El cuarto poder (Sobre “Frost contra Nixon”)

Esta película narra una historia que parece ficticia pero que no lo fue. Visualizar este filme es un gran ejercicio para comprender que a veces la realidad supera a la ficción. La historia se asienta sobre la base de que Frost es un periodista de segunda clase. Todos lo ven como una especie de showman, un hombre sin carisma ni fondo, una estrella pasajera. Esa desconfianza por parte de todo el mundo juega en su contra. Frost no consigue que lo tomen en serio. Pero quizá descubrir que todas esas suposiciones eran falsas fuera lo que dotó de más fuerza a esta historia. Frost era una pequeña hormiga que consiguió alcanzar la cumbre.

Paralelamente, en la película se muestran las intenciones de ambos protagonistas. Frost quiere desenmascarar a un Nixon que ha salido de rositas del escándalo del Watergate. Por su parte, Nixon quiere lavar su imagen y posicionarse en la historia como un gran presidente. Ahí es donde se cruzan sus caminos. Pero, contra todo pronóstico, Frost consigue ganar la batalla. Con una entrevista preparada al milímetro y tirando de todos los medios a su disposición, emprende su particular lucha. Al final consigue, como él mismo dice, “dar a Nixon el juicio que nunca tuvo” haciendo que reconociese su participación en el sonado escándalo.

fn

De esta película podemos extraer varias lecciones. La primera es una lección para los periodistas. Por cuestiones como la que aquí se presenta nuestro oficio ha adquirido el sobrenombre de “cuarto poder”. Somos los vigilantes del poder, no sus aliados. Esta cuestión, que a veces se queda difusa, cobra relevancia en el filme. Nos recuerda que no podemos ser amigos del poder. Nunca. Nuestra misión es informar y tratar de destapar todos los abusos que de él se hagan. Así, a pesar de ese juicio que Nixon nunca tuvo, la verdad salió a la luz gracias al periodismo. La segunda lección es que David, a veces, gana a Goliat. Frost era un periodista en el que nadie confiaba, ni siquiera Nixon, que se tomó la entrevista como un paseo. Esto nos demuestra que con trabajo de documentación, perseverancia y talento podemos llegar a dónde nos propongamos. Frost nos ha enseñado a no evitar temas tabú, a no silenciarlos. El cuarto poder es necesario.

RODRÍGUEZ SUÁREZ, MARTA 143.A001

Advertisements

Posted on 28 Febreiro, 2014, in Lecturas e filmes and tagged , . Bookmark the permalink. Deixar un comentario.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: