Hablando de utopías…

Leyendo el artículo “Cómo se reconoce a un filósofo de derechas” de Manuel Cruz, publicado en el periódico El País el pasado 25 de Abril, lo primero que se me viene a la cabeza es la extraña costumbre que tienen los filósofos, si no son todos, la inmensa mayoría, de hablar mucho y decir poco y en ocasiones no decir nada después de largar su discurso lleno de palabrerías que suenan bien pero con las que no sacas nada en claro, al menos a simple vista, porque con que se preste un poco de atención a este texto de Manuel Cruz se consiguen sacar dos ideas, siempre desde mi punto de vista, claro está. La primera es que los socialistas, parece ser, entienden mejor a los de derechas que estos últimos a los socialistas, además los de derechas “siempre ignoran el dolor que producen las injusticias”. También es cierto que no está muy de acuerdo de cómo los de su tendencia ideológica están llevando las cosas últimamente ya que los invade la “penuria teórica”, además sus discursos están llenos de “incertidumbres” y “utopías”. En fin, que esto me tiene pinta de ser un berrinche de alguien que está muy descontento con lo que están haciendo los suyos. Pero no voy a entrar en cuestiones de política ya que no es el fin de este artículo. La segunda idea que podemos sacar de este texto lleno de sutilezas es que, según su autor, el hecho de que un periodista trabaje en un medio de comunicación de izquierdas no implica que éste sea de izquierdas y lo mismo pasa con los de derechas, pues bien señoras y señores eso sí que me parece una utopía y de un surrealismo descomunal ya que todos sabemos por desgracia  que la realidad es muy distinta. Los medios de comunicación en general están todos politizados y todos buscan los de su misma ideología para trabajar con ellos y si no perteneces a esa tendencia ideológica, no te queda otra que acabar perteneciendo a ella o, por lo menos, mientras estés trabajando para dicho medio. Y esto no es diferente en el periodismo local ya que es más de lo mismo pero a pequeña escala, o si cabe, es aún peor ya que no hay más tendencia ideológica que valga que la que gobierna en ese momento en dicho ayuntamiento. Me gustaría, además de considerarlo muy oportuno, acabar este artículo con una frase muy famosa de Goethe y es que “se tiende a poner palabras allí dónde faltan las ideas”.

                                                                      Leira Castro, Patricia CL4X

Posted on 1 Maio, 2012, in Documentos and tagged , . Bookmark the permalink. 1 comentario.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: