Mentiras, asesinatos y robos

Mentiras, asesinatos, falsedad, robos… Así es Following, una película que ya desde un principio comienza de una forma extraña. Nuestro protagonista es un escritor, o amago de escritor, que se obsesiona con seguir a las personas, con tal mala suerte que acaba siguiendo al sujeto equivocado, Cobb.
La película se desenvuelve en un ambiente de tensión constante, desde un principio se prevé que algo va a pasar, pero nunca te esperas ese final. Cobb es, lo que se podría decir, una buena persona, iluso, sensible, vive en su mundo… y conoce a Cobb. En un primer momento Cobb es una persona que te envuelve, incluso te fascina tanto lo que hace como su forma de ser y vivir, pero será a medida que la película avance cuando veamos su lado más oscuro. En cuanto a la mujer, no es más que una pobre víctima de si misma que confía en quien no debió, Cobb.
Lo que más me llamó la atención de la película es la forma en que Cobb analiza a las personas, las conoce por cómo viven, por lo que tiene, y por lo que desean, lo que me lleva a pensar lo predecibles que somos. Nuestra forma de vivir no parece más que el relejo de no somos más que clones, todos solemos vivir de la misma manera, optamos a un trabajo, un marido, una familia, y a vivir feliz hasta morir pero, ¿Qué me decís de aquellas personas que optan por una vida distinta? Nuestro protagonista parece ser una persona solitaria, que busca abrirse paso de una manera distinta en el mundo de la escritura, y es eso precisamente lo que lo convierte en la víctima perfecta, su “rareza”.
Otra de las situaciones, que a mi forma de ver hay que pararse, es la realidad de que todos utilizamos a la mayoría de las personas por conveniencia. La mujer utiliza al protagonista y Cobb utiliza a la mujer, una cadena de la que parece que no podremos salir nunca. Este tema me remonta al periodismo, una de las carreras más competitivas. Los periodistas son competitivos en su trabajo, siempre buscan el mejor momento, el ser únicos en todo su trabajo, y hasta buscan ser los mejores en la carrera. Esto debería llevarnos a replantearnos qué tipo de personas queremos ser, que tipo de vida queremos llevar, y a cuantas personas vamos a utilizar.
Esta película, a diferencia de las otras dos del ciclo del cine, me ha parecido más interesante, toca el tema de la forma de vivir de las personas, del egoísmo, de cómo utilizamos a la gente para nuestra conveniencia, pero desde una perspectiva diferente. Al margen de todo esto me parece impresionante con que poco se puede lograr mucho.

Posted on 6 Maio, 2013, in Posts individuais and tagged . Bookmark the permalink. 1 comentario.

  1. Lucía García Botana (coordinadora)

    Noemí, lembra xustificar o texto e poñer o teu localizador ao final do mesmo.

    Gracias.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: