Never rat on a rat

Hace unos días leí en el país digital un reportaje de Toni García sobre el Rat Pack. Sinceramente desconocía totalmente que existiese este grupo, que se hiciesen llamar de esta forma, de figuras de los años 50.
Al parecer todo empezó con Humphrey Bogart y Frank Sinatra (¿quién sino?) se conocieron cuando este último actuaba en un bar y los prejuicios que en un primer momento había tenido Bogart sobre él desaparecieron. A este dúo se sumaron Dean Martin y Judy Garland, la única integrante femenina.
Todos conocemos el afán de esa época por el whisky, el tabaco y la vida nocturna y al parecer fue esto entre otras cosas lo que les hizo formar una pandilla tan fiel.
Lauren Bacall, esposa por aquel entonces del apuesto Sinatra fue quien, tras una noche de excesos, bautizó al grupo como The Rat Pack.
Esta especie de sociedad secreta se regía por tres principios que Humphrey había fundamentado: Hollywood apesta, no te fíes nunca del jefe, bebe todo lo que puedas y ama la música como a ti mismo.
El grupo pasó por distintas fases y durante ellas distintos miembros entraron y otros desaparecieron por causas naturales.

El caso es que sale a la venta un volumen con el título The Rat Pack editado por Graham Marsh, publicado por Reel Art Press y coordinado por Tony Nourmand con las fotografías y las anécdotas más inverosímiles y privadas de este convoy de estrellas.

Los 50, como siempre, más vivos que nunca.

Iglesias Otero S2A 2B3

Posted on 23 Abril, 2012, in Sen clasificar and tagged , , , . Bookmark the permalink. 2 Comentarios.

  1. Iria Pérez Gestal

    Descubrí el Rat Pack de los sesenta (que fue el segundo y, en realidad, el genuino) gracias a una revista masculina hace un par de años. Y me enamoré, claro, como sólo una se puede enamorar cuando se entera que los más elegantes, los más seductores, los galanes de ayer y siempre las gozaban como nosotros (por muy jóvenes, universitarios y libres y lo que sea que seamos) no podemos ni llegar a imaginar.
    Joie de vivre, que le llaman.
    Ni idea tenía de que se editara un libro ahora, así que gracias por la información. Y, de paso, por el post, que sirva como excusa para dejarse trasladar con la imaginación a la época en que el whiskey y el traje oscuro eran cosa del día a día.

    • El mismo flechazo sentí yo al leer ese reportaje. Lo mejor de lo mejor de la época se juntaba para correrse alguna juerga y no sólo eso, sino para estar en algún momento difícil como cuando Sammy Davis Jr. perdió su ojo en un fatal accidente de tráfico. ¿Se puede imaginar algo mejor?

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: