Belo horizonte de ondas no ar

favelaEl silencio nos hace partícipes de  todo aquello que permite que unos vivan a costa de los demás. Esto es real. Llevado a ciertos extremos convierte a magníficos y complejos sistemas conscientes -seres humanos- en máquinas parlantes ¿Qué sucede cuando una persona no tiene nada que perder? Que pierde el miedo y en consecuencia actúa. Bien o mal siempre bajo los parámetros socioculturales que supuestamente intervienen en el sentido común.

Las consecuencias de esto, en este caso, convierten la comunicación en un instrumento útil. Y cuándo el  instrumento útil de la voz, se pone al servicio de la comunicación gracias a la ayuda de la tecnología, se completa el círculo del sentido humano del servicio a los demás. El sentido de información existe -y es real- los medios de comunicación pueden ser útiles para el bien común a través de la comunicación. Por mucho que religiones, sistemas económicos, sistemas políticos, pautas sociales nos sean impuestas, la comunidad tiene su poder también gracias a los medios.

 […] Por etnomusicología entiendo que es ¨el estudio antropológico de la música como fenómeno específico de una cultura y como aspecto universal del comportamiento social humano¨ (Merriam 1964: citado de Tomas Barfield, 2007, 216).

Todo lo que se aporta en esta simbiosis es bueno, frente al sentido común y frente al mismísimo Dios. Y si se mezcla con música, lo tenemos redondo. Me recuerda a aquello que leí sobre el pentecostalismo y que tanto me llamó la atención: http://www.monografias.com/trabajos94/rituales-que-suenan-estudio-antropologico-pentecostalismo-y-su-musica/rituales-que-suenan-estudio-antropologico-pentecostalismo-y-su-musica2.shtml.

La simbiosis entre voz, radio y música, es tan poderosa que procuran no enseñártela mucho en la facultad, por ejemplo, no sea que utilices la palabra en pos del bien común y generes clics mentales (no revoluciones) en el resto de tu comunidad. Esas personas o gente –según cada uno- que te rodean en tu vida con más o menos cercanía y cuya presencia te obliga ser sociable a diario, e incluso a veces, condescendiente.

Por eso pasa esto: http://lacolifata.openware.biz/index.cgi, y esto: http://www.radiochango.com/castellano/. De diferentes maneras estas comunidades como la del protagonista de Radio Favela, que provienen de un extracto social marginado, excluido, silenciado pasan a la acción desde el “nada que perder” y empieza lo bueno para la comunidad silenciada. Un mundo de publicidad local con nombre y apellidos, con circunstancias comunes, música común, menos anónimo y ajeno, nada que ver con el panorama de la radio de masas.

El oyente-comunidad toma protagonismo, porque pone a su servicio un canal de comunicación, de información y de posicionamiento común, que hacen de estos elementos LA RADIO Y LA MÚSICA, elementos cercanos y a alcance del individuo, a la persona (o al derecho a 15 minutos de gloria), algo con lo que esa comunidad se identifica, logrando dar sentido al medio de comunicación.

González Carrasco, Marta     142 B01

Advertisements

Posted on 26 Febreiro, 2014, in Lecturas e filmes and tagged , , . Bookmark the permalink. Deixar un comentario.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: