Esa persona a la que todos recurrimos

Recibes la noticia que más esperabas escuchar; ves de improviso a esa persona a la que tanto ansiabas encontrar de nuevo; te dan una buena nota de un examen o despiertas por la mañana después de pegarte la fiesta de tu vida. A todos nos ha pasado. Esa situación o cualquier otra semejante en que te mueres por coger un teléfono y llamar a tu mejor amig@, padre o madre o cualquier familiar, en definitiva a esa persona a la que todos recurrimos.

Creo que es una constante en casi todas nuestras vidas: esa primera persona que nos viene a la mente cuando tenemos algo importante que contar, cualquier novedad o cuando necesitamos un consejo. En muchas ocasiones me he preguntado qué habría sido de mi sin esa persona con la que hablar delante de una taza de café y que nunca, nunca me ha fallado.

Rodríguez-Volta Corrochano, S3A, 4A2

Posted on 13 Maio, 2012, in Sen clasificar and tagged , . Bookmark the permalink. 6 Comentarios.

  1. Matilde Vázquez Peón

    Muy sentimental nos eres, querida amiga Águeda. Tienes mucha razón, no obstante, en algunos casos, o por lo menos a mi me pasa, pienso en hablar con una persona dependiendo del contexto, la situación y el tema. Podría compartir infinidad de temas contigo que preferiría no hacer con mi madre, por ejemplo, y viceversa. ¿Qué opinas?

  2. Noemí Valderrama Vázquez

    Estoy de acuerdo con Matilde. Depende de cada situación apetece hablar con una persona u otra, y no por ello cualquiera de esas personas es menos querida por no ser la primera en la que pensamos.

  3. Beatriz Yáñez Castro

    Pola miña parte penso como as compañeiras Noemí e Matilde. Todos tendemos a compartir as nosas experiencias con aquelas persoas que cremos que tamén se van alegrar das cousas que nos fan felices. E incluso, creo que tamén lle dasmos a eles alegrías contándolles que as cousas nos van ben.

  4. Claro que soy sentimental querida Matilde. Estoy de acuerdo con vosotras, no hablaría lo mismo con una amiga que con mi madre o padre, más que nada porque tampoco creo que les hiciera igual de felices a unos que a otros determinadas noticias. La situación condiciona en gran parte la persona a la que llamarías para hablar. No obstante en el psot me refería más a esa persona de la que hablarías de cualquier cosa, que para cada uno de nosotros puede ser una persona distina.

  5. andreagestalgonzalez

    Creo que cada momento y circunstancia es diferente para qué o quién compartir cierta experiencia. Depende de la relación que tengas con unos y otros, amigos y familia, pero creo que el ambiente condiciona todo tipo de relación. Tus vivencias no son las mismas si has tenido padre o no, por poner algún ejemplo. Tal vez lo ponga porque es mi caso particular, pero mi relación con mi madre, tal vez sea más especial, por eso motivo. No sé cómo hubiera sido viviendo con un padre también, pero eso no es lo que tiene que preocupar. Creo que es muy bonito tener a alguien, sea familiar, amigo o compañero, a quien contarle tus cosas y tener la ilusión de pensar en una persona en concreto para compartir tus vivencias, sean buenas o malas.

    • Tal también por experiencias personales coincido contigo en que es probable que la ausencia total o parcial de uno de los padres normalmente nos haga unirnos más al otro y tener una relación más cercana de la que suelen tener muchos hijos que comparten sus vidas con ambos projenitores. Pero no sé hasta que punto es el ambien el que nos condiciona nuestras realciones con los demás, como tú dices, o en realidad somos nosotros mismos, nuestras decisiones o como nos enfrentamos a las situaciones con las que nos encontramos las que condicionan esas relaciones.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: