¿Información o amarillismo?

La película peruana “Tinta Roja”, del director Francisco Lombardi nos cuenta la historia de un estudiante de Periodismo, Alfonso Fernández Ferrer, que comienza a hacer sus prácticas en la sección de sucesos de un periódico sensacionalista, “El Clamor”.

tinta_roja

En el filme se muestra una clara evolución del protagonista claramente influenciado por Fáundez, su jefe, el cual le muestra que el Periodismo no es más que literatura y le enseña las partes más inhumanas de la profesión. En varias ocasiones se ve como presionan a los familiares de los fallecidos para hacerles mostrar su sufrimiento para conseguir unas buenas instantáneas.

En un principio, Alfonso se muestra contrariado ante este uso del dolor de las personas para aumentar el número de ejemplares vendidos pero pronto cambiará de opinión al escuchar a Fáundez, al cual admira. Además, se establece un paralelismo en cuanto a su cambio de actitud ante la información y el modo de obtenerla (no duda en hacer elogios en sus artículos a un sheriff o un médico forense para conseguir que le pasen información clasificada y el cambio de su modo de vida (pasando de ser un joven virgen y abstemio a ver a las mujeres casi como un objeto y consumir drogas).

tinta-roja-4

Conforme va avanzando la película podemos ver como cada vez el protagonista tiene menos escrúpulos a la hora de utilizar el sufrimiento ajeno (llega a utilizar la muerte del hijo de su jefe para vender más artículos e incluso escribe uno en el que denuncia a su padre de la realización de una autopsia falsa). Finalmente, viendo en lo que se ha convertido, abandona la redacción y decide realizar su antiguo sueño de convertirse en escritor.

La película es una clara crítica al sensacionalismo presente día a día en los medios de comunicación.  Si bien en ciertos casos es sencillo ver donde está la línea entre la información y el amarillismo, en otras es mucho más complicado situarla. Pero, ¿cuál es el límite de la información? ¿Hasta dónde se puede llegar con el fin de informar a la realidad?

Día tras día observamos casos como el de Malevo Ferreyro, un ex militar que  se despedía de su mujer y se suicidaba delante de las cámaras cuando iba a ser apresado por la puesta en marcha de un centro clandestino de detención en el ex Arsenal. Los vídeos no solo se emitieron, sino que se estuvo repitiendo la emisión a lo largo del día en la cadena Crónica TV. De  hecho, todavía ahora siguen colgados en la red.

Otro ejemplo grabado por la misma cadena es el de Zulma Lobato,unha famosa travesti. Lo que le ocurrió fue que dejó de poder controlar los movimientos de su mandíbula cuando se contraba en un  plató de televisión. Como consecuencia de ello, entró en una crisis nerviosa que sería retransmitida en directo, junto con su recogida por la ambulancia.

En mi opinión, como periodistas, debemos ser nosotros los primeros que nos controlemos a la hora de jugar con el dolor ajeno en nombre la información. Si bien es cierto que a la gente le gusta el morbo y que una portada con este tipo de fotografías venderá más que una que no las lleve, también lo es que si nosotros no tratamos de cambiar el panorama actual, nadie lo hará.

Souto Taboada Fátima  143 A04

Advertisements

Posted on 25 Febreiro, 2014, in Lecturas e filmes and tagged , , . Bookmark the permalink. 2 Comentarios.

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Se está abusando mucho del amarillismo, de encontrar noticias debajo de las piedras, de hacer sangre con tal de obtener audiencia o lectores. Debemos frenar los pies e intentar cambiar la situación, o acabaremos protagonizando “los juegos del hambre” incluso antes de acabar la carrera.Y sobre todo, ser un poco más humanos a la hora de tratar ciertos temas. Con algo más de respeto.

    Carla Castro Zapatero 141B05

    • Claro, Carla. Una cosa es esforzarse por obtener las mejores ventas y otra muy distinta hacerlo cueste lo que cueste. En mi opinión el fin no justifica los medios por mucho que se trate de vender que sí. Al fin y al cabo, si nosotros no hacemos bien nuestro trabajo toda la sociedad se verá perjudicada. Aunque a veces sea más fácil ignorarlo, somos los que formamos e informamos a los ciudadanos, y sino escribimos información de calidad, ¿qué nos espera?
      Fátima Souto Taboada 143 A04

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: