Juntos podemos vencer al gigante

Todos y cada uno de nosotros formamos parte de la historia y seremos historia. Estamos viviendo tiempos que serán recordados como unos de los más duros de la época contemporánea. Este golpe es el golpe de un gigante, que con el paso de los años hemos hecho todavía más grande. Ya los griegos conocieron al gigante Caco.

Todos y cada uno de nosotros tenemos familiares, amigos, conocidos que están sufriendo el golpe del gigante Caco. Yo os digo que todos y cada uno de nosotros podemos luchar contra él y vencerlo. Nosotros estamos en la Casa del Derecho, nosotros tenemos que luchar con honor y lealtad a nuestros principios. Luchar por lo que somos,  hombres y mujeres libres. En palabras de Kennedy: “Las grandes crisis producen grandes hombres”, hacer gala de esas palabras y no dejaros caer en la humillación y la sumisión.

La crisis, o este gigante, está causando en la sociedad discriminaciones inhumanas. En la Declaración de Derechos Humanos y la Constitución se recoge el derecho a una vivienda digna y adecuada. Quizás estos artículos no son más que meras florituras, pero, ¿no merece la pena luchar para que dejen de serlo y pasen a estar en un plano superior de la jerarquía jurídica?, ¿por qué dejar que el gigante arrebate a miles de familias lo que es legítimamente suyo?, ¿es más propietario un banco de una vivienda que una persona a la que le faltan dos meses por pagar de la hipoteca? Estas son preguntas que alguien como ciudadano debe preguntarse pero también el jurista y el legislador debería hacerlo como responsables de las leyes que son y que seremos.

Cada día en España se producen cientos de desahucios. Ligados a estos vienen los llantos, la desesperación y, en muchos casos, el suicidio. Todos podemos ayudar, quizás con medios diferentes, pero todos podemos hacerlo. Cuando es realizado un procedimiento de ejecución hipotecaria y este ha finalizado, no produce efectos de “cosa juzgada”. Esto quiere decir que el desahuciado puede iniciar un procedimiento judicial contra la entidad que lo desahució. En dicho procedimiento, se podrán revisar las irregularidades cometidas en el anterior juicio y solicitar, entre otras cosas, que se reponga el estado de la cosa anterior a la ejecución, condenando a la entidad financiera a reintegrarle las cantidades que en la ejecución hipotecaria hubiera obtenido y abonarle los demás daños y perjuicios causados.  Este tan solo es un ejemplo de que hay que mantenerse firme en la lucha y no dejarse superar por el gigante.

Finalmente solo quiero deciros que es cierto que tenemos que formarnos, que tenemos que estudiar, pero sobre todo, tenemos que pensar y que no piensen por nosotros. Hoy, como también hizo Kennedy en 1961 poco antes de ser asesinado, quizás por un gigante, yo “os pido vuestra ayuda en la gran tarea de informar y alertar a la población, con la confianza de que con vuestra ayuda el hombre pueda ser lo que ha nacido para ser: libre e independiente”.

Parcero Areán, Eduardo, alumno de Técnicas de Expresión (1º Derecho). 

Posted on 17 Abril, 2013, in Documentos and tagged . Bookmark the permalink. 2 Comentarios.

  1. Paula Quintás López

    Lo cierto es que me ha parecido un post muy interesante y tienes un punto de vista que mucha gente comparte. No obstante, creo que no se debe generalizar.
    Soy consciente de lo injusta de la ley hipotecaria, y por supuesto me muestro contraria a que la gente tenga que seguir pagando por una casa en la que ya no puede vivir. Aún así, creo que una vez eres desahuciado porque no puedes hacer frente al pago de una hipoteca que aceptaste (probablemente cuando tu situación económica era otra), debes abandonar la vivienda y quedar exento de seguir pagando. Búscate otra vivienda, un sitio en el que vivir que te puedas permitir, lucha pero no pidas que te den si realmente no eres merecedor de ello.
    Digo esto por una sencilla razón: conozco varios casos de gente con hipotecas por encima de sus posibilidades que no sólo pedían dinero para poder acceder a una vivienda digna (y más que digna…), sino también para irse de vacaciones o comprarse el último coche en salir al mercado. En el lado opuesto, están las personas que viven en una casa normal, con un coche de segunda mano que cumple su función principal tan bien como el de los otros: llevarlos a donde quieran. Son personas que han tenido que trabajar toda la vida, ahorradores, en muchos casos sin poder disfrutar de unas vacaciones en su vida más allá que los viajes que la emigración requiere. No me parece justo para estos últimos tener que pagar los platos rotos de los primeros.
    Por eso hablaba al principio de la no generalización: cada caso debería ser estudiado independientemente de los demás, prestando atención a sus características particulares. ¿Luchar contra el gigante? Claro que sí, no debemos dejar que nadie nos pise. Pero, ¿en qué consiste pisar a los demás?

  2. Eduardo Parcero Areán

    Muchas gracias por el comentario Paula.

    Tan solo quiero tocar algunos de los puntos a los que te has referido en tu comentario.

    En primer lugar, la generalización. Bueno, desde mi punto de vista, la generalización es totalmente inevitable. No comparto tu opinión de que “cada caso debería ser estudiado independientemente de los demás…” ya que si así fuese, sería imposible atajar una solución ya que cada persona es diferente, cada familia también y por lo tanto las circunstancias particulares de cada hipoteca concedida y cada desahucio también lo son.

    En cuanto a lo que mencionas de que “búscate otra vivienda, un sitio que te puedas permitir…lucha pero no pidas que te den si realmente no eres merecedor de ello”. Pues bien, pienso que hasta ahora no existe ningún baremo en el cual se establezca lo que cada uno merece y no merece dependiendo de su status social o posibilidades económicas, porque sinceramente, si así fuese, creo que estaríamos en un serio problema. Eso de lo que te mereces o no te mereces es bastante subjetivo, ¿no crees? Y respecto a buscarse otra vivienda, me parece totalmente normal, el problema es cuando no tienes posibilidad de encontrarla y te ves en la calle.

    Entrando en un tema que se escucha mucho en la calle. Vivir por encima de sus posibilidades. Bien, por una parte estoy de acuerdo contigo en que hay muchos casos en los que el ritmo de vida ha sido totalmente exagerado en relación al status social de las personas. También he de decirte que no estoy de acuerdo con eso tan común que se escucha “hemos vivido por encima de sus posibilidades”. Los seres humanos tenemos que cumplir unas necesidades básicas, que al fin y al cabo todos tenemos las mismas, una vez satisfechas, todos queremos más y todos llegamos a tener lo que podemos, en mayor o en menor medida. Si se nos ofrece la posibilidad de poder tener mucho ¿por que tener poco?, creo que nadie en su sano juicio renunciaría a tener más de lo que tiene. Ahí es cuando entra la figura de los bancos. Por ejemplo, si un albañil cobraba en torno a los 3000€ mensuales y pedía una hipoteca, el banquero posiblemente le diría: mire Pepe, si su futura casa cuesta 150.000€ y usted tiene ese “sueldazo” pues pida 180.000€ y así ya tiene para otros gastos. El caso es que el bueno del banquero posiblemente sepa más como funciona el flujo económico y que en poco tiempo la burbuja estallaría. Sin embargo, Pepe dudo más que conociese estos datos. Por lo tanto diría que más bien “vivimos con las posibilidades que nos han dejado vivir”.

    Para finalizar, el texto va orientado a una actividad docente y por lo tanto hacia mis compañeros, alumnos de Derecho. Pretendía enfocar esa “lucha” hacia lo que puede hacer un jurista en esta labor. Bajo mi punto de vista, la ley no es justicia, pero en el ley está la clave para intentar que nuestro mundo sea más justo. Si pudimos pasar de una dictadura a una democracia a través de la ley también podemos mejorar nuestra democracia utilizando la ley.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: