Quitarnos la máscara (sobre “El gran carnaval”)

“Sé tratar todo tipo de noticias y si no las hay le muerdo a un perro”. Con esta impactante frase se presentaba Chuck Tatum, un periodista un tanto peculiar. El personaje es un arrogante y excéntrico pez de ciudad. Tatum es un periodista venido a menos que busca encontrar en un periódico de Albuquerque la historia que relance su carrera. Pero las cosas no salen como él pensaba.  Repudiado en las redacciones en las que había trabajado, su próximo objetivo es huir del periodismo local y regresar a las grandes urbes. Lejos de llegar y encontrar su oportunidad, al periodista se le estira la paciencia tratando de hallar su “gran historia”.

Un año después de entrar en la redacción encuentra, por fin, lo que podría convertirse en su billete de vuelta al periodismo de ciudad. En un pueblecito de carretera un hombre se ha quedado atrapado en una cueva. El rescate podría complicarse por peligro de derrumbe. Ahí es donde la película empieza a dibujar los frágiles límites de la ética periodística. Tatum camela al sheriff local, a la familia del individuo atrapado y al propio hombre que suspira por salir de la cueva. Así, convence a todos de que le dejen tomar las riendas del asunto. Empieza a contar la historia de forma rimbombante hasta despertar el interés de los pueblos vecinos y de otros periodistas. Pronto, el rescate se convierte en un acontecimiento de trascendencia nacional.

Tatum no duda en poner en peligro la vida del hombre atrapado tratando de alargar el rescate y alargar, también así, su historia. Todo por hacerse un nombre. Lo peor de todo es que él no achaca este comportamiento únicamente a buscar su propio beneficio, sino que está convencido de que esas historias,  contadas con amarillismo, son lo que quiere la gente. Es como si él fuera un mero peón que responde a órdenes. A medida que avanza la trama él va moviendo hilos para que la gente de la que habla actúe como él dice. Así, lejos de relatar el acontecimiento, lo tergiversa.

carnaal

Ahí es donde entra la responsabilidad, la ética individual del periodista. Esta película, rodada hace más de medio siglo, está todavía de actualidad. Invita a reflexionar cómo el protagonista trata de estirar la historia para su propio beneficio a pesar de que sabe que perjudica a terceros ¿Qué periodismo estamos creando? Y “creando” quizá sea la palabra más adecuada porque el periodista debería limitarse a contar hechos, no a crearlos o tergiversarlos. En esta película está muy presente la ambición humana, el pisar a todos para avanzar. Incluso el becario que acompaña a Tatum comienza a replantearse su idea del periodismo y comienza a imitar a su mentor.  Destaca la contraposición entre el director del periódico de Albuquerque, cuyo despacho preside la frase “Tell the truth”. Este hombre valora el periodismo local y sabe medir hasta donde llegar. Por su parte, Tatum lo considera un fracasado.  También el público, la gente que se acerca está poderosamente influenciada por la forma en que les ha llegado la historia. Esto nos debería hacer reflexionar sobre la importancia de los medios en la opinión pública y concienciarnos sobre su uso o abuso.

El desenlace de la película invita a reflexionar sobre los peligros de actuar como Chuck Tatum. La muerte de un hombre pudo haberse evitado y no se hizo. Prefirió seguir con su teatro. También muestra la película que no podemos tantear tanto los límites, ya que la intención de Tatum era un final feliz para su historia. Que el protagonista acabe mal quizá sea una moraleja, una especie de venganza del destino que nos indica que su actitud no fue la adecuada. Sea como sea es una lección de periodismo en un momento en que la credibilidad del oficio está en entredicho. “El gran carnaval” es una película que nos invita a quitarnos la máscara.

RODRÍGUEZ SUÁREZ, MARTA 143.A001

Advertisements

Posted on 27 Febreiro, 2014, in Lecturas e filmes and tagged , . Bookmark the permalink. Deixar un comentario.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: