Prostitución: ¿Abolir o regular?

La próxima semana se celebrará en clase el debate que hemos organizado sobre el trato que los medios de comunicación dan a la prostitución. Desde el S1G nos gustaría utilizar este espacio para acercaros a las diferentes posiciones que existen a la hora de defender una situación política ideal u otra en este aspecto y a las que nos hemos acercado durante la realización de nuestro proyecto.

Por un lado nos encontramos con los abolicionistas, aquellos que  sostienen que prostitución es sinónimo de esclavitud y apoyan medidas de tolerancia cero en materias educativas y legislativas. Algunos de los puntos más representativos de esta postura son la persecución del proxenetismo y la trata de mujeres con el fin de de acabar con la industria del sexo, castigar a los prostituidores (término que utilizan para referirse a clientes o usuarios de estos servicios) o garantizar la integridad de las mujeres que se dedican a la prostitución con medidas de inclusión social y protección. Se pretende deslegitimizar el consumo del cuerpo de la mujer y acusan a la actitud reguladora de legitimar el uso comercial de éstas.

Los que defienden la idea de regular la prostitución tienen otros argumentos, para ellos la legalización de la prostitución proporcionaría mayor seguridad a nivel jurídico a las mujeres que la ejercen y les otorgaría derechos laborales de los que ahora carecen. Además, sostienen que los controles sanitarios serían mayores, que se eliminaría la figura del proxeneta al facilitar a aquellas que hayan decidido dedicarse a este oficio a desvincularse de los mismos; algo que  ligan también a la desaparición de las mafias.

Y vosotros, ¿qué opináis?

S1G

Posted on 27 Abril, 2013, in Documentos and tagged , , , . Bookmark the permalink. 3 Comentarios.

  1. Alejandro A. Roura Blanco

    Yo opino que es un tema difícil. No estoy en contra de la prostitución, en el sentido de que, más allá de lo que cada uno opine acerca de pagar a cambio de sexo, no es algo que necesariamente implique violencia ni actividades ilícitas. De lo que sí que estoy en contra es de la explotación laboral, la extorsión y el lucro a través del maltrato.
    Además, desde una postura más realista, ocurre algo parecido a lo que sucede con las drogas. No se van a dejar de consumir igual que no se va a dejar de acudir a prostitutas. Es desde este prisma desde el que se deben tomar decisiones para legislar, a menos que nos empeñemos en negar la realidad. Mercantilizar el cuerpo no me parece algo propio de personas, pero tampoco sé hasta qué punto una prostitución consentida por quien la ejerce (en un entorno salubre) es condenable porque la mercancía es el servicio, y no la mujer.
    Evidentemente, también soy consciente de que se me pueda tachar de irreal, pero esta es mi opinión.

  2. Laura Ramos Cuba

    Eu penso que a meirande parte da xente que se adica á prostitución non o fai por gusto. Estaría dacordo con legalizala se así as persoas que queiran prostituirse puidesen facelo sen depender de ninguén (proxeneta, esclavizar, etc.) e con total seguridade para elas. Por outro lado, creo que ninguén debería vender así o seu corpo. É certo que todos somos donos do noso corpo, mais vexo na prostitución unha total desestimación dun propio, vexo dominación. E niso si que non estou dacordo.

  3. Na miña opinión, a legalización da prostitución remataría coa meirande parte dos problemas que hoxe en día ten dito negocio: tráfico de mulleres, esclavitude sexual… Máis aló do que a cadaquén lle poida parecer a prostitución como xeito de gañarse a vida, hai que pensar que quen a exerza debe, ante todo, querer facelo libremente. Coa de diñeiro que move, e coa que está caendo, a min pareceme que ao Estado se lle debería pasar pola cabeza regularizar este tipo de actividades: gaña él (en impostos) e ganan as mulleres e homes que decidan exercer a prostitución (en liberdade e en seguridade). A prostitución vai existir sempre, polo menos, melloremos as condicións.
    Deixando a escravitude sexual e o tráfico de persoas a un lado, hai moita xente que non lle gusta exercer a prostitución e o fai. Tamén hai moita xente a que non lle gusta o seu traballo de dependente no McDonalds, de barrendeiro…, pero non lle queda máis remedio que facelo, de algo hai que vivir. Non quero sonar frívola, e recoñezo que nunca me vin nunha situación de apuro económico, polo que falo coa lixeireza do descoñecemento, pero a ver, realmente hai ocasións nas que unha muller se vexa na OBRIGA de prostituirse para sobrevivir? Na miña opinión, non. Se unha muller en graves apuros económicos que, por principios morais ou o que sexa, NON QUERE prostituirse, non o terá que facer. Non falo de que a obriguen, falo das mulleres que entrar no circuito da prostitución elas soas inda que non lles guste a actividade, as que deciden facelo polo diñeiro rápido que proporciona a actividade. Eu considero que é iso polo que moitas mulleres rematan na prostitución, pola facilidade e rapidez coa que se consigue o diñeiro. Ao mellor estou decindo unha burrada, pero bueno xa no debate tentarei explicarme algo mellor.

    Uxía Estévez Álvarez

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: