Compostimes: Abrimos el buzón (I)

En nuestro último post grupal os hablábamos del futuro de Compostimes. Un diario muy joven, y que sin apenas tener un año de vida, se enfrenta a un importante reto: la gran mayoría de personas que forman Compostimes (incluídos sus fundadores) terminan este año la carrera, lo que implica un cambio en su forma de comunicación.

También, si os acordais, Jacobo elaboró un post individual sobre si las críticas que se hacían a Compostimes eran o no constructivas, un tema que generó bastante debate entre vosotros: si a Compostimes le faltaba profesionalidad a la hora de seleccionar lo que publican, la escasez de filtros…en uno de esos comentarios, se hacía mención a que “el buzón de críticas estaba siempre lleno, y el de sugerencias vacío”. Esta afirmación es la que nos ha animado a abrir un buzón, de momento en este blog, que es el espacio que tenemos.

 Queremos daros la oportunidad de que digáis qué cambiaríais de Compostimes, cuáles son los aspectos que os gustan y cuáles necesitan mejorar (redacción, estilo, diseño,…). Esto no es un buzón sólo de propuestas; nuestra intención es que comentéis lo que queráis, tanto desde el punto de vista del lector como desde el del colaborador (ya que en clase hay unos cuantos).

El objetivo es que sea el propio equipo de Compostimes el que responda a vuestros comentarios, y publicar las respuestas en el próximo post. Mientras, tanto si os toca comentar como si no, os animamos a echarle un vistazo al post durante la siguiente semana , ¡el T3B necesita vuestra opinión!

T3B

Posted on 5 Abril, 2013, in Documentos and tagged , , . Bookmark the permalink. 7 Comentarios.

  1. Seamos sinceros.

    Compostimes tiene buenas iniciativas, sabe moverse y promocionarse y cuenta con colaboradores emprendedores y relativamente ambiciosos. No obstante, nadie realmente ambicioso se quedaría demasiado tiempo allí, porque todo apunta a ser un pozo sin fondo, un fracaso que ni siquiera será lo suficientemente estrepitoso como para que se hable de él más de dos días. No pretendo minar el ánimo de nadie, sólo advertir de algo bastante probable. Hoy en día, con esta escasez de recursos económicos, todas las publicaciones están atravesando malos momentos, y muchas de ellas se han ido al carajo por una mala gestión o por un enfoque inadecuado. Es como una criba. No siempre se quedan las mejores, porque todos sabemos que la mierda vende, pero las mejores cuentan con más papeletas para quedarse.

    Si quieren un dato significativo, yo personalmente tengo Compostimes en marcadores para entrar de vez en cuando y echarme unas risas. Desde luego, como decía Oscar Wilde, es preferible estar en boca de todos aunque sea para mal, antes que no estarlo en absoluto, pero, de seguir así la tendencia de Compostimes, el puro tedio hará que las visitas humorísticas no se sostengan durante mucho más tiempo.

    Para mí, lo digo siempre, el principal problema de Compostimes son sus redactores. Es un solo problema, pero es más grande que todas las virtudes que se le puedan encontrar. Los redactores, en su mayor parte (no generalizo, por supuesto), son unos inútiles. Los que tienen un nivel cultural aceptable se expresan como pedantes que acaban de descubrir la literatura trash, y los demás no tienen, directamente, ni la menor idea de lo que están hablando. Los contenidos que eligen no suelen aportar nada, y cuando lo hacen están expresados de la peor manera posible. He leído artículos en Compostimes que parecen redacciones de Primaria, otros se acercan más a lo que un fanboy de Bukowski adolescente enviaría a un certamen literario local, y son sólo unos pocos, poquísimos, los que aportan algo y valen más que el tiempo que se invierte leyéndolos.

    Por otro lado, el comportamiento de los redactores cuando reciben críticas positivas consiste en deshacerse en halagos y agradecimientos, contrastando con los patéticos berrinches que se cogen cuando alguien les insinúa que no les gusta su artículo. Muchas veces se me ha tachado de poco constructiva cuando comento allí, pero no entiendo qué necesidad hay de serlo. Ahora mismo, por ejemplo, estoy intentando serlo, seriamente. Pero no tengo ninguna obligación de explicarles por qué no me gusta un texto en lugar de ponerles directamente que es una mierda. Como periodistas, deberían aprender a lidiar con cualquier tipo de comentario. Muy optimista sería el panorama si lo más fuerte que fuesen a tener que soportar es un comentario que les ofenda en Compostimes. Eso por una parte. Por otra, intuyo (no me atrevo a afirmar) cierta falta de modestia en esa idea de que si alguien opina que un texto es una bazofia, pensar directamente que esa persona está equivocada o tiene malas intenciones, en lugar de preguntarse si quizá deberían mejorar su estilo.

    En resumen, mi propuesta:

    Si no se quiere hacer una masacre y sustituir masivamente a todos los redactores (que sería la solución que yo aplicaría, dejando a un lado esas estupideces de lazos personales que nada deberían tener que ver con los profesionales) la solución es terriblemente simple y compleja al mismo tiempo: que aprendan a escribir.

  2. Si soy sincero os tengo que decir que, en el momento de salir la propuesta, me sentí contento al ver que gente del ámbito en el que me muevo estaba intentando hacer algo, sin embargo con el paso del tiempo perdí totalmente la confianza en que se pudiera hacer algo productivo en Compostimes. ¿Por qué?
    Compostimes podría haber tenido bastante éxito si hubieran elegido bien a los redactores y los temas a tocar. En su plantilla cuentan con algunas personas realmente ambiciosas y que saben de lo que hablan. Sin embargo, en el momento en que casi cualquier persona que tenga una simple recomendación se convierte en un redactor, ya está todo perdido. Como dice Martina, probablemente mucha gente no quiera escribir aquí por ver la poca calidad que algunos artículos/redactores tienen. Nadie quiere que le salpique la mierda.
    Y por otro lado, creo que el gran problema del Compostimes fue la temática. Un periódico hecho por universitarios puede tener mucho éxito si habla de temas culturales y de sucesos que ocurren próximos al medio. Pero cuando unos alumnos de periodismo sin ninguna legitimidad se meten a analizar, por ejemplo, el conflicto árabe-israelí, ahí se llega muy lejos. Se han querido meter en temas que les quedaban muy grandes, y han hecho el ridículo. Creo que si hubieran tenido aspiraciones más bajas no hubieran recibido tantas críticas. No se trata de no ser ambicioso, sino de saber cuál es tu función. Bueno, al menos esa es mi opinión.

  3. Sergio Álvarez Vales

    Aínda que estou de acordo co que di Federico de que trataron de abranguer temas que lles caeron grandes, non creo que iso teña que ver con seren ou non universitarios. Na miña opinión é unha simple cuestión de cualidades. Se, desde un ámbito local e universitario estás capacitado para facer análises políticos (económicos ou mesmo culturais) transcendentes, terás un recibimento se cadra máis amplo tendo en conta ese mesmo factor de non estar a un suposto «nivel» superior. Nesa mesma dirección, coido que un dos seus erros foi pecharse demasiado en Compostela e na USC, xa que é poñerlle unha data de caducidade ao medio (cando os responsábeis xa non vivan nin estuden en Compostela). Quixeron conquistar o mundo mentres contaban canto lles gusta ser universitarios e novos e inexpertos. De feito, todos os artigos que me gustaron (non demasiados, pero bastante bos) afástanse radicalmente do localismo e poderían estar publicados en calquera medio de ámbito indeterminado (nacional ou internacional).

    Consellos? Máis ben poucos, porque é complicado mudar algo para ben cando o problema é estrutural e está aí desde o comezo.

  4. Dende a (probablemente tardía) idade á que adquirín uso de razón, hai dous gremios que detesto especialmente: os políticos e os sacerdotes. O motivo é esa necesidade constante que teñen de pontificar, esa débeda que cren que o mundo ten con eles e que, a xeito de pago, lles autoriza a da-lo seu sumarísimo, certeiro e, por suposto, irrefutable xuízo sobre calquera elemento da realidade.

    Nesa tendencia omnisciente se inscribe, ó meu entender, a meirande parte do comentario da señorita Garea. “Nadie realmente ambicioso se quedaría demasiado tiempo allí”, afirma, aínda que despois alivia a insoportable desazón que nos xera a súa sentenza aclarando que con ela non pretende “minar el ánimo de nadie”. Sinceramente: non sei delimitar o que é un “nivel cultural aceptable”, nin o que escribiría “un fanboy de Bukowski adolescente”, nin o que á señorita Garea lle achega ou non achega algo.

    No que podo concordar, como director de Compostimes, é que, a touro pasado, arrepentinme de ter publicado algunha das cousas que saíron na nosa revista. Mais, sexa por motivo dun erro puntual ou por discrepancias entre aqueles que funcionamos de filtro en Compostimes, os devanditos artigos foron publicados. Respecto ós artigos con erros ortográficos garrafais, non hai escusas que dar: fallaron os filtros e a ESO do autor.

    Mais naqueles artigos nos que o cuestionable é o estilo xorde o seguinte problema. Collamos o corpus completo de artigos de Compostimes. Uns son meus (polo que me responsabilizo totalmente do seu contido). Nos que non son meus, entra o meu xuízo en acción: algúns parécenme envexables, outros simplemente bos, noutros faría algúns cambios e uns últimos, simplemente, non cumpren os mínimos e chegan ó mesmo destino ca os artigos con faltas ortográficas. O único problema aquí estriba na terceira categoría. Podo facer certos cambios nun artigo, engadirlle algúns elementos do meu propio estilo ou, directamente, reescribilo. Pero hai un problema: ata que punto poden os meus propios gustos (que, recordemos, coma os de todo o mundo, mesmo a señorita Garea, son subxectivos e non universais) ser impostos sobre os dos demais? Hai un complexo equilibrio que manter aí. Este problema esvaeceríase se o meu gusto fose O Correcto, pero ó non selo, teño que abrir bastante a peneira por medo a peneirar de máis.

    Teño unha contrapregunta que facerlle á señorita Garea e na que unha resposta convincente me podería marca-lo estándar a seguir no futuro: cando considera que unha persoa SABE escribir? Cando, simplemente, non comete faltas de ortografía? Cando a Vostede lle gustan os seus artigos? Cando me gustan a min? Cando lles chega a notificación da Academia Sueca para ir recolle-lo Nóbel de Literatura?

    Ó comentario do señor Giordano, non teño demasiado miolo que lle sacar. Paréceme propio dun autoodio preocupante afirmar que un estudiante, polo feito de selo, non ten lexitimidade para analizar un asunto. Abordemos, por exemplo, o caso do conflito árabe-israelí, do que se fixo unha completa análise. Se o artigo contén falsidades ou o termo “análise” oculta unha carga opinativa sen evidencia ningunha, o artigo é malo, nada que discutir. Ora ben: se o artigo está ben estruturado, ben razoado e coas afirmacións que emprega ben evidenciadas, o artigo é válido. Pódese refutar, pero non tachar de inválido. Pero en calquera dos casos, a calidade da análise non queda en entredito porque quen a faga sexa un estudante, un catedrático de Física ou un tertuliano habitual de La Tuerka. Por favor, son vostedes estudantes e xornalistas: non disparen ó mensaxeiro.

    A crítica do señor Álvarez pareceume interesante, mais deixoume con tantas dúbidas que non podo respostala se non é con máis preguntas. En que momento nos “pechamos demasiado en Compostela e na USC”? Cando escollemos chamarnos Compostimes? Ese é o “problema estrutural” do que fala ó final do seu comentario?

    Para pechar, quería referirme a un comentario anterior que criticou os colaboradores de Compostimes… polo seu xeito de reaccionar ás críticas e ás louvanzas! Loxicamente, iso é un aspecto íntimo e persoal de cada un que eu, por moito que sexa director dunha revista estudantil (condeada ó fracaso, según se extrae deses comentarios que me recordan o implacable sino) non podo cambiar. Podo dicir, iso si, que ó principio se lle advertiu a todo colaborador de que ía recibir críticas. Ata aí chega a miña responsabilidade e a de Compostimes, ámbolos dous quedamos coa conciencia tranquila.

    P.S. A min si que me gustan as críticas. Espero máis, e que sexan o máis punzantes e furibundas posible. Prometo non desbotalas por viren de simples estudiantes “sen ningunha lexitimidade”.

  5. Creí que no sería necesario especificar que mi opinión es personal, subjetiva y cuestionable. No creo en las verdades absolutas, sólo creo que son legítimas las perspectivas subjetivas, así que ahórrate las acusaciones de intento de establecer dogmas. ¿Cuál es el problema? No sé si te parece un ataque. Puedo expresar mi opinión de forma directa y sin usar eufemismos, sin emplear delícadismos modales para juzgar lo que me parece que está mal, y sin que recalcar constantemente algo que es obvio, que es que todo lo digo desde mi punto de vista personal. No por ello es un ataque. No existe ningún derecho a no ser ofendido.

    En cuanto a un nivel cultural aceptable, es un concepto totalmente subjetivo y relativo. Para mí esos artículos no aportan nada, pero habrá gente a la que sí le ofrezcan algo. Yo hablo de lo que a mí me parece mal, pero naturalmente no tenéis que satisfacerme a mí. A mí me da lo mismo. Tenéis que hacer lo que creáis que está bien para vosotros, lo que os parezca bueno, lo que creáis que va a aportar algo a vuestros lectores. Si creéis que lo estáis haciendo bien, si estáis muy convencidos y no tenéis ningún problema, no sé por qué diablos os molestaría tanto una crítica.

    Sobre lo que mencionas de tus textos. Precisamente porque todo es subjetivo, ¿si no haces los textos estrictamente a tu gusto, cómo los vas a hacer? ¿Con qué norma de adecuación universal? ¿Con el criterio de uno de tus lectores? Ya que no hay nada objetivo, sólo puedes fiarte de tu propio criterio, que es el que conoces. Naturalmente, en un medio se escribe para el público, pero el público es el que te elige. Si a los lectores no les gusta, se moverán a otro medio, y del mismo modo los lectores a los que atraigas vendrán al tuyo. Tu gusto no es El Correcto, pero ninguno lo es. Y, en este caso, yo daría prioridad a mi propio gusto, ya que es el único que conozco bien.

    No hay, tampoco, un estándar universal, un Saber Escribir. Es relativo, y no hace falta que te lo diga, estás planteando la pregunta en esa dirección, obviamente. Para mí, la mayor parte de vosotros no sabéis escribir. A eso me refiero. Cuando a mí me gustan vuestros artículos, me parece que escribís bien, o que sabéis escribir. Cuando no, no. Y como mi criterio no es universal, pasáoslo por los huevos y haced simplemente lo que vosotros creáis que es bueno, en lugar de exaltaros con las críticas. Nunca he entendido la importancia que les dais.

    Estoy contigo en lo de los estudiantes, la crítica a Giordano. El nivel nunca está necesariamente vinculado con la edad ni con la experiencia. Puede escribir bien alguien de 15 años sobre un tema en concreto, y puede escribir mal sobre lo mismo otra persona de 50. Y así con cualquier factor, no sólo la edad. Estaríamos bien jodidos si fuese proporcional.

    Sobre lo de las reacciones de los redactores: ¿Por qué insistes? Critico que se lo tomen así algunos, pero sólo es un consejo, es mi opinión, seguidlo o ignoradlo. Que se comporten y se lo tomen como quieran. No te exijo responsabilidad, naturalmente, ni siquiera dirigía a ti mi primer comentario. Sólo te digo que A MI JUICIO es una actitud desacertada. Pero que pataleen y lloren los que quieran si les destroza la vida una crítica, tienen derecho y total legitimidad, faltaría más. Sólo digo que, vaya, QUIZÁ no sea el comportamiento más inteligente, aunque quién soy yo para establecer lo inteligente y lo estúpido, Dios me libre, que hagan lo que quieran.

    Recalco, aunque tú ya lo sabes, que siempre he dicho que no tengo nada personal en contra de ninguno, ni los conozco. Sólo juzgo los textos. Sólo en mi nombre. Con total subjetividad. ¿Les parece mal? Vaya, lo siento mucho. Buena suerte en la vida y en el periodismo.

    J., para mí todo es legítimo, y subjetivo, y personal. Pero precisamente por ello, si no me agarro a mi opinión, tampoco tengo algo objetivo y verdadero a lo que agarrarme. Así que la expongo con vehemencia. Pero cuando nos encontremos con los auténticos críticos sin piedad, entonces sí que vamos a flipar, tú, yo y todos los que nos queremos dedicar a esto.

  6. No había tenido oportunidad de leer este buzón que no es buzón: más bien parece la caja de Pandora. Creo que nos hemos ido todos, yo el primero, a tirar piedras contra nuestro propio tejado, a no tener confianza (y seguiré sin tenerla) en lo que hacemos, y hacemos mal (en el doble sentido) y a fustigarnos de palabra, obra y omisión con crudas puyas que no nacen para nada de una atenta crítica, ni de una atenta lectura, ni tampoco de un buen ánimo. Una cosa es encontrar estructuras fallidas sin posibilidad de continuidad en la propia facultad (visto lo visto) y otra es deslizarse en la propia saliva de los reptiles, animalillos de los más antiguos de la corteza terrestre, o sea del retrete sobre el que podemos seguir retratándonos y, además, con gusto. En alguna de las entrada alguien dice que temamos a los críticos del futuro. El profesor Les, tan sabio, ya les ha procurado un lugar a los críticos del futuro (me refiero a los críticos de la cosa cultural y tal), le pueden preguntar ya que a veces lo veo solitario en su mesa de la cafetería. Y siempre es bueno darle cobijo a un hombre que tiene tan bien cogido a los críticos por los. Si es que saben lo que en realidad son los críticos y para qué mantenerlos comiéndonos la oreja y otras partes del cuerpo.
    Respecto a la aventura, ya de por si sabemos lo risueña que nació, como toda aventura nace y, al parecer, todos sabemos como acabará. Sólo me gustaría saber una cosa: esa aventura se reproducirá en esta facultad en años venideros, o tendremos que pedir consejo y permiso a los críticos a los que se refiere mi buen amigo el profesor Les? Posiblemente sí, se reproducirá. Quizás deberemos esperar a que pase la ola de las críticas absolutas, rotundas, sobre peana. Vamos a instalar un speech corner en lo alto de la bajante del aulario. Algunos hablan de una guillotina.
    Cordaymente.

  7. Será que no soy yo tan pretenciosa como mis compañeros.No lo sé.

    En primer lugar decir que no profeso fanatismo hacia Compostimes ni mucho menos.Suelo leer aquellos artículos de compañeros de clase hacia los que siento cariño y simpatía( un medio de este estilo tiende a caer en esto ) esto no es malo;simplemente es ley de vida .Todos somos selectivos a la hora de leer , nos decantamos por determinada temática y determinados autores.

    Creo al igual que Sergio que el problema no es intentar abarcar temas de ámbito nacional o internacional.No les quedan demasiado grandes y se trata de un artículo de OPINIÓN (claro está que no hay acceso directo a temas de cierta trascendencia) y una buena documentación y consulta con fuentes con conocimiento de causa lis acredita en mi opinión para interpretar un acontecimiento aunque haya ocurrido a km de distancia.

    Confieso por otra parte que sí, en mi opinión hay textos sumamente pobres y temas que parecen sacados de un certamen de Concello pero eso es por una falta de línea editorial , un libro de estilo (y no quiero ser demasiado pretenciosa) y pues eso alguién que se moje hasta el cuello y coja la batuta para sacar el orden del caos.

    Eso sí jamás me aventuraré a tachar está iniciativa de mediocre.Hablando mal y pronto le han puesto un par de huevos y aún sabiendo que se van a enfrentar al aluvión de críticas de la” jet set” de la facultad hacen oídos sordos y siguen haciendo lo que les gusta:ESCRIBIR.

    Nadie nos priva de hacer críticas (constructivas o destructivas)pero nadie nos priva tampoco de intentar cambiar esto nosotros ( aunque pese mucho el miedo de caer en las fauces de la mediocridad) y un último apunte …eso de a la minoría siempre dejemoslo a la elección de
    los que allí escriben.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: