Compañeros, ¿o algo más?

Dentro del entorno laboral, con un trato diario, siempre terminan por surgir intereses de relaciones de amistad, románticas e incluso físicas. Según una encuesta del Wall Street Journal, un cuarenta por ciento de los consultados confesó haber tenido un romance de oficina y, en una encuesta de Vault.com, el diecinueve por ciento confesó haber tenido “encuentros” con colegas en lugares tan variopintos como la oficina del jefe o el coche.

Este tipo de relaciones traspasa también al entorno formativo secundario y universitario. En una clase media, siempre podemos encontrar una pareja de novios o algún lio durante el curso. Este comportamiento es tan común que podemos observar esta tendencia en la cultura popular. Física o Química, Gossip Girl o Skins son claras muestras televisivas de como el trato diario puede derivar en relaciones románticas entre compañeros. En el cine también encontramos ejemplos de esta conducta, American Pie, Nunca me han besado o 500 días juntos también nos muestran como compañeros de clase o de trabajo mantienen relaciones sentimentales.

Por un lado, algunos expertos apoyan la teoría de que los vínculos sentimentales pueden afectar el rendimiento y generar favoritismos. Por otro, aun estando en el entorno laboral, seguimos siendo personas con sentimientos y puede no ser recomendable luchar contra estos.

Gutiérrez Ramos TS 2E, ProT 2B2

Posted on 6 Maio, 2012, in Sen clasificar and tagged , , , , . Bookmark the permalink. 2 Comentarios.

  1. Alba Domínguez Piñeiro

    O roce fai o cariño, ou iso di o refraneiro popular. Penso que despois de ver día trar día ás mesmas persoas e logo de coñecelas e saber como son é inevitable que non te acabes fixando en alguén, non acabes atopando entre esa xente coa que tratas diariamente a unha persoa que desperte en ti un sentimento que vaia máis alá da simple amizade.
    Pero tamén hai que deixar patente que non sempre as cousas saen ben. Hai veces que te fixas nunha persoa e que de aí non sae nada porque non ves os teus sentimentos correspondidos, porque estes non son recíprocos. Como dixen o principio, o roce fai o cariño, pero hai veces nas que ese cariño é moito maior nunha das partes que na outra.

    • María José Gutiérrez

      El roce hace el cariño, pero también encontrarás a gente a la que no aguantes jajaja. Dejando de un lado los casos en los que no se congenie, puedes tener la “suerte” de acabar fijándote en alguien y la mala suerte de que esto no sea correspondido; pero son cosas que se pasan, se pasan tanto que ya ni me acordaba de que algo así me pasó hace unos años. Es todo coordinación, “la persona adecuada, en el momento adecuado”. 🙂
      Yo creo que a la larga y generalizando los “fijamientos esporádicos” dentro del mismo entorno laboral/de estudio son solo eso, esporádicos y pasajeros, el “roce y el cariño” hacen que pienses que quizás te gusta algo más, que en el fondo no está ahí.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: