DESEANDO AMAR

In the mood for love o Deseando amar, dos títulos para un drama romántico de apariencia sencilla pero con una gran carga de contenidos y mensajes ocultos tras la historia de amor de los protagonistas, la señora Chang y el señor Chow.

Para meternos en contexto, los protagonistas alquilan una habitación en la misma vecindad donde viven con sus respectivas parejas. El problema es que pasan los días y sus cónyuges, casualmente de viaje a la vez no vuelven. Sumidos en la soledad empiezan a tratarse cada vez más a menudo e  para acabar descubriendo que sus parejas están juntas en el mismo sitio. A grandes rasgos y sin profundizar este sería el argumento de esta película china.

La señora Chang y el señor Chow viven en una comunidad de vecinos muy abierta en el sentido de que todos conviven unos con otros en espacios comunes: comen juntos, juegan a las cartas juntos etc. A la gente de la vecindad le gusta hablar mucho, a veces de mas, y, aunque al principio esto no tiene por qué suponerles un problema a los protagonistas, finalmente, el que dirán o pensarán  sus propios vecinos los lleva a situaciones que en la actualidad nos parecerían subreales. La gente, los prejuicios, las convenciones sociales establecidas en el Hong Kng de 1962  priman por encima de los intereses y necesidades de los protagonistas. Hablamos de una sociedad oriental que, si aún a día de hoy tienen una mentalidad bastante atrasada para algunos aspectos de la vida cotidiana, en la década de los sesenta parece que más todavía. Hay una falta de desarrollo en ciertos aspectos de estas sociedades en el sentido de que, por lo general ,siguen siendo a veces demasiado machistas o incluso conservadoras o tradicionalistas. Si en España, por ejemplo, se diera este mismo caso, la señora Chang y el señor Chow habrían acabado juntos si en verdad era lo que deseaban. Engañar está mal, eso nadie lo discute, pero si sus parejas han decidido que han encontrado el amor con otro, el que dirá la gente no es motivo para mantenerse a su lado.

Aunque en un primer momento, los protagonistas se muestran reacios a mantener cualquier tipo de relación , en especial la señora Chang, que parece muy preocupada por las apariencias, lo cierto es que la necesidad los lleva a ello. La soledad, la necesidad de comunicar, de compartir una experiencia en este caso además común, es lo que lleva a estos dos personajes a acabar necesitándose tanto el uno a otro, y es que nadie más entiende lo que están pasando ellos. Llega a un grado de comunicación de total sinceridad, de mostrar sus sentimientos sin pudor, de llorar si es necesario. Incluso da la sensación de que al final se necesitan para salir adelante de este bache. Sin embargo, las creencias de ella, que no está dispuesta a dejar a su marido ni a pesar del engaño ni a pesar de haber encontrado a un compañero mejor, hace que la relación se rompa. Es otra historia en la que, a pesar de la conexión especial entre los protagonistas, los prejuicios ganan la batalla.

Varela Betolaza, Paula T8B S3E

Posted on 6 Maio, 2013, in Posts individuais and tagged . Bookmark the permalink. Deixar un comentario.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: