Romper la rutina?

Ya nos hablaba James Scott de la apariencia, del arte de resistir. En In the mood for love los personajes representan esa apariencia con el resto de los vecinos, el hacer ver que el transcurso de sus vidas sigue como debería, o como creen que aprobaría el resto del mundo. En su caso, la apariencia viene dada por ser victimas del entorno y las circunstancias: el desengaño amoroso con sus respectivas parejas, que han sabido utilizar muy bien el arte del engaño.

Como vemos, esos desengaños amorosos se producen también por una falta de comunicación en la pareja. No hay encuentros.

En cuanto a la relación de los dos protagonistas, viene dada a causa de este desengaño común. Es el lazo que los une y que los hace partícipes de un papel común: la indecisión y el sentimiento compartido de ser víctimas de un desengaño. Empatía.

En este caso, los itinerarios de In the mood for love nos pueden resultar cercanos y familiares. La casa, la oficina y algo que rompe los esquemas: los tallarines. Todos tenemos algo que rompe nuestra rutina: un café con un amigo, un rato para la lectura, algo que al final, también forma parte de nuestros itinerarios y nuestra rutina, tan necesaria de ser rota muchas veces.

Fernández González, Elisabet S1B T3C

Advertisements

Posted on 7 Maio, 2013, in Posts individuais and tagged . Bookmark the permalink. 1 comentario.

  1. Aunque esta película no está entre mis opciones de lecturas y films obligatorios, creo que la elegiré para romper con mi rutina del fin de semana para poder hacer una autoreflexión.

    Por tu post puede entrever que a través de situaciónes cotidianas que hemos visto muchas veces en películas y séries, se ejemplifica un gran problema que existe en nuestra sociedad la incomunicación personal. Pensaremos que es todo el contrario, vivimos rodeados de medios para facilitarnos poder estar en contacto con alguien: teléfonos, correos electrónicos, redes sociales, cartas, SMSs, aplicaciones para el móvil, etcétera. Incluso se ha creado una patología para designar aquellas personas que no pueden vivir sin su móvil: NOMOFOBIA (persona que no puede salir de casa sin su móvil creado en el Reino Unido en 2011).

    Pero personalmente creo que este tipo de relación no es ni de lejos la mejor. Estamos perdiendo el contacto personal y físico. Compartir momentos cara a cara. Las herramientas que he mencionado nos pueden ayudar a mantener la relación, pero una relación que se basa en ellas acaba siendo vacía y sin esa confianza que se adquiere con mucha más facilidad cuando ves a las personas. No hace falta demasiado para poder conservar o conseguir una sincera amistad con quien compartir las cosas más senzillas de la vida. Y, así, no perder lo que nos hace más humanos, las relaciones con los semejantes.

    Gonzàlez Daniel, Clara (142.F003)

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: