Heroína: ¿ellos se lo buscaron?

Que nadie se escandalice con el título de la entrada. No queremos ser amarillistas, ni tampoco demasiado condescendientes, pero desde nuestro grupo nos preguntamos, ¿hasta qué punto tienen culpa de su adicción las personas con problemas con las drogas? ¿Es una tendencia innata, o por el contrario podría pasarle a cualquiera?

La delgada línea que separa a los adictos de los que no lo son hace dudar de si se tiene certeza o no de lo que se está haciendo. Muchos de los compañeros de clase somos fumadores, y probablemente todos empezamos a hacerlo por costumbre social, sin embargo creo que ninguno de nosotros puede ser capaz de decir en qué momento el fumar dejó de ser una simple postura y pasó a ser un vicio real. ¿En qué momento una persona deja de ser fumador esporádico y se convierte en fumador empedernido? El tabaco, como cualquier droga, llega sin avisar. En el momento en que te das cuenta de que se está volviendo peligroso, ya es demasiado tarde, ya estás enganchado.

Extrapolemos, pues, todo lo aquí recogido hacia otras drogas. Pongámonos en un contexto en el que la costumbre social no es solamente fumarse un pitillo, sino también meterse un pico o meterse un tiro. No se trata de quitarle responsabilidad a las personas, ya que cada uno es responsable de sus actos, pero ¿hasta qué punto las personas que empezaron a hacerlo por imitación pudieron presuponer que finalmente acabarían siendo engullidos por el lado más oscuro de las drogas? ¿No podría ser algo que le podría pasar a cualquiera?

S2B

Posted on 15 Marzo, 2013, in Documentos and tagged , , , . Bookmark the permalink. 6 Comentarios.

  1. Realmente a parte que máis me chamou a atencón do voso post foi a pregunta: ¿es una tendencia innata? Dende o meu punto de vista, non. Penso que o 99,9% dos que se volveron adictos foi por decisión súa, polo que non creo que sexa algo innato.

    Por suposto que si os teus familiares directos – xa sexa o teu pai, a túa nai ou os teus irmáns- andan nos mundo das drogas tés máis posibilidades de volverte adicto á ellas, pero non hai que facer demagoxia disto. Como vén comentábades no post, moitos comezan a fumar ou a beber por causas socias, por amizades, para facerse máis “guais”. Pero nunca se pode dicir «desta auga non beberei», porque se de algo peca o ser humano, é de ser bocazas e de tropezar na mesma pedra dúas veces. A droga é case coma unha enfermidade, pode tocarlle á calquera, e cando menos o esperas, pero por xente que coñezo que desgraciadamente caeu -e coma min, millóns de persoas teñen algún coñecido que se droga- na “tentación?”, fixérono polo seu propio pé. Ninguén lles obrigou nin directa nin indirecta.

    É certo que se soe haber unha presión social, pero a última palabra sobre o que cada un quere facer na súa e coa súa vida, tena un mesmo.

  2. Como dices tu es algo que podría pasar a cualquiera sobretodo si pensamos que la vida es muy peculiar, nunca sabes lo que te puede pasar al dia siguiente. Lo que creo que divide la dependencia de una simple costumbre es la capacidad de decidir lo que queremos hacer con nosotros mismo en el momento adecuado, capacidad que se pierde y que necesitamos recuperar una vez que entremos en una fase de dependencia. todos podemos equivocarnos y siempre podemos arreglarlo, todo depende de la fuerza que tiene cada sujeto.
    Saludos
    Ferro Sonia BCP T3C

  3. Las drogas funcionan por un movimiento de “tendencias”. Miramos a los grupos de drogadictos. En los ochenta nos encontramos con la heroína, reina de todas las fiestas. La coca, el MD, la revolución de las drogas de síntesis, la ketanima, etc. Podríamos hablar de las drogas psicodélicas, de la línea constante del tabaco y el alcohol en el tiempo. Uno se pregunta, mas bien: ¿Hoy en día podría empezar alguien a inyectarse heroína? Conocemos sus efectos, no es una droga nueva y “chachi”. Se conocen los efectos, se nos educa sobre ello. No podemos discutir que algunos adictos desconociesen los efectos a largo plazo del consumo pero, hoy por hoy, pocas veces se puede hablar de error o “entré sin saberlo en este círculo vicioso”. Las campañas de prevención y conocimiento de las drogas están muy extendidas y ahora, el que se adentra en ellas, entra conociendo todos los riesgos.

  4. A miña opinión vai nunha dirección semellante á do meu compañeiro Álvaro. Non estamos xa nos 80, onde o descoñecemento dos efectos a medio e longo prazo das primeiras drogas ‘duras’ causou estragos entre a xente nova. Hoxe en día a xente está máis que informada do que supón o consumo de drogas, e aínda así hai quen decide iniciarse no seu consumo. Por suposto que o ambiente no que un medra ou no que habitualmente se move resulta moi basculante, pero a decisión final de aceptar o primeiro pitillo, o primeiro porro ou o primeiro pico vai ser sempre da persoa, e de ninguén máis.

  5. Alicia Araújo Senra

    No caso do tabaco dalgún xeito ti estás decidindo acabar enganchado a el. Cando probas o teu primeiro cigarrillo, non che gusta, non sabes fumar, toses…Non te podes enganchar a iso. A adicción provén da túa insistencia para que che guste. Unha e outra vez volverás probar e sabes que acabarás encadeándote a el, como moita xente. Polo tanto, eu non penso que o tabaco sexa como calquera outra droga.
    Ó igual que os meus compañeiros, considero que hoxe en día a xente está informada sobre o que supón o consumo de drogas e o que iso conleva. Aínda así, moita xente decide iniciarse igualmente, para experimentar a sensación, e a frase “só quero probar, para saber que se sinte” pode convertirse nunha adicción.

  6. Betsabé Domínguez Osorio

    Siguiendo en la línea de Uxía y Álvaro pienso que el consumo de drogas es algo que depende única y exclusivamente de ti. Hace un par de días estuve en una cárcel y hablando con uno de los educadores sociales me llamó especialmente la atención una cosa que dijo: “Tenemos que ser conscientes de que estas personas mataron, robaron o hicieron lo que hicieron motivados por algo. Nadie hace las cosas por hacer” No fue tanto lo que dijo sino como lo dijo, como quitándoles parte de culpa. Quizás yo sea muy radical pero para mí las cosas son más simples, si estás en la cárcel es porque has hecho algo mal y lo has hecho aún a sabiendas de que eso te iba a reportar ciertos castigos. Con la droga es lo mismo, si empiezas en ella es porque quieres, como dice Uxía por mucho que alguien te diga “buah tío prueba esto que por uno no pasa nada” eres tú el último que tiene la palabra, el último en decidir si darle una calada o no a ese porro.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: