Dos películas en dos lugares con múltiples historias

Relacionar una película con otra no tendría que ser algo tan complicado viendo la similitud de los escenarios, pero, si nos paramos detenidamente a reflexionar y recordar los hechos en los que se desenvolvía cada historia la cosa empieza a coger algo de sentido para facilitarnos la comprensión.

 In the mood for love, se nos muestra el escenario de Hong Kong en los años 60. Dos matrimonios diferentes que viven la misma situación.  En uno, la mujer trabaja en una oficina mientras su marido viaja mucho. En el otro, al revés. La mujer viaja y el hombre se queda solo en casa cuando no tiene que trabajar. Ambos matrimonios alquilan una vivienda en el mismo edificio aunque, sin darse cuenta, a estos dos personajes solitarios que se quedan en sus casas esperando por sus cónyuges en verdad los une algo mucho más fuerte: sus respectivas parejas mantienen una aventura entre sí, es decir, ambos son engañados por el ser que más quieren. A pesar de que ambos siguen itinerarios y rumbos distintos, al final el destino y las casualidades terminan por unirlos y hacer que se den cuenta de lo que realmente ocurre con sus parejas, mientras se hacen compañía mutuamente.

Así, con los millones de habitantes que tiene Roma, en la película Gente di Roma se han seleccionado esas historias de la misma forma que podrían ser muchas otras. La película nos permite comparar la misma ciudad vista desde diferentes puntos de vista y situaciones. Por ejemplo, la vida desde la perspectiva de unos hombres que acaban de perder su trabajo frente a la de otros que se encuentran realizándolo; los pensamientos de un abuelo que será  internado en una residencia para ancianos frente a otro que va a comer con todos sus hijos y nietos… Múltiples edades y múltiples puntos de vista que nos ayudan a replantearnos y darnos cuenta de la visión que tenemos nosotros del mundo y la visión que pueden tener los demás de nosotros mismos, solo por las apariencias sin profundizar demasiado en los temas.

Unos pueden opinar desde su casa, otros desde el autobús, su propio coche o mismo en plena calle… aunque hablemos de una misma historia, cada persona siempre aporta una versión personal diferente. De la misma forma ocurre en In the mood for love, desde fuera los vecinos al ver a los dos protagonistas juntos pueden malinterpretar la situación y llegar a pensar que son ellos los infieles cuando, en realidad, la cosa es bien diferente a como lo vemos. En ambas películas se percibe la misma idea: aunque no nos conozcamos, tenemos mucho más en común de lo que pensamos.

Dopico Santamariña, Paula T3C S1A

Posted on 6 Maio, 2013, in Posts individuais and tagged . Bookmark the permalink. Deixar un comentario.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: