La historia de D.

Dicen que el alcoholismo es algo genético. “Yo no creo que el alcoholismo en sí esté en los genes, pero sí el ser compulsivo”. Y eso es algo que le pasaba ya al padre de D., alcohólico, antes que a ella.

 

Borrachos

Esta historia no empieza en una adolescente que probó el alcohol y con los años acabó mal, ni siquiera una joven adulta. Esta historia empieza cuando a sus cuarenta años D. prueba por primera vez el alcohol. De una forma sencilla: empieza a tomar vinos o cervezas con los amigos de la peña de fútbol. “Al principio estaba con un vino toda la noche”. Pero ahí empezó una enfermedad sin que lo supiera que afloró en tan sólo ocho años.

Esta historia empieza como todas: cuando el consumir alcohol deja de ser un hábito social. Esta historia empieza como todas, pero como ninguna.

“Cuando te haces alcohólica tú no te das cuenta, piensas que es algo en el momento, pero si te paras a analizar ves que todo esto viene de cuando eras niña”. D. tenía de todo cuando era niña menos cariño.

Los alcohólicos son personas depresivas, tímidas, poco sociales. Y el alcohol les da el empujoncito que necesitan a veces. Pero, como todas, esta historia empieza cuando el alcohol deja de darte un impulso hacia los demás y te destroza por dentro. Cuando te sientes una mierda, y te dejas de importar a ti misma. Cuando te da vergüenza mirar a la gente a los ojos, porque te sientes menos que ellos.

Y de este modo empiezan todas las historias, pero ninguna.

 

NEIRA CARBALLO, EVA 142.B03

Posted on 28 Febreiro, 2014, in Posts individuais and tagged , . Bookmark the permalink. 4 Comentarios.

  1. Es muy cierto que la familia puede ser muchas veces la causa de que las personas caigan en este tipo de vicios. No sólo durante la infancia: creo que si incluso durante la madurez te llegas a ver atrapado en una familia inestable, por el motivo que sea, y resultas ser alguien, como tú dices, “compulsivo”, puede llegar a resultar fácil “caer”.
    Me gusta la forma en que estás enfocando el proyecto, hablando con distintos miembros de la organización para crear redes de comunicación. ¿Pretendes seguir por el mismo camino? ¿Cómo está siendo el trato con ellos?
    Me llama la atención que, evidentemente, no puedes dar los nombres reales. Esto me lleva a preguntarme si estáis teniendo problemas para hablar con ellos (si son reticentes a contar su testimonio, a hablar con vosotros, a teneros pululando por allí…).

    MELLE GOYANES, MARÍA 142.A01

    • Pues la verdad que la familia es un punto muy importante, tanto durante su vida como a partir de la enfermedad. Eso es algo que también abordaremos.

      En principio cada uno tenemos el número de uno de ellos con el que trabajaremos, y nuestra idea es contar sus historias, su entrada en Alcohólicos Anónimos, sus relaciones entre ellos y las relaciones con sus familias de cada uno de una forma progresiva y ver todo lo que pueden llegar a tener en común.

      Por ahora no hemos tenido ningún problema. Acudimos a una reunión abierta en la que 5 de ellos apuntaron sus números de teléfono -los que estaban dispuestos a contar su historia- y he de decir que son muy agradables. Lógicamente, algunos como D. no les gustaría pues hablar en público, o ofrecer una charla para la clase, pero hay algunos que están dispuestos. El único problema del anonimato no es encontrar a alguien que no le importe saltarlo, para nada, si no que no puedes revelar una identidad porque se relacionaría con la comunidad, y ahí ya lo estás rompiendo.

      NEIRA CARBALLO, EVA 142.B03

  2. Estoy de acuerdo con D, no creo que el alcoholismo sea algo genético, quizás ser compulsivo sí. Pero la compulsividad se puede mostrar en diferentes adicciones o acciones que solo en un caso extremo se pueden convertir en alcoholismo. Es másm creo que el hecho de tener un familiar en esas circunstancias te hará más reacio a esta adicción. Lo que sí que puede influír es la incitación de las figuras paternas a la bebida o la educación basada en que el consumo de alcohol es algo bien visto,sobre todo en hombres. Por eso tu caso es más interesante: por la tardía llegada del alcohol a su vida y por el hecho de ser mujer, y es que hasta en las enfermedads hay machismo.

    141 B02 Añón Gándara, Amara

    • Cada situación es un mundo. Como escribimos en el post grupal -Los Caminos Hacia Alcohólicos Anónimos- casi todos tienen antecedentes familiares de alcoholismo, pero cada uno afectó de forma distinta, e incluso R. nunca tuvo un familiar enfermo. Tener un familiar alcohólico puede influir de muchas maneras, tanto como las que hemos comentado como, como tú dices, haciendo a alguien más reacio al alcohol. El problema es que eso no lo sabemos porque no podemos preguntar a la gente que tiene un familiar alcohólico si también es alcohólico porque por muy mayor que sea siempre se puede caer como dolores.

      NEIRA CARBALLO, EVA 142.B03

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: