Por qué las mamás francesas son mejores que las americanas

Muchos de los que cogéis trenes cada semana habréis vivido alguna vez la típica rabieta de un niño (o una niña) que está cansado, o es desobediente, o sabe Dios qué le pasa por la cabeza para pegar semejantes chillidos.

Me juego casi cualquier cosa a que esos niños repelentes -que todos hemos sido alguna vez- no eran franceses.

Que en Francia los niños duermen del tirón con tres meses, y comen verduras antes del año y no chillan ni interrumpen a sus padres.

Esto al menos es lo que dice un nuevo libro de autoayuda, el “como ser un buen padre” de toda la vida camuflado de estudio sociológico. Eso, y que el secreto está, al parecer, en no acunarle cuando llore en mitad de la noche, no darle demasiada importancia cuando haga algo bien hecho, ni interrumpir nuestras conversaciones porque el niño balbucee. C’est la vie, que dicen ellos, y tienen que aprender a vivirla con todas las dificultades.

Por mucho que me gusta la idea de un manual para un pequeño francesito en casa, hay mucho de tópico en todo esto, mucho de americana que va a París y se enamora de la vieja Europa. Le salió el libro sobre niños porque escribirlo sobre como “comer y fumar como una francesa y llegar bella y delgadísima a los setenta” no era tan novedoso.

¿Que hacer con los niños, entonces? La solución está, como siempre, en el bendito punto medio. O en escuchar un poquito más al instinto maternal de toda la vida y un poquito menos a la sección de best sellers del fnac.

 Pérez Gestal, s3C

Posted on 30 Abril, 2012, in Documentos and tagged . Bookmark the permalink. 2 Comentarios.

  1. hortensia gesteira estévez

    Eu penso que os nenos teñen unha estratexia de comunicación xa desde que nacen e cando quren conseguir algo a todo risco non dubidan en poñerse a chorar ou berrar diante de todos, Con iso conseguen chamar a atención e por iso, eu creo que se non lles fas caso para as próximas veces irán aprendendo que non conseguiran todo o que quren só con chorar.

    • Iria Pérez Gestal

      Quizás la teoría nos la sabemos todos demasiado bien, pero supongo que cuando eres madre es difícil reprimirte de darle a tu pequeño todos los caprichos.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: