Culturas en Contrapunto

La globalización ha sido la consecuencia de la progresiva interconexión entre países, la reducción de controles fronterizos y la producción económica a escala mundial. Este fenómeno ha facilitado el libre tráfico de mercancías, pero sobre todo de personas; en muchas regiones del mundo. Las migraciones siempre han estado presentes a lo largo de la historia de la humanidad, pero nunca viajar estuvo al alcance de tantas personas.

El mundo cambia, y todo parece estar más cerca. Diferentes culturas conviven cada día en ciudades y países, pero esto no significa que la cultura mayoritaria, que por lo general suele ser la original de esa nación, deje de ser la que marque la norma. Esto implica que en ocasiones las ciudades acaben dividiéndose por sectores y dando lugar a la aparición de guetos.

Al igual que la composición de las comunidades sociales ha variado, los medios de comunicación también han evolucionado a lo largo del proceso de globalización para adaptarse a las demandas de esta sociedad cambiante. Pero la globalización social y de medios puede llevar a la marginación informativa de las minorías, ya que, pese a vivir en una sociedad de diversidad, es a su vez una sociedad muy homogénea; y a éste último factor es al que se aferran los sistemas de producción para beneficiarse de las economías de escala.

Los medios de comunicación a gran escala tienden a cubrir las demandas de las mayorías, dejando de lado los intereses de muchas otras personas, cuyas inquietudes van en direcciones diferentes a las que marca la tendencia, y pueden correr el riesgo de sufrir desinformación. Ya durante los años 60, en Estados Unidos, la desconfianza social hacia los grandes medios hizo que naciesen los medios underground destinados a informar a las minorías. Algunas de las características de estos medios fueron tomadas más adelante por los medios generalistas para innovar su producción y dar lugar a un nuevo estilo de periodismo.

Silverstone defiende en su obra Culturas en contrapunto que para vivir correctamente informados debemos caminar hacia la polifonía informativa y evitar que los medios generalistas se conviertan en la única referencia. El autor comparaba la multitud de voces de la información con conceptos musicales “Cuando la combinación de voces suena decentemente, se llama consonancia; por su contra, si lo hace de forma desagradable, se llama disonancia”.

Parece que para los medios generalistas la aparición de nuevas voces interfiere en sus ‘solos’ que monopolizan el concierto del mundo informativo.

Información adicional en:

http://pendientedemigracion.ucm.es/info/circulo/no25/rodriguez.pdf

http://prof.usb.ve/emendoza/emilioweb/usb/Psicodelia_Moniz_Martha_Contexto.pdf

 

Eduardo Crespo Navarro 141 c01

Advertisements

Posted on 28 Febreiro, 2014, in Lecturas e filmes and tagged . Bookmark the permalink. 1 comentario.

  1. Es muy cierto que los monopolios informativos, como todos los monopolios, tienden a ofrecer un cada vez de menor calidad al no existir competencia y por ende ninguna razón para mejorar, y eso en el mundo de la comunicación se traduce en una información cada vez menos imparcial y objetiva, con menos contrapuntos y que abarca a un publico cada vez menos amplio.
    Calderón Seijas, Ivan

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: