¿De verdad cualquier tiempo pasado fue mejor?

Si les hubieran dicho a nuestros abuelos en la adolescencia o a generaciones anteriores que en el futuro iban a poder comunicarse a cualquier hora, gratis, a través de un aparato telefónico, seguramente nos habrían tomado por locos. Y, sin embargo, pese a todas las facilidades que tenemos hoy en día gracias a las nuevas tecnologías ¿no os da la sensación de que cada vez nos cuesta más decir las cosas? Damos rodeos, ocultamos, intentamos que lean entre líneas en vez de comunicarnos de forma directa y clara.

Quizás, contra todo pronóstico, la comunicación era más sencilla hace unas cuantas décadas y somos nosotros la que la estamos complicando. Quizás estoy idealizando a esas otras generaciones en que las cartas o las visitas a casas ajenas constituían la manera más común de hablar con alguien. Pero en mi opinión el ocultarnos detrás de la pantalla de un ordenador o un móvil hace que nos perdamos muchos detalles de la comunicación (gestos, miradas….) y puede que sea por eso por lo que a veces nos cuesta tanto entender lo que la otra persona nos quiere decir.

Tal vez critico la forma de decir las cosas de mi generación precisamente porque es la única que conozco de primera mano, puede que esté elevando a la máxima potencia eso de que cualquier tiempo pasado fue mejor.

Rodríguez-Volta Corrochano, S3A, 4A2

Posted on 6 Maio, 2012, in Sen clasificar and tagged , . Bookmark the permalink. 3 Comentarios.

  1. javier millos

    Totalmente de acuerdo, a veces complicamos hasta la saciedad lo más sencillo. Las nuevas tecnologías permiten que nos comuniquemos incansablemente, a todas horas, pero desde luego hay cosas que una máquina no puede conseguir y la calidad de la comunicación y de la relación entre las personas queda mermada.

    • Es que es eso, ¿nos comunicamos más? Probablemente sí, pero peor. Estamos con alguien y nos está contando algo e intentamos atenderle a él/ella y a quien sea que nos esté hablando por el móvil, por lo cual no atendemos a nadie. Coincido contigo en que la calidad sí se ha reducido.

  2. Noemí Valderrama Vázquez

    No hay nada más bonito que la comunicación de antes. Estamos sobresaturados de tecnología. Era emocionante cuando algún familiar o algún amigo hacía acto de presencia en tu casa, sin previo aviso, y la charla se alargaba hasta altas horas de la madrugada entre sofás y cafés. ¿Por qué ahora no se lleva a cabo? Por no hablar de las relaciones personales, que han cambiado. Ya no nos reunimos con una persona, sino que lo hacemos con esa persona y con su iphone. Conozco una persona que, cada vez que se reune con alguien, apaga su teléfono, sin importar lo que tenga que hacer ese día. No sé, en mi opinión, muchos deberíamos aprender de ello.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: