Gente común

Gente de Roma es rapidez. El bus, la señora que hace yoga y mira el reloj y huye, los coches con prisa. También es rutina, pero no es un itinerario tan personal como en In the mood for love. Es la rutina de la ciudadanía, su desenvolvimiento. Es un itinerario que se puede ver desde lejos y desde cerca. Desde lejos, es la vida de afuera, de la ciudad. Pero es gente común, y nosotros no somos más que eso. Por eso también se puede observar desde cerca, sintiéndose identificado con esa gente común que realiza el transcurso de su vida.

La multitud de gente es diferente. Desde el señor que pretende aferrarse a su rutina y falsearla sentado en un parque, mientras no sabe como decirle a su mujer que lo han echado del trabajo, hasta la joven que desubre un nuevo amor y no encuentra la manera de dejar a su novio de toda la vida. Parecen situaciones que se pueden arreglar fácilmente observándolas desde la lejanía, pero es en la cercanía, cuando empatizamos y vemos que son situaciones reales y que nos ocurren a cada uno de nosotros, cuando vemos la dificultad de encontrar soluciones y que lo que desde lejos observábamos como absurdo, ahora no lo es tanto.

Gente de Roma, visto desde una perspectiva amplia, muestra incomunicación. La incomunicación de una ciudad en la que confluyen los romanos y los extracomunitarios. Como dice el periodista del bus, “ni se odian ni se aman, se ignoran”.

Fernández González, Elisabet S1B T3C

Advertisements

Posted on 7 Maio, 2013, in Posts individuais and tagged . Bookmark the permalink. Deixar un comentario.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: