Impulsos humanos

La semana pasada, leer el post de una amiga en el blog me hizo reflexionar. Trataba sobre lo importante que es emplear el instinto humano para la resolución de conflictos.  Recuerdo que comenté que el instinto era algo muy subjetivo y tanto nos puede ayudar a resolver problemas, como a rizar el rizo todavía más.

Esto me hizo pensar en algo muy nuestro, algo que llevamos muy dentro pero que puede llegar a sacar lo peor de nosotros, los impulsos.

Son algo tan primario, tan propio del ser humano que es imposible luchar contra ellos si los dejamos salir. Muestran nuestro verdadero “yo”, lo que pensamos realmente en una situación en la que intentamos mantener las formas.

Personalmente, soy una persona que intenta pensar fríamente antes de tomar alguna decisión, nuestro camino en la vida no puede ser trazado por las emociones que sintamos en un momento determinado. A pesar de ello, algunos de los puntos más importantes de mi vida han nacido tras un impulso, tras no pensar demasiado en qué hacer.

Pero lo que más me llama la atención es la manera tan plomosa que tienen de traicionarnos, como si la comunicación con nuestro cerebro fallase por una décima de segundo y liberase una parte de nosotros, dejando actuar a lo más puro de nuestro ser.

Son algo tan primario que resulta extraño si nos confundimos cuando nos dejamos llevar por ellos.

López Martínez, S2E, 2B2

Posted on 9 Maio, 2012, in Sen clasificar and tagged , , . Bookmark the permalink. 4 Comentarios.

  1. Un tema muy interesante. Yo la verdad, soy muy poco impulsiva, no soy nada espontánea y me gusta tener todo controlado y planeado. Siempre trato de tomar, al igual que tu, las decisiones en frío, aunque no siempre se puede. A mi los impulsos me traicionan, por ejemplo, en una discusión, me enfado muy rápido, aunque con el tiempo estoy aprendiendo a controlarme. Como dice tu los impulsos son difíciles de controlar, pero yo creo que se puede, otra cosa es que queramos, siempre queda mejor eso de “fue un impulso”.

    • Sinceramente, siempre es reconfortante soltar un buen sablazo en una discusión si después lo puedes excusar. Ese es al ámbito al que me refiero cuando digo que los impulsos nos traicionan. Lo bueno que tienen es que, a pesar de crearnos remordimientos por haber dicho algo que quizás deseábamos habernos guardado, son muy liberadores. Nos dejan desprovistos de esa carga de palabras que estábamos conteniendo para no provocar un altercado, después de dejarnos llevar ya no hay vuelta atrás.

  2. Cristina Knight Asorey

    Pues yo considero que deberíamos dejarnos guiar más por los impulsos, ya que es algo que sale de nuestro yo interior. Creo que los frenamos muchas veces por miedo.
    Personalmente, me considero bastante impulsiva, no se si es como ser espontánea, pero la verdad es que lo considero vital. A veces me da la impresión de que debería confiar más en mi instinto, que no impulsos, y menos en lo que pienso en frío.
    Creo que la clave debe estar en dejarnos guiar por nuestros impulsos en la mayor parte de las ocasiones, luego puede que nos arrepintamos.

    • Me imagino que frenamos los impulsos a la hora de tomar decisiones ya que si no equivocamos nos sentimos idiotas al darnos cuenta de que esa decisión fue tomada por algo que sentimos repentinamente en ese momento.
      Realmente, muchas veces envidio a las personas que siguen sus impulsos para escoger qué hacer en la vida. Es posible que se equivoquen a veces pero jamás podrán decir que se han fallado a ellos mismos.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: