¡Viva el pan ecológico!

Martes a las cinco de la tarde. ¿Qué te apetece? ¿Tomar un café? ¿Dormir la siesta? ¿Leer un libro? ¿Pasear? Pues a Zaira, Elsa, Elena y a mí nos apetece hacer pan ecológico.

Trabajamos con la Oficina de Desenvolvemento Sostible (ODS) de la USC. Mayte es la coordinadora y Tamara la becaria y ambas nos invitaron al Seminario de panadería e repostería ecolóxica, que se impartía el pasado martes 19 a las cinco en la Residencia universitaria Fonseca.

La actividad que realizamos consistió en hacer una encuesta a los alumnos para conocer su perfil y también para saber a través de qué plataformas llega la ODS a la comunidad universitaria.

Dejando a un lado la encuesta (una idea poco creativa por nuestra parte, lo sé), tuvimos una excelente oportunidad para observar el curioso fenómeno social que se produjo entre los asistentes. El grupo era muy variado: desde estudiantes hasta profesores, pasando por la conserje de nuestra facultad o una señora de pelo blanco la mar de simpática. En su mayoría eran desconocidos entre ellos, aunque ¡quién lo diría! Pasados diez minutos, cuando les tocó amasar la pasta de harina y levadura, el volumen de voz de la sala aumentó considerablemente. Se intercambiaban recetas, se reían del poco xeito que tenían, comentaban lo rico que estaría el pan relleno de chocolate fundido,…

Tanto a las chicas como a mí nos gustó mucho apreciar horizontalidad entre individuos desconocidos entre sí.

Estad atentos a los próximos seminarios, sé que vosotros también queréis hacer pan ecológico (o simplemente apreciar que alguien nos trate como a un igual de vez en cuando).

http://www.usc.es/entransicion

T2C 

Posted on 22 Febreiro, 2013, in Documentos and tagged , , , . Bookmark the permalink. 3 Comentarios.

  1. Ya se sabe que cuando se trata de comer, todos nos hacemos amigos en seguida. Sería muy interesante saber las diferencias en la comunicación de esos individuos si no tuvieran un alimento delante (por ejemplo, un taller de carpintería). Quizá nuestra fama en la gastronomía es un condicionante a la hora de considerar las sociedades latinas como las más extrovertidas.

  2. Pues al contrario que Mario, yo creo que la actividad a realizar no condiciona el mayor o menor grado de amabilidad simpatía o contacto con el otro. Es una actividad divertida sí, pero también hay situaciones trágicas entre personas que no se conocen de nada que se pueden unir de la misma manera. Un caso exagerado: rehenes en un atraco a un banco. Si te apuntan con una pistola, seguro que el abrazo al que tienes al lado sale muy natural, o al menos una empatía interior o alguna sensación parecida seguro. Otro caso no tan dramático, el que dices de un taller de carpintería, ¿por qué en la actividad se desarrollaría la comunicación de diferente forma? Es cierto que hay actividades que requieren mayor concentración, pero creo que no tiene nada que ver que sea una actividad divertida como es hacer pan a que no lo sea, para que se produzca la comunicación. Y ya estoy desvariando mucho, me despido.

  3. Estoy de acuerdo en parte con Elisabeth diciendo que la actividad a desarrollar influye en nuestra forma de comunicarnos. Si por un lado tu dices que un atraco a un banco nos provoca una sensación de miedo y un consiguiente abrazo con un desconocido es también verdad que si estuviéramos en un banco sin que nada pasara nunca nos ocurriría abrazarle. Más que la actividad creo que es el contexto que influye directamente en la forma de comunicarnos.
    Saludos
    Ferro, Sonia BCP T3C

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: