Daily Archives: 7 Maio, 2013

ROMPENDO ITINERARIOS

Falar de itinerarios reglados, aqueles que organizamos polo miúdo e nos que temos marcados todos os nosos movementos controlados, faime pensar nas posibles cousas que nos levan a rompelos, porque sinceramente, por moito que teñas un itinerario reglado – sexa imposto ou non – rematas por rompelo aínda que sexa soamente cunha diferencia dun minuto. E aí é onde entra o destino. Eu creo no destino e penso que está bastante presente tanto no filme de “Following” como no de “El hombre de al lado”.

Existe algo que nos une aos demais, o destino, ese punto intermedio no que as nosas vidas se cruzan aparentemente ao azar. ¿Que chegaría a pasar se Bill non perseguise a Cobb? ¿E se Víctor non necesitara coller “raxitos” de sol e non molestara a Leonardo? Quizais cando entraran a roubar na casa deste non habería ningúen ao outro lado para salvar a filla. ¿En que momento das nosas vidas as persoas que nos atopamos polo camiño pasan a ser fundamentais? Todo o mundo pensou nalgún momento algo parecido sobre todo cando nos pasan cousas malas e queremos voltar cara atrás: se non saíra da casa non chocaría co coche, se non fóra ao banco non estaría presente no roubo e mil e unha historias máis.

Ao fin e ao cabo, aquí entra outro punto bastante importante que aparece tanto nas películas e que tamén se deixa ver nas nosas vidas. Ben coñecido é por todos o refrán de “dime con quen andas e direiche quen eres”, algo que nos di que as nosas compañías afectan nas nosas vidas máis do que nós pensamos. ¿Por que as nosas compañías son as que son?

Unha última cousa que repuntar, estou falando de como vemos aos demáis e como esa relación incide na nosa vida, pero ¿que hai de nós? Cremos que somos unha persoa pero a visión dos demás non nos describe exactamente como o fai o noso ego. Non somos o que cremos ser, somos o que os demais ven que somos. ¿Quen somos en realidade?

Salgado Rey, Cristina T7A S3E

Rutinas y apariencias

Following, In the Mood for Love y Gente di Roma tienen como elemento estructurador de sus historias el itinerario, y sobre todo la rutina. Una rutina que se rompe, por propia decisión de sus protagonistas, o bien por encuentros fortuitos, que posteriormente modifican el propio itinerario de las personas.

En Following vemos a Bill, un escritor en paro, que busca la inspiración que le falta en la calle. Todos los días sigue a una persona diferente, elegida al azar, y su itinerario se rige por dos normas: nunca seguirla dos veces, y no establecer contacto con ella. Llegados a este punto, el itinerario del protagonista se rompe, en primer lugar, cuando él mismo decide romper su primera norma, de lo que se deriva su encuentro con Cobb.

Los itinerarios de In the Mood for Love son constantes y repetitivos: vemos a los protagonistas repetir una rutina diaria, con cambios que sólo se producen con los encuentros que hay entre ellos, y durante los mismos. De puertas para afuera, todo sigue como debe ser.

Gente di Roma es quizás la película que es un punto y aparte, ya que el itinerario no lo marcan los propios personajes, sino la línea de bus que nos muestra diferentes aspectos de una misma ciudad, múltiples  perspectivas que se unen en un mismo recorrido.

De Certeau habla de procedimientos de “engaño” en la práctica popular cotidiana. El “engaño” usado en todas estas películas es la apariencia, las personas aparentan ser lo que no son. Cobb aparenta ser un hombre de negocios; Chow y Su aparentan ser felices en sus respectivos matrimonios; el dueño del bar que a primera vista es tolerante con los inmigrantes, el hombre que aparenta delante de su mujer que aún conserva su trabajo…

Díaz Parada, Olalla T3B S1F

Grazas!

Comunicación Interpersoal e Comunitaria, ano 2013 – Créditos finais:

Grazas a todos!

TODA PUBLICIDAD ES VÁLIDA

Desde hace algún tiempo, la publicidad está dando muchos cambios, hasta llegar al punto de que hasta una mala publicidad puede llegar a ser el mejor de los cebos, y en muchos momentos,  se puede llegar a buscar la publicidad gratuita, siendo buena o mala, con el único objetivo de darse a conocer por las zonas de más difícil acceso desde el punto que se encuentra.

Hace pocos días, salía en las noticias el caso de un chico de Arabia Saudí, al cual echaron del país por ser demasiado guapo, Omar Borkan Al Gala, fotógrafo de profesión y con su estudio situado en Dubai, es el protagonista  y afectado por esta noticia. Desde que se dio a conocer el hecho, en las redes sociales se disparó su popularidad, y se prevé que su negocio también se vea afectado por “el gran problema de su belleza”, las ventas y el interés mediático por este chico se multiplicó por una cantidad muy elevada.

Lo que es difícil de entender es que en este hecho se encontraban relacionados otros tres chichos que, al igual que a Omar, los echaron del país por ser demasiados guapos, pero en prensa nada más que Omar encontró su pequeño hueco como protagonista, y también es de especial mención que es el único que porta negocio propio y con aspiraciones, según comentarios hechos por personas presuntamente del entorno, de poder llegar a trabajar en algún medio audiovisual.

Este tipo de publicidad gratuita y polémica, puedo observar que es muy utilizada por según qué personajes aliados a la televisión actual, que prefieren ser protagonistas en hechos de mala reputación que pasar desapercibidos sin suscitar algún tipo de interés mediático.

Por esto yo me pregunto hasta qué punto es rentable este tipo de publicidad, es cierto que sale totalmente gratis, pero en algún momento de sus vidas les puede pasar algún tipo de factura.

Ramos Pena, Diego T0A S4A

O que segue a mover o mundo

Gira, il mondo gira, nello spazio senza fine, con gli amori appena nati, con gli amori già finiti, con la gioia e col dolore della gente come me… 

O amor segue a mover os destinos do xénero humano. O amor que esvaece,  que se arrefría coas ausencias, que tímidamente busca acubillo onde abeirarse e remata por atopalo nun lugar prohibido. O Sr. Chow e a Sra. Lizhen atrapados por ese idilio clandestino e namorados ata os osos. Como lle poden explicar esa situación ás súas respectivas parellas? Como se pode confesar o inconfesable? Sorprende que sinxelo pode resultar para outras persoas, unha simple chamada de teléfono e punto. Xa está feito,  a vida continúa, e sempre se abre camiño. Se cadra o traballador despedido precisase tamén un amigo decidido que lle dese a noticia á súa esposa: “Votárono do traballo e  está sumido na máis profunda angustia”, o camiño máis curto é o da sinceridade, aínda que as veces semelle “sincericidio”. A estratexia é que non hai tal, so hai verdade, e iso ninguén o pode rexeitar, e xa sabemos que doe. As veces as tácticas poden resultan patéticas, pero o que conta é o intento de establecer unha posible comunicación, un encontro, unha relación que nos permita aportar e recibir aprecio. A clave pode ser o xesto de afecto que lle prodiga un indixente ao seu colega de fatigas, a comida que con amor lle prepara a Sra. Lizhen ao veciño obxecto do seu desexo, ou esa tímida invitación dun pasaxeiro á condutora do autobus que ela rexeita sen piedade ningunha. Non importa o resultado, senón o feito de tentar establecer ese vínculo, que poderá ser fugaz ou non. Isto deberíanos contentar en si mesmo e facernos entender que a felicidade se agocha no camiño percorrido e que tarde ou cedo dará os seus froitos. A pesar da diversidade que ofrecen os universos humanos, en diferentes culturas, en diferentes escenarios, cada cal cos seus intereses particulares e coas súas realidades, resulta sorprendente observar o moito que temos en común. As veces eses itinerarios vitais trazámolos por vontade propia, outras conducidos polo fluxo social, profesional ou familiar, pero  en esencia todos conflúen inevitablemente nunha mesma busca, o que segue a mover o mundo.

Aguado Taboada, Maika T1A S1F

Tres películas, tres tramas y tres ritmos

Tres películas, tres tramas y tres ritmos. Nos detendremos en este post en el último de los conceptos. En la película In the mood for love los itinerarios de los personajes se repiten durante toda la película y los encuentros son totalmente previsibles y constantes; lo opuesto lo encontramos en Gente di Rome, donde los encuentros son fortuitos, espontáneos y sorprendentes, mientras que los itinerarios de los personajes se entrecruzan sin repetirse de forma monótona y pautada. Así pues, mientras In the mood for love es una película con una estructura muy rígida, Gente di Rome es un filme muy dinámico en el que se suceden diversas historias sin un vínculo definido entre ellas, lo que obliga a estar más atento al espectador.

Con respecto a Following, creo que el itinerario de los personajes principales son los más complejos, ya que están marcados por las evoluciones de los personajes.

Por último, considero que el hermetismo de los itinerarios de In the mood for love provoca que las situación en la que se suceden las diferentes escenas se repita y el contexto de los personajes (circunstancias, ambiente que les rodea…) apenas cambie. Sin embargo, en Gente di Rome las situaciones que se suceden son muy variopintas y el contexto cambia en cada escena, pues la idiosincrasia de cada personaje provoca que el contexto sea muy dispar de unas escenas a otras. En esta película no hay una progresión lenta del personaje que propicie ligeros cambios de contexto, sino cambios abruptos, al tratarse de escenas tan inconexas entre sí.

De todos modos, la situación en la que tiene lugar la acción marca en todos los casos la forma de comportarse de los personaje, construyendo el contexto de cada uno, y el contexto en el que se mueven es el que propicia las diferentes situaciones que los personajes viven en cada filme. Esta idea es extrapolable a la vida real, donde cada vivencia marcará nuestra forma de ser, y nuestra forma de ser nos conducirá a determinadas vivencias.

Costoya Rodríguez, Adriana   T2A S1D

Gente di Roma

Gente di Roma, una película que nos narra diferentes historias que ocurren en la Ciudad eterna, en la que tenemos la oportunidad de conocer a personas de diferentes nacionalidades, con diferentes problemas, diferentes relaciones y, finalmente, con diferentes modos de intercambio comunicativo.
Scola retrata en esta película los lugares más recónditos de Roma contando la vida de varias personas: Un camarero racista, personas con alzheimer, una niña sin amigos con los que jugar en el colegio, un periodista que entra en un bus y comienza a hablar con el hombre que está a su lado, etc. Todas estas personas, muy distintas unas de otras, son modelos de los diferentes tipos de relación comunicativa. Así nos encontramos al camarero que echa a un hombre negro de su bar, una pareja de chicas que se comunican en una fiesta tan sólo con la mirada, una niña pequeña con problemas de comunicación con sus compañeros o algo tan simple como una pareja en la que el hombre se ha quedado sin trabajo.
En Gente di Roma, por lo tanto, nos encontramos con algunos de los aspectos que todavía tienen que cambiar en nuestra sociedad, como el racismo o la desconfianza. En un proceso comunicativo tendrían que dejarse de lado los prejuicios para intentar conocer y comprender a las personas y así, enriquecerse de diferentes culturas.

Fernández Martínez, Lara T3A S2B

In the mood for love

Caminan juntos durante toda la película. Se conocen, se saludan, se prestan libros, dialogan en el descansillo. Comen juntos en un restaurante y descubren la verdad.

Entonces comienzan a hablar. Hablan para deshacer el nudo en la boca del estómago;  en solo un fotograma los cimientos de sus vidas se han desplomado.

Poco más tarde, ya se necesitan. Nadie puede verlos juntos (he aquí el itinerario voluntario entrando en conflicto con el itinerario impuesto). Ella baja los escalones contoneándose como una geisha. Él la mira deseando su respiración. Pero no sucede nada, se cruzan mientras se clavan los ojos.

El silencio lo inunda todo. El guión de las palabras que nunca se atrevieron a pronunciar. Se sientan frente a frente y actúan con otros roles; intentan encontrar el por qué. Solo así podrán continuar con sus vidas, solo si descubren el modus operandi de la traición. El problema es que  son ellos los que han sido traicionados. Juegan a ser los malos de la película, pero en el fondo son conscientes de que ese no es el papel que les ha tocado jugar. Si fuesen valientes se besarían en el marco de la puerta del apartamento donde vive ella. Pero la comunidad no se lo perdonaría, una mujer casada debe esperar pacientemente a su marido. Aunque su marido esté con otra. ¿Y él? Dobla turnos para no tener que pensar.

La atmósfera inundada del temible stand-by de aquellos que se quedan estáticos en una posición; ninguno de los dos tiene valor para continuar.

Y él le da al play y se va.

Cid González, Xiana T2C S1G

NON COÑECEMOS NADA DOS DEMAIS

Unha das cousas que me fixo reflexionar tanto na película de “Following” como a de “El hombre de al lado” é que non coñecemos para nada aos demais, nin tan sequera aos que nos rodean e cremos sabelo todo deles.

Nos dous filmes amósase esa curiosidade por saber quen é outro, a que se dedica e que fai. É, simplemente, curiosidade. A curiosidade que debe de existir nun xornalista. Supoño que todo o mundo se sentíu un pouco identificado con ambas películas, é o que sucede ao vivir en comunidade, sempre hai alguén ao outro lado que nos produce ese sentimento de querer sabelo todo acerca del. No caso de “Following” ocórreme algo parecido que o sentimento que embarca a Bill ao principio de comezar a seguir a xente aínda que non o levo tan aló, simplemente me gusta sentarme nun banco e observar como pasan as persoas diante miña, cada unha delas coas súas vidas; neste caso, eu non me poño a seguilas para averiguar a donde van ou que comen pero si que o imaxino. Sen embargo, en “El hombre de al lado” as vidas dos personaxes principais crúzanse debido aos intereses opostos dos mesmos que recae na típica discusión entre veciños.

Non coñecemos absolutamente nada das persoas que nos rodean e moitas veces contamos con prexuízos que poden ser acertados ou non. Persoalmente creo que a confianza plena na outra persona nunca se acaba de ter porque ignoramos o máis importante que non é o que se ve, senón o que a outra persoa está a pensar. Da a casualidade de que as mentes máis asombrosas, meticulosas e observadoras que os asesinos en serie e os psicópatas e a realidade dinos que nunca vamos a desconfiar dos que realmente son os culpables… ata que nos abren os ollos. Porque as relacións cos demais parecen basadas todas neste feito: un non sabe quen é realmente o outro, por moito que creamos coñecelo, ata que che quitan a venda.

Salgado Rey, Cristina T7A S3E

In the Mood for Meeting (2/2)

Pero ―lo que quizá me parezca más interesante de lo poco común entre estas películas, y a lo que hacía referencia al principio―, en cuanto a relación entre la libertad y la comunicación dentro de las relaciones personales, en las tres se percibe individualismo en cierto grado, siempre dependiente del entorno cultural del que proceden los personajes. La propiedad sobre la propia persona y la protección de los sentimientos son factores muy notables en los tres casos, por temor las consecuencias que supondría para los personajes el ceder ante la empatía.

Estas consecuencias son impredecibles, pero cada personaje las intenta prever y actúa en consecuencia. En In the Mood for Love, teniendo en cuenta el entorno tan constrictor en el que se desarrolla la película, los personajes consideran que los resultados serán perjudiciales para su imagen y para la estabilidad de sus vidas y de sus allegados, y no ceden ante sus deseos de abrirse, incluso cuando es obvio que ambos desean estar juntos. La libertad, al mismo tiempo, juega un papel importante en In the Mood for Love. No hay nada que coarte a los protagonistas a dar rienda suelta a su atracción. El libre albedrío sigue ahí, a pesar de las convenciones sociales. Las convenciones no son una pistola en la sien, no son un vecino asomado a la ventana amenazando con gesto demente, sólo son preferencias de adecuación a la norma, por evitar la marginación o conservar una imagen. Nada se lo impide, excepto ellos mismos, y ésta es una barrera tan sólida como cualquier coacción.

En El Hombre de al Lado el personaje narrador, Leonardo, no cede por desconfianza, miedo y por su fuerte defensa de la privacidad; su vecino no duda en mostrarse tal y como es, pero la incompatibilidad de su carácter abierto con el recelo de Leonardo juegan en su contra para proyectar una imagen de sí mismo como una amenaza para Leonardo durante toda la narración. En Following, por su parte, el narrador sí flaquea, por ingenuidad, abrumado por el carisma de su socio, pero, éste, el antagonista, desarrolla una sólida coraza disfrazada de transparencia para lograr sus fines.

follow3-thumb-510x382-22953

El abandono de esta sobreprotección de la propia persona, que deriva en escasez de comunicación, puede traer ventajas y desventajas, algo positivo como en la película, o no, relación que surge de la coacción. Ciertamente, nada garantiza que una relación surgida de la libertad vaya a ser satisfactoria, ni que otra cuyo origen se encuentre en la coacción, como en el caso de El Hombre de al Lado, vaya a ser negativa, aunque, desde mi perspectiva personal, ésta última opción tiene más posibilidades de obtener ese resultado.

En síntesis, a pesar de diferir enormemente en casi todos los ámbitos ―género, trama, fotografía, banda sonora, interpretaciones, montaje, público, etc.― se hallan trazos comunes dentro del contenido, en el ámbito comunicativo. Mientras dos de ellas proyectan consecuencias positivas de la comunicación, otra ―Following―, revela los riesgos del uso ingenuo de ésta. Y el conocimiento de todos estos contrastes en los comportamientos, los fines y los deseos humanos es interesante, obviamente, en el sentido periodístico, siendo ésta una profesión artística pero, eminentemente, social y comunicativa.

Garea Albarrán, Martina S2D T4B

In the Mood for Meeting (1/2)

Lo primero que debería llamar la atención en el análisis de los elementos y recorridos comunes en estas tres narraciones es la influencia que el entorno, la situación cultural y el desarrollo de las sociedades ejercen sobre los acercamientos comunicativos de los personajes.

El hombre de al lado

Cada personaje está fuertemente marcado por una presión interna, de motivaciones personales, principios y prioridades ―que luego trataré más extensamente― que condicionan sus actos, pero es notable, a primera vista, la enorme influencia del medio en el que se mueven. Mientras que en In the Mood for Love, la estricta moral oriental y las rígidas cadenas de las convenciones sociales atan a sus protagonistas ―hasta el punto de que éstos tienen esos factores culturales externos interiorizados, y no llegan a vencerlos―, en Following, en un entorno urbano, hostil y de incomunicación, todos los personajes deben actuar por sí solos y valorar, errando muchas veces, el grado de confianza que deben ofrecer a los demás. Del mismo modo, en El Hombre de al Lado, la forma de vida de la ciudad impulsa a sus habitantes a tener, mayoritariamente, una postura desconfiada y de hermetismo con respecto a los desconocidos ―y también a los propios allegados, v.g.: la mujer y la hija de Leonardo, encerradas en sí mismas, y Leonardo incapaz de establecer lazos―, llegando a la hostilidad.

(1/2)

Garea Albarrán, Martina S2D T4B

Ciclo de Cine (2): Desapercibidos

En mi primer post del ciclo de cine intenté dibujar, de una forma más o menos acertada, los roles y las motivaciones de las personas a la hora de actuar. Pero, estas tres películas, Gente di Roma, Following e In the Mood for Love, también han suscitado en mí otras reflexiones.

Una de ellas es la creencia de que las tres destacan aspectos sociales que, pese al paso del tiempo, siguen estando muy candentes.  La primera avanza en modo pastiche para así mostrarnos las crudezas que a la gente de la calle le ocurren a diario, la segunda muestra, en mi opinión y entre otras muchas cosas, la importancia de una justicia que garantice la presunción de inocencia, aunque en el caso del personaje no de todos sus actos, y la tercera el drama de una vida inoperante bajo la sombra de un matrimonio muerto.

Me sorprende en los tres casos la eficacia con la que se plantean estos problemas. Además, creo que el cine es una excelente forma de comunicación social puesto que nos muestra, desde la imagen, que es aquello en lo que más creemos, problemas que nos pasarían desapercibidos en nuestra vida diaria.  Por esto, quería destacar la importancia de ver el cine como un agente de reflexión en el que podamos apoyar nuestras opiniones. El  cine forma, en una gran medida, la opinión pública y su trayectoria documental bien nos podría servir para escribir, sin ningún conocimiento previo, la historia de la humanidad.

Lorenzo Pérez, Adrián S2D T5A

Ciclo Cine (1) : Barreras Sociales

Las tres películas que he visto, Gente di Roma, Following e In the Mood for Love, son un buen ejemplo de cómo desde el cine se puede analizar la vida y los estigmas presentes en toda sociedad.  Todas derriban prejuicios y siembran en el espectador la duda de si los estereotipos que tenemos son reales o impuestos.  Esto nos lleva también a analizar de qué forma  nos comportamos con los demás según su aspecto y apariencia.

Así pues, debemos indagar en los roles sociales que los personajes de cada película muestran. En Gente di Roma, la gran abundancia de personajes hace que el espectador se quede con una visión global de la ciudad eterna. En entorno no es un agente pasivo que nos lleva a  contemplar la vida de un puñado de protagonistas, es la ciudad y su vida cotidiana la que hace la historia. Tanto en  In the Mood for Love, como en Following son, al contrario, los personajes quienes muestran cómo funciona la sociedad desde sus posturas. Es decir, pasan a ser los sujetos activos de la comunicación social al desempeñar unos roles determinados. Estos roles giran, entre el miedo al escándalo del adulterio a la conversión en una persona delictiva por los actos de otra. Son dos ejemplos que nos llevan a cuestionar porqué la comunidad juzga el amor de dos personas, sin saber de sus dichas, o porqué una persona es considerada un delincuente cuando solamente es una víctima más.

Me parece muy interesante rescatar estos conceptos puesto que, en nuestra vida cotidiana, nos quedamos con lo que nuestros ojos ven de las personas pero no llegamos más allá, donde sólo el yo interior conoce las motivaciones de una persona en sus actos.

Lorenzo Pérez, Adrián S2D T5A

Ciclo de cine [II]

In the mood of love, esa película que muchos aún no lograron entender, esa en la que todos llegamos a odiar (aunque solo fuera por un instante) esa canción que decía: “aquellos ojos verdes de mirada serena”. Esa película que, finalmente, recordamos con cierto cariño. Nos trasladamos en esta ocasión a Hong Kong, esta vez para analizar una historia bien diferente. De nuevo, aparecen tan solo unos pocos personajes formando parte de una comunidad de vecinos. La película se centra, sin embargo, en la acción de dos personajes. Dos personajes cuya relación irá evolucionando a medida que transcurren los minutos, así como las desgracias que los unen de forma inexorable. En un primer momento, su relación versa única y exclusivamente en la cordialidad y el convencionalismo. El conflicto comienza cuando los protagonistas descubren que sus respectivas parejas mantienen una relación extramatrimonial. Será entonces cuando su relación se desarrolle, pasando por consolidad una amistad y terminando en un bonito romance.

Por último, una visión de Roma completamente diferente es la que aparece en la película Gente di Roma. Una serie de secuencias y escenas, en mi opinión algo desordenadas, se nos van apareciendo. En ellas, podemos ver una gran cantidad de personajes desarrollando su rutina diaria. En cierto modo, la película trata de las relaciones personales que se llevan a cabo en una gran ciudad, Roma en este caso.

Como se ya se ha dicho a lo largo de este post, el punto en común son las relaciones personales, que de una forma u otra, se van desarrollando a lo largo de las pelis. En ocasiones, no somos conscientes de lo dependientes que llegamos a ser del resto de individuos, y nos olvidamos de que realmente no existe un límite claro y definido entre unos y otros.  Cada historia presenta un itinerario totalmente diferente y sin embargo, todos se nos antojan similares. Así, ya sea en un pueblo más bien pequeño o en una gran ciudad, nuestros itinerarios coinciden con el de muchas otras personas. Y nuestros actos y comportamientos, afectan al resto de gente que nos rodea.

Pablo Sánchez, Natalia T6C S2F

Ciclo de cine [I]

Londres, Hong Kong y Roma. Tres ciudades aparentemente distintas que, sin embargo, esconden tras de sí una serie de situaciones bastante similares. Similares entre ellas y similares igualmente, a nuestras propias vidas. Estas últimas semanas, dedicamos parte de nuestras clases a la proyección de una serie de películas: Following, In the mood for love y Gente de Roma.

¿Punto en común? Las relaciones personales. Tres películas diferentes tratan sin lugar a dudas el mismo tema. Eso sí, a través de diferentes visiones que a continuación analizaremos.

Following comienza tímidamente presentándonos a los tres personajes que conformarán la historia. Y digo tímidamente, porque a lo largo de la película estos personajes irán evolucionando, y lo que en un primer momento se convierte en una trama intrigante, termina por ser una historia con final inteligible. Podríamos decir que el tema sobre el que versa la película, no es otra cosa que las rutinas. En este sentido, podemos sentirnos incluso identificados con el protagonista de la película, Bill, quien lleva a cabo una rutina diaria que mantiene de forma puntillosa. Como Bill, todos nosotros vivimos en una especie de rutina diaria, y aunque en un primer momento no prestamos atención a esas pequeñas cosas que forman parte del día a día, si algo o alguien altera dicha rutina, perturba directamente nuestra vida. La rutina de Bill, como la de muchos, se nos antoja extraña, y la verdad es que no es para menos. Bill es un joven escritor que un día decide seguir a gente para ver qué pasa. Esa extraña costumbre se ve interrumpida con la aparición de un segundo personaje, Cobb, quien le propone llevar a cabo una serie de hurtos.  En este punto, se rompe por primera vez la rutina de Bill, ya que con la aparición de un segundo personaje, las rutinas de ambos se convierten en una sola. Cuando parece que el pescado ya está vendido, aparece un tercer y último personaje, una chica rubia que determinará definitivamente el rumbo de la historia.

Pablo Sánchez, Natalia T6C S2F

El hombre de al lado

“O home do lado” é Víctor, un veciño que trastorna a tranquilidade dunha familia próspera de Arxentina por construír unha ventá. O pai de familia que vive na casa contigua está empeñado en evitar, custe o que custe, a construción desa fiestra que provocará a violación da súa intimidade.

Víctor, intenta trabar amizade con Leonardo, o pai de familia, mais este comeza a profesarlle un odio irracional que utiliza como vía de escape dos seus problemas familiares. Estes dous personaxes son radicalmente distintos. Víctor é caótico, humilde e temperamental mentres que Leonardo está sumido na rutina e é vaidoso e elitista.

Os diferentes encontros que manteñen os personaxes na casa do protagonista, no coche de Víctor, nunha cantina e nos corredoiros do edificio sérvenlles para negociar a conveniencia de facer a ventá ou gardar a intimidade da familia de Leonardo. Víctor afirma que só quere sol pero Leonardo valéndose de argumentos pobres, pretextos e mesmo mentiras, pretende impedir a construción desa ventá que acabará coa comodidade e a privacidade da súa casa.

Nestes encontros os protagonistas non dan chegado a un acordo. Cada un vela polos seus intereses e a ambos lles parece totalemente lóxicos e lexítimos os seus razoamentos e as súas posición. Esto introdúcenos no debate moral de se prima máis a privacidade de Leonardo ou o dereito de Víctor a abrir unha fiestra na parede da súa casa. Neste caso, o espectador comprende as dúas posición e resúltalle complicado decantarse por un lado.

Barreiros Rodriguez, Elsa T2C S1B

In the mood for love

Nesta película oriental hai dous personaxes principais, un home e unha muller. Estes dous personaxes residen coas súas respectivas parellas (ausentes case sempre) nunha casa alquilada. Nesta casa é onde os protagonistas se coñecen e onde entablan unha estraña relación ó darse á casualidade de que as súas parellas, nas frecuentes ausencias, engánanos coa parella do outro.

Os personaxes principais atópanse na mesma situación e isto serve para unilos e os protagonistas comezan a verse ás agachadas. Porén, néganse a enganar as súas parellas como eles fixeron.  Debe sinalarse que co paso do tempo a parella vais enamorando mais a muller non está disposta a pagarlle coa mesma moeda ó seu esposo. Todas as situacións nas que se ven os dous personaxes son inocentes mais sempre ás agachadas polo medo de seren descubertos polos seus veciños.

Do contexto dos personaxes pouco sabemos. Coñecemos o seu traballo como oficinistas como contraposición ós empregos das súas parellas que os fan viaxar. Tamén sabemos que comparten a misma coxuntura ó verse enganados os dous e o tentar superalo ofrecéndose compañía un ó outro.

Nos encontros mantidos, á parella preocúpanlle dous aspectos. En primeiro lugar, non seren vistos xuntos polos vecinos, aínda que non estiveran facendo nada incorrecto, por medo ó que se puidera dicir deles. Por outra banda, a súa segunda preocupación consiste en non cometer o mesmo erro que cometeron as súas parellas e por tanto deciden actuar correctamente ignorando os seus sentimentos. Así pois, pódese dicir que os dous protagonistas poñen os seus principios morais por encima da súa felicidade.

Barreiros Rodríguez, Elsa T2C S1B

El cambio a través de la rutina

No los vemos pero están ahí, cumplen un papel elemental, interactúan y comunican de la misma manera que lo hacen los protagonistas, e incluso me atrevería a decir que transmiten casi tanto como ellos. Estoy hablado del marido y la mujer de los protagonistas cornudos de In the mood for love.

Tanto el marido de Su Li-zhen como la mujer de Chow Mo-wan cumplen su papel; son los desconocidos, aquellos a quienes queremos poner cara y poder juzgar su comportamiento. Es curioso, porque apenas nos cuesta cuestionar las actuaciones de cualquier individuo si no lo conocemos, pero en este caso nos resulta complicado entender el porqué de las complicaciones de su relación.

 Vemos a unas personas tristes, monótonas, que parecen no encontrar a nadie con quien ser ellas mismas. Poder abrirse a otros es su problema porque han sido traicionados, intentar buscar una comunicación con cualquiera resulta una tarea complicada en un mundo cada vez más solitario a pesar de estar cada día más globalizado.

 Los protagonistas parecen seguir todos los días la misma rutina, las mismas acciones, como si así las cosas pudieran cambiar. El cambio a través de la rutina y la continuidad.

In the mood for Following a Gente di Roma [II]

(veño de aquí)

Desgraciadamente para el, a táctica que resultara un éxito empregada con outro sobre el resulta un fiasco cando é el quen o intenta, o cal tampouco resulta estraño: a posta en práctica da mesma táctica con xente diversa aportará resultados diversos. [Aproveito tamén unha frase que pronuncia o xornalista do bus: “Os chineses, os afganos, os árabes… en Roma vólvense romanos”, como exemplo para recordar a importancia da cultura nos itinerarios, unha vez os estranxeiros comezan a integrarse na cultura romana, vólvense romanos, isto é, actúan coma romanos].

Ao ler nos apuntamentos o concepto de cidadanía comunicativa exercida, e observando que alude á posibilidade da acción involucrando dimensións políticas, sociais e culturais vencelladas aos valores de igualdade, calidade, solidariedade e non discriminación,  véñenseme á mente dúas das historias de Gente di Roma, que ademais se desenvolven á inversa: o camareiro que semella tratar con respecto á un cliente negro, para logo descubrirse como racista; e a conversa entre un camareiro italiano cun lavapratos estranxeiro, na que uns insultos que semellan por diferenzas raciais rematan sendo unha broma entre dous amigos seareiros de equipos rivais, onde hai trato de igualdade. Tamén ese concepto de cidadanía me leva á reprimenda que lle bota unha veciña á protagonista feminina de In the mood for love, polo seu comportamento “pouco axeitado”, ao sentimento de vergoña ante o romance que mantén (ou case) co outro protagonista e ao temor ao “que dirán” de seren descubertos.

Estévez Álvarez

In the mood for Following a Gente di Roma [I]

“Prestando atención nótanse as cousas”, esa é a frase coa que responde a protagonista feminina de In the mood for love ao seu xefe cando este se lle amosa sorprendido de que ela se percate dun nimio cambio seu na vestimenta. Prestando atención (e trala lectura dalgúns textos) unha dáse conta de moitas cousas nas que non se detivera a pensar mentres os fotogramas (ou frames, ou o que sexa) pasaban diante dos meus ollos.

Para falar de itinerarios das personaxes primeiro debemos falar da cultura común, cotiá, dos mesmos. Así pois atopámonos que cada filme conta cunha base cultural distinta: a anglosaxona de Following pouco ten que ver coa mediterránea de Gente di Roma, e qué falar da tan distinta (e por elo, aínda máis fascinante) cultura asiática de In the mood for love. O contexto e a situación, polo tanto, resultan claves no desenvolvemeto das historias, máis ben, na maneira na que se produce esa evolución, é dicir, nos itinerarios que as personaxes realizan.

Se pasamos a falar de tácticas, atopamos numerosos exemplos nos filmes, cada unha delas resólvese de xeito distinto. Ao final de Following descubrimos que todo o visto formaba parte dunha táctica para inculpar a un inocente dun asasinato. Nese mesmo filme tamén somos testemuñas de que dentro desa enorme táctica se desenvolven outras máis con diversos fins, como a de agochar un único pendente. Resulta moi interesante a táctica de abordaxe que emprega o xornalista que sube ao bus de Gente di Roma, emprega o desconcerto xerado para conseguir o que desexa: declaracións para a súa investigación. Esa mesma táctica de abordaxe é posta en práctica aos poucos minutos polo propio abordado, desta vez cunha finalidade distinta.

(continúa o fío no seguinte post)

Estévez Álvarez