularmente incómodas. La actitud natural consiste en mantenerse de pie, los brazos colgando sin esfuerzo, la cabeza erguida aunque no tanto que los ojos dejen de ver los peldaños inmediatamente superiores al que se pisa, y respirando lenta y regularmente. 

Bragado Paz, GBCP

Posted on 14 Abril, 2012, in Sen clasificar and tagged , , . Bookmark the permalink. 8 Comentarios.

  1. Gran autor, recoñezo que nunca me interesei moito pola súa obra, pero o que lin non me disgustou nunca.
    Moi bo artigo nunca, hai miles de formas de facer turismo, pero facelo a través de lugares que podes atopar na literatura, tanto de autores que alí viviron coma de obras que se narran neles, sempre é unha boa forma, xa que é darlle á nosa mente unha resposta ao que antes imaxinou ca lectura.

  2. Andrea Valencia

    Bastante controlados, diría yo. Nos imponen una cultura con unos límites claramente establecidos.
    Decía Cirlot hace unos días en El País, que “¿quién nos puede asegurar que es mejor lo profundo que lo superficial, lo difícil que lo fácil, lo permanente que lo efímero? Ciegos, como siempre, ante el muro del destino”.
    Me ha encantado tu post y el artículo que enlazas, Maru.

  3. Moitas gracias polos vosos comentarios. Estas no certo Alberto! Pasear por lugares literarios é do mellor que hai, un dos meus predilectos é o barrio de Bloomsbury en Londres, onde podes percorrer as rúas de Virgina Wolf que hoxe están cheas de librerías de vello 🙂
    Andrea, creo que a reflexión que achegas é o complemento perfecto para o post. Quen nos asegura que somos realmente libres nesta sociedade? Se o atopas pasame o artigo, ten unha pinta incrible 😉

  4. Creo que lo que dice Andrea es muy muy cierto. En mi opinión creo que estamos totalmente condicionados en ese aspecto. Puede que a lo mejor estemos viviendo nuestro propio mito de la caverna y no nos demos cuenta. El caso es que el ser humano es un ser social, por lo tanto estamos destinados a hacer lo que la sociedad nos dictamina. Yo creo que por eso estamos tan condicionados y no somos tan libres como creemos.

    Carlos Asensio Castro GBCP

  5. Arantxa Álvarez Bao

    Creo que uno de mis deberes tanto personales como profesionales es conocer a Cortázar. Siempre que paso por las estanterías de las librerías me quedo parada en su nombre y siento que tengo una deuda pendiente con el autor. Rayuela está el número 1 en una lista cortaziana. Así que algún día me aprovecho de confianzas y te lo pido prestado. Pero si lo hago, dime que no y oblígame a comprarlo 😉

  6. Cortázar también es una de mis deudas pendientes al igual que Arantxa. Pero tiene razón María al decir que cuánto estamos influenciados por nuestra propia comunidad. Es una pregunta que me suelo hacer a menudo y es algo preocupante.
    Por otra parte, sobre el artículo, me parece que hacer turismo aparte de los libros que te han marcado debe ser una experiencia formidable. Yo lo hice en Roma, cuando tenía 15 años y era una fan incondicional de Moccia. También lo hizo nuestra compañera Iria en N.Y de la mano de Kerouac y aquí, en nuestra ciudad de acogida. una servidora se dispuso a visitar Santiago antes de empezar la facultad y después de leer a Reigosa y su novela negra.
    Sí, el turismo es un placer, pero hacer turismo a partir de la literatura es uno de esos pequeños placeres de la vida que se marcan en la retina de nuestras lentes lectoras.

  7. Sandra!!! Eu tamén fixen turismo con Moccia por Roma!! (ai, os nosos anos adolescentes ahhahah).
    A verdade é que viaxar seguindo as páxinas dos libros é do mellor que fixen nunca.

    Aran, sabes que te vai caer polo teu cumple non? 😉

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: