Dieta de medios S3E

A lo largo del cuatrimestre, el grupo S3E ha explorado los diferentes medios de comunicación con el propósito de definir el tratamiento y abordaje que recibe la problemática del paro juvenil. Con el correr de los días, deducimos que en los mass-media reina la superficialidad con respecto a este asunto. Pero para cerciorarnos de que esa visión no era sesgada, le hemos hecho un seguimiento más puntilloso a los diversos medios y vías de comunicación existentes durante el 2 y el 9 de abril. 7 días nos han bastado para llegar al presente colofón.

Por esas fechas, el INEM suele proporcionarnos las cifras del desempleo estatal. Fieles a su cita, las agendas temáticas del conglomerado mediático se hicieron eco de los nuevos porcentajes y estadísticas de paro nacional y europeo. El abordaje realizado por los medios ha sido meramente numérico. El contenido informativo no hacía más que recalcar en cifras el desastre laboral que azota a España. El testimonio del colectivo juvenil afectado ha brillado por su ausencia. Echamos en falta un planteamiento más hondo de la situación y que, a su vez, éste fuera enmarcado con testimonios e información de alguna medida de fomento de empleo. Las recurrentes imágenes y audios de archivo constataron el habitual copia/pega de un presente arrinconado. La comparecencia el 2 de abril del presidente del gobierno, Mariano Rajoy, se ha consolidado como todo un referente informativo, llegando a eclipsar el análisis y reflexión del precario empleo juvenil. Asimismo, también ha destacado la noticia de “Terror en el Burguer”, en la que un ciudadano al ser despedido por el simple hecho de pedir una baja por depresión, amenaza con un arma a su antiguo jefe, siendo finalmente reducido por la policía. Este ejemplo de injusticia y desesperación vivida en momentos de carestía se podría unir al presente suicidio del ciudadano griego al borde de la bancarrota. Ambos sucesos ilustran la cruda realidad.

A pesar del escaso tratamiento televisivo, en las principales cadenas radiofónicas, tanto Cadena Ser con “Hoy por Hoy” y “La Ventana” como Onda Cero con “Herrera en la Onda” y “Julia en la Onda”, han proporcionado algún que otro abordaje casual del desempleo juvenil. El tema era comentado con cierto desdén por los tertulianos. Como la problemática les resulta “más de lo mismo” y parece no afectarles de cerca, no le confieren excesivo interés al problema. De esta manera, los diarios impresos y electrónicos se convirtieron en los medios con mayor seguimiento del tema. Titulares como “Las universidades tendrán que evaluar las opciones laborales de los nuevos títulos” -de LV-, “El paro juvenil afecta al 50,5% de los menores de 25 años, según Eurostat” -de El Pais- y “Microsoft dona 15 millones de € a ONGs europeas para combatir el desempleo juvenil” -de El Correo Gallego- le confieren presencia informativa al mercado laboral de  los recién licenciados. En este sentido, nos ha llamado la atención la tira cómica de Kiko da Silva, en La Voz de Galicia. En ella, el autor presenta la movilidad internacional como una posible salida al desempleo.

Curiosamente, las menciones a los nuevos datos de paro juvenil cobraron cierto protagonismo social en el seno de la población. Las impresiones sobre la falta de empleo juvenil son muy variadas. Los jóvenes de entre veinte y treinta años, el sector más perjudicado, semejan preocupación ante una posible rescisión de contrato. Si bien los actuales licenciados perciben su ingreso laboral como un futuro incierto, los ahora recién titulados acaban recurriendo a los variados cursos ofertados por el INEM con el propósito de hinchar currículum. Por otra banda, hemos percibido como el sector más envejecido está influenciado por la espectacularización de los mass-media. El alarme social que, en ocasiones, provocan las cifras al alza, resulta verdaderamente notorio en los ancianos de más edad. Los adultos que actualmente gozan de un puesto fijo también se muestran inquietos ante las cifras del paro, sobre todo el sector del funcionariado. ¿El motivo? Ven peligrar un puesto de trabajo vitalicio con el consiguiente problema de encontrar trabajo a los 40 o 50 años.

La conclusión está clara: en estos días que estuvimos expuestos a los medios, observamos un meridiano aluvión de porcentajes iguales sobre el paro juvenil, tanto en medios nacionales como autonómicos. Todo ello sin aportar estadísticas y evitando desglosar las cifras por sectores socio económicos o profesiones más o menos perjudicadas. Como hemos dicho anteriormente, salvo casos excepcionales, han reinado los números baladí.

TS S3E

Posted on 23 Abril, 2012, in Sen clasificar and tagged , , , , . Bookmark the permalink. Deixar un comentario.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: