De pícnic (1ª parte)

Este es mi último post acerca de mi trabajo para el ProT. Andrea os comentó en su también último post individual acerca de como se desarrolló (o no desarrolló, mejor dicho) nuestra actividad de la semana pasada, es decir, el ya famoso Trivial. Como ya dijo mi compañera, debido a la ausencia de residentes por motivo de una excursión de la cual no fuimos avisados, y tan solo con cuatro de nuestros residentes, cuatro mujeres, cuatro D’s, decidimos, tras hablar con la nueva trabajadora social, salir a tomar el aire al jardín de la residencia.

Para amenizar la mañana bajo un extraño y resplandeciente sol en la capital gallega, decidimos comprar un surtido de “marranadas” al Mercadona (no cobro por hacer publicidad), que está a dos pasos de Volta do Castro, para hacer un pícnic con las tres Dolores y Delfina. Le preguntamos a nuestra prefe (para qué negarlo, todos tenemos nuestro ojito derecho), Dolores Lorenzo, si le apetecía más tomar dulce o salado. “Dame igual”, insistía. Así, puse marcha hacia el supermercado…

… y me cagué en todo. De camino a mi destino pasé por el lado de varios bloques de viviendas, con su piscina. Piscina que era posible ver desde el exterior. Y me volví a cagar. ¡Con el calor que hacía! En fin… Hice una compra amplia en el establecimiento ante la duda de qué querrían tomar (patatas varias, chucherías, bizcocho, zumo y té), y volví de vuelta por el mismo camino.

Así, como os narró Andrea, tomamos algo, entre risas con los masmelos imposibles para Dolores Lorenzo o con el té. Delfina, por su parte, no escatimó en críticas (siempre desde el cariño) a mis dos compañeras, a una por llevar unos pantalones apretados y a la otra por llevarlos rotos. Después de charlar un rato con ellas, cuando nos quedaba poco tiempo de actividad, para recoger e irnos, la residente natural de Teo se sacó unas cartas de la manga…

CONTINUARÁ

Barreiro Manzano, Óscar S1D T1C

Posted on 2 Maio, 2013, in Posts individuais and tagged . Bookmark the permalink. 1 comentario.

  1. Beatriz Alonso

    He esbozado una sonrisa al leer “quieres dulce o salado”? Como siempre muy atento a que la gente disfrute a su lado, en este caso, de una mañana amena.He visto la compra. Y sí. Había dulce y salado. A las señoras les flipó el té verde del mercadona. Ni gota dejaron. Pude apropiarme de unos bizcochos y unas patatillas que me comí a su salud.
    En este post se advierte un Óscar amable y con un estilo en la escrita que como siempre digo, me maravilla.
    Esta claro que vuestra experiencia en Volta do Castro ha sido muy satisfactoria y mira, ya teneis batallitas que contar a vuestros nietos…

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: