Disfrutad, Mad Men.

Será por series, decimos todos. Cada uno con sus gustos, casi todo el mundo acaba enganchado a alguna. Cuando descubrí esta serie relacionada con el mundo de la publicidad y, por lo tanto con la comunicación, no pensé que fuera a ser una obra maestra bajo mi humilde opinión.

A grandes rasgos, en este serie nos encontramos con un grupo de publicistas varones, en el inicio de la década del sesenta, que preparan una publicidad sobre un lápiz labial. Entonces, gran idea: los creativos reúnen a todas sus secretarias en una habitación y las dejan a solas con docenas de cosméticos, para espiar qué hacen las mujeres con el producto, de qué modo actúan, qué escogen. Ellos están del otro lado de una cámara de gesell (un espejo falso).

En ese universo masculino y libreta en mano, los publicistas apuntan las reacciones de las chicas sin que ellas lo sepan. Como si las damas fuesen chimpancés, o ratas de laboratorio.

Esta escena corresponde al episodio sexto de Mad Men, una serie que cumple un objetivo alucinante, original y antropológico: explicarnos qué disparatadamente distinto era el mundo hace unos pocos años, y ver de qué forma reaccionamos.

¿Qué tan lejos puede quedar 1960? Si todavía hoy escuchamos a Elvis, y a Los Beatles, y los llamamos contemporáneos. Si nuestros padres fueron jóvenes en ese tiempo, y siguen aquí sin mayores trastornos. En Mad Men, sin exclamaciones ni panfleto, nos cuentan que 1960, esa época que parece estar a la vuelta de la esquina, era un planeta salvaje a nuestros inocentes ojos.

García Varela, Miguel             S2B      2B3

Posted on 6 Maio, 2012, in Sen clasificar and tagged , , . Bookmark the permalink. 7 Comentarios.

  1. María Karla Barca Marrero

    ¡No puede ser que este magnífico hombre esté enganchado a tal serie! Tan magistral. Tan delicada. Y es que a veces lo más lejos, el pasado, es justo lo que se nos acerca. Más y más.

  2. Genial serie que está alcanzando la perfección en su quinta temporada. Los personajes principales son dignos de un estudio psicológico. Las tramas van y vienen de un modo tan natural como sorprendente para el espectador. La estética, imposible de no amar.

    • Totalmente de acuerdo contigo Jorge, me ha sorprendido gratamente acostumbrado a ver series de contenido más simple o en tono más humorístico, espero que siga su camino y no termine bajando su nivel.

    • Iria Pérez Gestal

      Por mucho que me alegre de que Mad Men tenga cada vez más seguidores, tengo que discrepar contigo en lo de que alcanza la perfección en su quinta temporada, Jorge. ¿Qué ha pasado con Draper, por el amor de Dios? Está bien que sea libre, de su pasado, de sus remordimientos, y de la zorra de Betty Draper. Pero esos momentos de felicidad marital con la mujercita de ahora son lo más terrible que le podía pasar a un personaje cuyo encanto era, precisamente, su faceta de atormentado.

      • Igual la perfección no Iria, pero no cabe duda que temporada tras temporada va cogiendo fuerza, a mi por lo menos me está pareciendo así sin llegar a ver la quinta aún, eso sí.

      • Te crees que va a seguir así la quinta temporada?? te crees que no va a estallar todo en los capítulos finales?? te crees que Don es realmente capaz de ser feliz y sentirse satisfecho?? Dale tiempo a la cocción 😉

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: