Abolición del Estado

En la lectura de Gustavo Esteva, “Los quehaceres del día”, el autor nos evidencia el proceso de revolución que, a su parecer, estamos experimentando en los últimos meses. Así asegura que, frente al concepto pionero de revolución toma asalto al poder, surge una nueva acepción comprendida como la recuperación, por parte de la población, de su vida. De este modo, asegura que la única manera que posibilita un pleno dominio de las vidas de los ciudadanos es la destrucción del Estado capitalista. Así teoriza sobre la falacia del “estado de derecho”, el ordenamiento jurídico actual y la intervención estatal en la economía. Además se tratan otra serie de temas secundario como “el miedo a comer” en el mundo capitalista y del libre mercado, los desertores en educación, la ineficiencia del sistema sanitario y la vida en las grandes ciudades.

El autor trata concepción del Estado moderno como un síntoma del capitalismo, sin embargo no se trata más que de una estrategia socialista. Mediante la intervención estatal lo único que se consigue es la supervivencia de aquellos sectores completamente ineficientes mediante el endeudamiento de las arcas estatales. Las subvenciones en este caso son su “talón de Aquiles”. Así teóricos como Leopord Kohr ya anunciaron la contraproducencia del sistema keynesiano. El sistema libertario, precisamente, se basa en una total libertad financiera, comercial, educativa… Así mediante un sistema educativo segmentado se lograría paliar ese superhábit de jóvenes desertores. Cada ser humano es totalmente distinto y posee diversas habilidades y deficiencia por lo que el sistema educativo no puede ser homogéneo. “Por el afán de ocupar el estado, empezamos a pensar como estado”, Gustavo Esteva. Asimismo el concepto de democracia abierta y participativa se convierte en prácticamente una utopía y el pensamiento único al que nos hemos acostumbrados imposibilita que seamos capaces de pensar en otras formas de gobierno.

Por lo tanto, no se trata sólo de un problema en el sistema de gobierno, sino que la homogeneidad que se ha establecido cual dictadura nos coarta a la hora de poder explorar un pensamiento más libre y curioso. No se trata de una revolución lo que estamos presenciando, sino más bien se trata de un cambio de ciclo.Imaxe

(Foto: Compostimes)

Advertisements

Posted on 13 Febreiro, 2014, in Lecturas e filmes and tagged , . Bookmark the permalink. 4 Comentarios.

  1. O problema dos libertarios pasa por pensar que un mundo onde o Estado non interveña en ningún aspecto da vida cotiá é a panacea, a cura de todos os males. Non deixa de resultar irónico que unha corriente que identifica ao socialismo co mal personificado peque de plantear utopías todavía máis irrealizables ca as socialistas. O Estado moderno, tal é como o coñecemos, é froito da evolución histórica de conxuntos de persoas que, buscando un ben común, decidiron organizarse desta forma. Mentres os habitantes decidan que esta forma de organización política é a adecuada, seguirao a ser. Ningún postulado teórico será nunca máis forte ca a maioría da poboación, aínda que está estea totalmente errada nas súas eleccións (basta ver os últimos gobernos nacionais e autonómicos).

    Ramos Cernadas, Francisco Javier 143 C01

    • Todas las teorías y filosofías políticas, sean del color que sean, tienen principios utópicos. El problema de los libertarios será que una no intervención del Estado en la economía es la panacea, pero el problema del socialismo es que se cree que la intervención del Estado en todos los ámbitos económicos es la mejor estrategia. Que el modelo de Estado actual sea fruto de la historia es lo único que estamos de acuerdo por lo que veo, pero no por ello tiene que ser la mejor opción. Con ello no estoy llamando a ningún tipo de revolución, ni mucho menos. Pero el argumento que utilizas sobre la población a lo “juntos somos más” no me parece el más correcto en este caso ya que me ciño al plano económico. Te pondré un ejemplo para ilustrarlo, la energía renovable. España se sitúa en la cabeza del ránking de países que apuestan por las fuentes de energía limpias y ecológicas. Se destinan cada año subvenciones millonarias para aquellas empresas que se dediquen a este fin. Sin embargo, la energía obtenida gracias a sistemas como las placas solares, por ejemplo, no llega a subsanar ni la cuarta parte de los gastos que estos equipos generan. Por lo tanto, el Estado está invistiendo dinero de las arcas públicas en un negocio que no resulta rentable. Para iluminar de farolas una ciudad como Coruña se necesitaría una extensión de cuatro ciudades como Coruña de placas solares. Con ello no dejo que se corte el investimiento en investigación de estas energías. El Estado no puede ejercer esa actitud paternalistas hacia mercados que no resultan fructíferos.

      Rodríguez Varela, Carla BCP.307

  2. La verdad esq después de leer el texto aún no me queda del todo clara cual es tu posición. Pero para mí el estado cumple dos papeles: el de lobo. Que se come todo lo que producimos, que nos explota a lo largo de nuestras vidas “por el bien común” olvidándonos cuando ya somos inútiles, siendo las clases dominantes las más beneficiadas. Eso se ve claramente cuando: ves lo que te roban a final de mes en el sueldo; cuándo te hacen pagar en la declaración del IRPF a final de año, habiéndo estado en paro la mayor parte de ese tiempo; en cosas de urdangarín & comany…. Y la función de padre. Padre de los desalmados, corrector de las injusticias. Que podemos ver más tímidamente, cada día menos. Pero que se deja ver con la sanidad -que aunq no sea perfecta no es tan mala-; con la educación universal -aunq se la estén cargando-; con el desempleo -aunq te lo hayan cobrado antes y te lo hagan pagar después-.

    Con todo esto quiero decir, que el siempre tendrá un poco de cada. Perfecto sería si fuera un padre. Desgacia si solo fuera lobo. Al padre lo abrazaría. Al lobo lo mataría.

    En cuanto a las empresas deficitarias… amor y odio. Amor por la gente que vive de ello, ¿qué harían sino?. Es fácil decirle a alguien que no seas tú que cambie de estilo de vida. Que olvide todo lo que ha aprendido en una profesión en la que quizás ha alcanzado un status, un prestigio y que comience una vez más desde cero. ¿No sois conscientes de que eso esta pasando en la prensa? ¿y los jóvenes periodistas piden ayudas para los periódicos mientras exigen la retirada de capitales públicos a otros sectores?
    Por otra parte, está la lógica. La lógica que nos dice que mantener algo que da pérdidas es una sinrazón. De que hay que crear valor. Pisa o serás pisado. Esa es la dinámica que impera ahora. Dinámica que se afanaron en eliminar los obreros durante siglos y que, nosotros, en unos pocos años, nos hemos cargado.

    Portela Rodriguez, Pablo

    • Creo que la crisis del periodismo no se podría utilizar como ejemplo. La información y el periodismo no resulta ineficiente, lo único que es ineficiente ahora mismo es el modelo de negocio. Cuando un mercado un producto resulta ineficiente se descubre en el corto plazo (y esto es un dato empírico). La energía renovable, que es el ejemplo que utilicé anteriormente, tuvo una etapa de “x” años para probar su eficiencia en el mercado, ser el país número uno en implantación de este tipo de fuentes de energía no la convertirá por desgracia en una substitutiva de las fuentes de energía tradicionales porque no cumple con los parámetros de producción que debería tener.

      Rodríguez Varela, Carla. BCP.307

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: