Te quiero, no te quiero… PUNTO FINAL

Dicen que el amor te cambia. Que lo que vives con una persona te vuelve vulnerable. Te convierte en un blanco fácil de las emociones. ¿Y qué coño no te cambia en la vida? Las experiencias, esas que son fundamentales. El dolor, la gente.

Cuando vives una relación y llega a su punto final (ya decía Sabina que lo peor del amor cuando termina es cuando al punto final de los finales, no le quedan dos puntos suspensivos) y pasa un tiempo, no puedes evitar sentirte diferente. Tras una ruptura jamás vuelves a ser la misma persona. Cuando amas con dolor y pasión, y te desgarran el alma y los tres millones de sentidos guardados en una pequeña cajita, es imposible sentir que eres la misma persona. Las rupturas son dolorosas cuando amas, (pero cuando no también). Porque somos personas. Es imposible pensar que si hemos pasado cierto tiempo con alguien a nuestro lado y decidimos ponerle final, no suframos. Porque no se trata de querer más, se trata de personalidades. Las lágrimas, las frases hirientes o el desprecio no son etiquetas. No podemos hacer dos cajas que pongan: este quiso mucho, este quiso poco por la manera de comportarse. A veces ni las palabras, ni los hechos consiguen definir lo que pensamos. No nos podemos catalogar. No queremos menos por haber encontrado a otra persona, o por haber dejado de amar. No queremos menos por habernos equivocado.

En un mundo en donde las relaciones personales se encuentran atormentadas y llenas de liberalismo, yo propongo tachar los días del calendario que nos sobren y dibujar una balanza de cargas positivas. No quedan ya amores tardíos ni agendas de teléfono vacías.

                                                                                                       Barca Marrero, S1A 1A1 

Posted on 29 Abril, 2012, in Documentos and tagged , , . Bookmark the permalink. 3 Comentarios.

  1. Empeño tiene usted con el “liberalismo”, por dios.
    Dice que no nos podemos catalogar. Sí, es complejo. Pero sí nos podemos catalogar a través de la conciencia y, evidentemente, nos catalogan también, casi siempre inconscientemente. La capacidad del ser humano para significar su entorno, a los objetos y a los sujetos es una de esas capacidades que le definen como único (ja-ja). Y lo de poner etiquetas también se nos da tremendamente bien, aunque quizás nos falte afinar en muchas ocasiones.
    El amor, el dolor,… y todo ese complejo entramado de dramatización cotidiana lo que puede provocar, casi siempre, es que nos equivoquemos al significar las relaciones. Como decía Sartre, el amor es un malentendido. Pero este momio de filósofo no dijo, el muy cabrito, que aún siendo un malentendido provoca una de las peores resacas que recuerdo.
    Un saludo.
    Martínez Hermida CIC

  2. María Karla Barca Marrero

    En este caso, en el de las relaciones, empiezo a estar agotada de esa etiqueta de liberal. Debería de suplirse. Aquí, en el terreno de juego creo que es donde único no podemos ser liberales. Me quedan muchos años y experiencias para poder verificar si tengo razón pero creo que en el amor, no somos liberales.

    Me quedo, sin duda alguna con esa frase, esa de: el amor, es una de las peores resacas. Es abismal, da miedo, acojona como una sola persona puede marcar tanto tu rumbo. Parece que se adelantó al camino, dejo migas de pan y uno las sigue tontamente. Las personas marcan tu forma de definir tus trazos. Me decía mi padre (otro gran filósofo, quizás mejor que Sartre) “aprende de las experiencias personales pero y por qué no, aprende también de las experiencias de los demás”. Todo esto nos ayuda a coger lápiz e ir recorriendo poco a poco, el laberinto de los sentidos, de los sentimientos, de las emociones.

    Joder, ¿cómo, por qué, las personas son las que nos mueven? Una larga partida de ajedrez.

    ¡Qué melodrámatica me he vuelto!

  3. María Karla Barca Marrero

    Melodramática y analfabeta que no sabe poner las tildes en su sitio.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: