La radio une lo que el río separa

El río Magdalena es el más importante de Colombia. Según esta noticia de El Mundo, “el 49% de la población colombiana depende de alguna manera de su cuenca”. Aún así, tal como se expresa en este texto, “el Gran río, como se bautizó al Magdalena, muere lentamente intoxicado por cientos de miles de toneladas de todo tipo de residuos”. Pero este no es el único problema de esta fuente de recursos naturales. Los habitantes de los poblados cercanos al río han tenido que aprender a convivir con los conflictos armados. Todos quieren tener su trozo del pastel, todos quieren poseer la tierra y explotar los recursos del Gran río.

Aquellos que dijeron la tierra para quien la trabaja, diría lo mismo para “la sangre de Colombia“. El pueblo colombiano quiere que hacer oír sus voces, están hartos de tantos abusos. Y así nacen las radios comunitarias. Buscan el desarrollo de la población y la paz en el territorio. Con este objetivo, quien genera los contenidos es la propia comunidad, siendo así un medio de comunicación libre para expresar opiniones y poder hablar de temas públicos que involucran a todos. Una radio comunitaria no es como el resto de medios, no es excluyente y responde a una gran amplitud de temas, colaboraciones de la población, así como una ayuda para los habitantes del lugar.

Los pueblos quieren que se les escuche, que se les tenga en cuenta. Este documental, Voces del Magdalena, expone el importante labor social que tiene la radio: dar voz a quien no la tiene. Estos espacios pertenecen a la población, cuyo único deseo es llegar a tener una vida en paz, lejos de los conflictos armados y la pobreza extrema. Para lograr una convivencia y un mayor diálogo entre los intereses de todos, las radios comunitarias proponen introducir un mayor debate social con los temas básicos que preocupan a la ciudadanía y de los que sin embargo nunca se discute, por ejemplo en lo relativo a la educación. Y es que hablando se entiende la gente.

Por último, la Asociación Red de Emisoras Comunitarias del Magdalena Medio es una organización que promueve la comunicación social, donde la radio está al servicio del desarrollo comunitario. Esta organización de carácter no gubernamental contribuye a la democratización de la palabra y a la consolidación de espacios de participación, construyendo así la identidad regional basándose en la diversidad de las poblaciones colombianas cercanas al río Magdalena. Es por todo esto que la radio se dedica a unir a la población, que se encuentra fragmentada por culpa de las luchas y conflictos por el control del Gran río.

 

PÉREZ FRAGA, PAULA BCP 205

Advertisements

Posted on 16 Febreiro, 2014, in Lecturas e filmes and tagged , , , , , . Bookmark the permalink. 3 Comentarios.

  1. Lo bueno que tienen las radios comunitarias es que difunden el contenido que la comunidad demanda. Hacen verdadero uso del canal para transmitir el mensaje.Se silencia a todos y cada uno de los estratos sociales donde, el estado de bienestar, no alcanza con su mensaje publicitario, poco va a interesar a Mercedes patrocinar ningún espacio en esa frecuencia. La comunidad gana, cuando expresa su voz libremente y lucha la exclusión, con la unión consolidada de todos los miembros.

  2. Lo bueno que tienen las radios comunitarias es que difunden el contenido que la comunidad demanda. Hacen verdadero uso del canal para transmitir el mensaje.Se silencia a todos y cada uno de los estratos sociales donde, el estado de bienestar, no alcanza con su mensaje publicitario, poco va a interesar a Mercedes patrocinar ningún espacio en esa frecuencia. La comunidad gana, cuando expresa su voz libremente y lucha la exclusión, con la unión consolidada de todos los miembros. Como bien dice el autor, dar voz a quién no la tiene y si no la dan, la tomamos.

    GONZÁLEZ CARRASCO, MARTA 142 B01

  3. “Voces de Magdalena” es un ejemplo que ilustra perfectamente la función principal de un medio comunitario, en este caso, de una radio. En el contexto colombiano, como ya has relatado, la situación de conflictos y sumisión que sufre la población, hace que la necesidad social de unirse y expresarse de aquéllos que en su día a día no tienen la oportunidad de ser escuchados, sea más fuerte. Aun así, en Galicia encontramos casos muy cercanos, y de los que hablamos en nuestro trabajo grupal, como radio Filispim de Ferrol, que se define como “libre y comunitaria” .Ésta pretende ofrecer un espacio de reunión a colectivos que son acallados por los grandes medios, así como un lugar para producir contenidos colectivamente.

    Dejo artículo de Radio Malva de Valencia, (también comunitaria), en que se detallan los principios de la radio comunitaria ferrolana:

    http://radiomalva.org/2011/11/21/radio-filispim-93-9-fm-radio-libre-y-comunitaria-de-ferrol/#more-6477

    Pérez Hernández, Anna
    142.F04

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: