Día ficticio en la metrópolis

Berlín, sinfonía de una gran ciudad es una sinfonía audiovisial en cinco movimientos creada en 1927 por Walther Ruttmann, director y pintor.

Ruttmann, asociado con Mayer y Freund, intenta mostrarnos una ciudad que nace y muere mientras sus habitantes deambulan por innumerables calles que los deparan a un destino. Desde el amanecer hasta el ocaso, Ruttmann filma un día cualquiera en el Berlín de los años 20. Comienza  su documental con imágenes de trenes y otras máquinas que nos hablan de la modernidad y de la industria.

El autor no elige a un personaje concreto. Hace de los ciudadanos su personaje. Mostrándonos, mediante un montaje dialéctico, cierto simbolísmo y metáforas, como por ejemplo, a través de una de las secuencias podemos observar a un grupo de gente entrando y saliendo del metro a paso rápido. Y a continuación podemos apreciar como se van intercalando otras de un rebaño de vacas o de un desfile militar. Lo que Ruttmann nos quiere transmitir con esto es que las vacas siguen un camino establecido, al igual que los obreros cruzan la verja de la fábrica para ir a su trabajo. Este hecho, y ahora relacionándolo con nuestro trabajo de ciudades utópicas, donde la guerra, la explotación y otras tantas injusticias no existirían, lo podemos interpretar como una visión de una     “cuidad, paradigma de la modernidad, que aliena a estos seres mostrarnos su angustia.” ¿Sería nuestra vida cómo un día ficticio? O más bien, ¿Un mundo real dónde todo el mundo estuviera controlado?

En el segundo acto la ciudad despierta. Se abren persianas, ventanas y puertas. Las correas, bielas y engranajes impulsan el ritmo de la narración, que se interrumpe durante el descanso para comer. “El realizador aprovecha este respiro para representar una metáfora de la desigualdad de clases a través de la comida”. Situación que, volviendo al tema de las ciudades utópicas, en las cuales no existe el dinero, ¿existirían clases sociales? o ¿todo el mundo estaría a un mismo nivel? ¿Cómo se podría funcionar sin dinero?  Estas son algunas de las dudas que se cuestionan los más criticos y reacios a la creación de ciudades perfectas. En las que absolutamente todo estaría controlado. Estructuras, economía, sociedad. Pero mi gran duda es ¿ Por quién? Una de las principales ideas de la creación de estos proyectos como puede ser el Proyecto Venus, es que éstos “paraísos” carecerían de un estado. Entonces, hay algo que no concuerda en este asunto. Si no hay control, ¿quién vigila y coordina a la sociedad?

berl_n_021

         S1F

Posted on 12 Abril, 2013, in Documentos. Bookmark the permalink. 1 comentario.

  1. Aconsello ler os textos que pasei nesta semana ao correo de todos. Hai paralelismos e respostas ás preguntas que vos facedes.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: