Tinta Roja: relaciones, influencias e intereses

Lo que se ve en Tinta Roja, por muy poco apropiado que nos pueda parecer no es nada más lejos de lo que ocurre en realidad. Claro que a todos nos gusta pensar que no todos los medios trabajan igual, que los periodistas son honestos, y que este tipo de películas degradan nuestra imagen. Aún así en el mundo hay muy buenos periodistas que hacen un trabajo excelente, no podemos olvidarnos de eso. A pesar de que está enfocada a Perú, donde la situación que viven es muy diferente a la nuestra, se puede aplicar al periodismo europeo.  La película es una patada a la buena imagen que muchos intentamos conservar de nuestra futura profesión. En última instancia son empresas que buscan compradores para su producto, un producto que quieren vender sea como sea. 

© dc313.4shared.com

© dc313.4shared.com

La comunicación entre los periodistas y el resto del mundo 

No nos engañemos: a ninguno nos han obligado a meternos aquí. Sabemos de sobras que nos va a tocar hacer cosas que van en contra de nuestra ética. Y aquí seguimos. El problema es que nosotros no somos los únicos que idealizamos nuestro trabajo: también lo hacen los demás. Luego la gente se lleva las manos a la cabeza cuando ven lo que hizo Jordi Évole. Es lo que pasa por creer que lo que dice un periodista es palabra de Dios. Son las consecuencias. Son dos mundos (el de los periodistas y el de los demás) que están desconectados. Nosotros sabemos (o creemos saber) lo que hacen los demás, pero los demás no saben lo que hacemos los periodistas. Pueden suponer cosas, que tontos no son, pero hay una falta de comunicación que no beneficia ni a unos ni a otros. No creen en el buen periodismo, exigen objetividad, algo que muchos de nosotros rechazamos y caracterizamos de utópico. Somos dos comunidades completamente distintas que se necesitan mutuamente para sostener un sistema supuestamente democrático. De aquí no puede salir nada bueno.

Hay una reseña sobre un libro que se llama “Periodismo y poder: políticos periodistas y ciudadanos voluntariamente desinformados” que plantea algunas cuestiones interesantes.

http://www.redalyc.org/pdf/297/29713032019.pdf

Aún así me parece que no debemos olvidar que la película transcurre en Perú. Aunque aquí tampoco es que los medios tengan las manos limpias, la prensa allá es muchísimo más sensacionalista que la de aquí. Ellos le llaman la prensa chicha, y creo poder afirmar que en nuestro país no tiene la penetración que tiene en América. Os dejo un pdf en el que se analizan este tipo de publicaciones. En el último párrafo explican que en otros países, como España, esta prensa no tiene tanta fama como allá.

http://www.redalyc.org/pdf/160/16008806.pdf

Lo mucho que nos sorprende esta película es una prueba de que aún ignoramos sobre nuestra profesión. Hasta ahora ha sido y está siendo así, aunque,  evidentemente hay excepciones.

Espiñeira Forcada, Andrea 141 D03

Advertisements

Posted on 27 Febreiro, 2014, in Lecturas e filmes and tagged , , . Bookmark the permalink. Deixar un comentario.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: