Ciclo envolvente

Engaños, pasiones, secretos, racismo, lucha… Estos son unos de los muchos temas que se fueron tocando a lo largo del ciclo de cine al que asistimos en estas últimas semanas.
In the mood of love se desenvuelve en un escenario oriental años atrás. Es difícil dar una descripción de la forma en la que se desarrollan los personajes si no tienes un gran conocimiento de su cultura. En primer lugar la comunicación es un hecho realmente relevante en esta película dado que los protagonistas alquilan una habitación en dos casas vecinas. Observamos aquí un punto de comunicación importante entre los dueños de las casas y los alquilados. A pesar de la comunicación entre ellos llega un punto de la película donde el engaño y la pasión salen a la luz, y donde la comunicación entre dueños y alquilados pasa a otro plano. En un primer momentos nos encontramos con dos matrimonios en el que el hombre de uno y la mujer de otro se encuentran totalmente ausente, y los otros dos protagonistas se convierten en cuatro personajes a la vez. Ellos representan la lujuria y el engaño a la vez que se convierten en víctimas del teatro que se está a desarrollar. ¿Aprendizajes, símiles? No sabría qué decir. Vivimos en una sociedad en la que el engaño está mal visto, con engaño me refiero al engaño sentimental, pero sinceramente yo soy de las que piensan que el dolor sentimental viene marcado por la sociedad. Si viviéramos en una sociedad en la que el engaño se viera con distintos ojos, ese dolor sería inexistente. La enseñanza que puedo sacar es que es la sociedad, la forma de comunicarse y nuestro modelo de ciudadanía los que pactan nuestras risas, dolores y enfados. En los apuntes Mata dice que “El ciudadano reclama del comunicador la mediación de un conocimiento que haga transparente las relaciones que constituyen la sociedad donde viven, es decir, que los comunicadores deben asumir su papel en la construcción del espacio público”. Su papel en la construcción del espacio público, es decir, que cada uno tiene su papel en el ámbito de la ciudadanía, el papel de los protagonistas de esta película es de víctimas, desde el punto de vista de esta sociedad, porque es ella quien los etiqueta como tal. Es en este punto donde me gustaría saltar a la película Gente di Roma, aquí encontramos un punto donde se sube un supuesto periodista al bus y dialoga con un viajero, ellos empiezan a hablar y el periodista le explica lo distinta que es Roma de otras ciudades europeas como Madrid o París, Roma es la ciudad de la comunicación y el respeto un negro en cualquier otra parte seguiría siendo un negro, sin embargo en Roma es un romano. Cabría pararse un segundo a analizar esta película en cuanto al ámbito de comunicación, es decir, a pesar de lo que dice el periodista un negro sigue siendo un negro a los ojos de aquel que así lo ve (véase el ejemplo del camarero que echa al negro de su bar por ser de color). Me reitero en decir que el problema de los conflictos está en el papel que adoptamos los ciudadanos dentro de la sociedad.
A modo de conclusión dentro de un ámbito periodístico solo podría destacar lo diferente que se ven las cosas dependiendo de la perspectiva en que se mire o dependiendo de quién lo mire, como bien dije antes un negro seguirá siendo negro a los ojos de quien así lo ve por mucho que yo lo disfrace, lo mismo que un romano seguirá siendo un romano, un asesino un asesino, y un infiel un infiel.

Fiaño Real, Noemí T4C S2E

Posted on 6 Maio, 2013, in Documentos and tagged . Bookmark the permalink. Deixar un comentario.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: