El Flâneur

Imagen

El flâneur es un personaje propio de las primeras ciudades, un principio de periodista en la calle. Entre las paredes de las incipientes ciudades el flâneur vive y observa. Mira la vida pasar a través de las vidas de los demás paseantes. Se introduce entre la multitud e incluso aprovecha los avances como parte de su oficio. El subir a un autobús le permite observar detenidamente a las personas ya que permanecen fijas durante un tiempo.

De esta observación parten muchos expertos que ven en la sociedad una incipiente competencia. Nos enseñan a ser competidores, tal y como consideraban algunos teóricos de la educación alternativa como Montessori, quienes defienden que en los colegios se educa para competir por ser el mejor, por una nota, por un conocimiento mejor aprendido que el del compañero de al lado. También lo podemos relacionar con la actual competencia entre países y la labor para mejorar o dar oportunidad a los que pueden competir menos, por ejemplo la labor de los cooperantes por el desarrollo y los que apuestan por la educomunicación como Agareso.

Dentro de esta competencia, hay quien se adapta y quien no lo hace a la sociedad. Por ello, la evolución de las ciudades y su posterior aumento de población hizo que los asociales se mezclasen con la multitud en un intento de pasar desapercibidos y no ser señalados como raros. Ante esta observación social se enfrenta el flâneur, un detective o periodista principiante que capta con rapidez los que va y viene en el bulevar. Para Balzac esta captación perspicaz era esencial en el terreno artístico. Baudelaire llegó a decir que Balzac era un auténtico detective en busca de historias.

Fueron muchos los escritores y poetas que se inclinaron por la corriente detectivesca como inspiración para sus historias. Los cuentos de Poe o los misterios de Víctor Hugo fueron un símbolo en esta línea literaria. Muchos de ellos eran pequeños flâneur que buscaban inspiración en la multitud y en el bullicio de la ciudad. Para Dickens el ruido era vital en sus creaciones y Baudelaire buscaba la soledad dentro de la multitud.

El poeta y escritor también es un flâneur que entra y sale cuando quiere de los sitios y de las personas que observa. Se fija en aquello que considera interesante a sus ojos, donde no entra es porque carece de relevancia. La multitud se usa como un tema nuevo sobre el que escribir, en el que inspirarse.

A medida que esa multitud va haciéndose más presente en la vida, se nota el individualismo que surge en el seno de la ciudad. Todo es privado y aumenta la soledad. Se establecen vínculos de contacto pero no de comunicación entre las personas. No se establecen vínculos sólidos que sostengan la comunidad urbana. Dentro de la multitud surge el individualismo.

A pesar de las masas de gente, hay quien defiende sumergirse en ellas aprovechando esa individualidad que ofrece la multitud y hay quien intenta huir de ella como método de salvación. Víctor Hugo y Baudelaire defiende la existencia de un héroe, el primero como ciudadano dentro de la multitud y el segundo, aquel que se aleja del mundanal ruido.

Delgado Méndez, Carla 141.A05

Advertisements

Posted on 17 Febreiro, 2014, in Lecturas e filmes and tagged . Bookmark the permalink. 2 Comentarios.

  1. No creo que únicamente los asociales se “mezclasen con la multitud en un intento de pasar desapercibidos y ser señalados como raros”. La multitud es, al mismo tiempo, una trampa y un refugio para todos. Una trampa por la inseguridad que genera el no conocer a los que te rodean. Un refugio por ser tú, precisamente, el desconocido. La libertad que supone esto último es una sensación que no sólo los asociales quieren experimentar. Ocultarse en la multitud no implica necesariamente miedo a que te “señalen como raro”. Puede ser, simplemente, el deseo de ser o actuar libremente, sin represalias o comentarios por parte de las personas que te conocen. Incluso para ser otra versión de tí mismo, a la que los demás no están acostumbrados.

    PARDO CREGO, ALICIA 142.A04

    • Tu interpretación, Alicia, me parece correcta. Lo que yo traté de hacer fue transmitir lo que el texto me inspiró a mi. La multitud puede ser un escondite o un buen medio para hacerte valer y demostrar lo que eres.
      Delgado Méndez, Carla 141.A05

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: