El sentido común que no es común

Se plantea el sentido común como un laberinto, lleno de callejuelas y algunas de ellas sin salida, otras que son engañosas y finalmente las que llevan al camino correcto. ¿Pero cuál es el camino correcto?

duende sentido común

El sentido común no es universal, no tiene un mismo significado para todas las sociedades, además de  variar según la época.  Los indios navajos y los estadounidenses comparten la idea de que la intertextualidad, también conocido como hermafrodismo, es una anomalía. En cambio, ambas comunidades se diferencian en que para unos es una bendición y para otros un horror.

Algunas sociedades lo atribuyen como brujería, otros que provienen de impulsos religiosos porque en algún momento la gente se tiene que aferrar a alguna creencia, o que proviene del resultado de la interpretación de la experiencia.

“Generalmente la noción de sentido común ha sido bastante sensata: aquello que sabe cualquiera que tenga sentido común”, Clifford Geertz.

 La interpretación de la experiencia se puede traducir como que es lo habitual, como que actuar de esa manera es hacer lo correcto.  Por  ejemplo, si hay probabilidad de que nieve y sales de casa con pantalones cortos y sin chaqueta no estarías aplicando tu experiencia a la realidad, digamos que lo habitual sería poner ropa abrigada y de invierno porque posiblemente nieve. Se puede decir que el sentido común lo podemos recibir empíricamente pero no se puede ver, es algo abstracto existente. Además, al ser una actuación habitual de todos o la gran mayoría de tu alrededor  digamos que es como que es aceptado, es decir, supongamos que lo normal sería salir con ropa veraniega porque el frio es bueno para la circulación, aunque haya probabilidad de que nieve la sociedad lo aceptaría como correcto, simplemente por actuar por sentido común. Esto sería lo que ocurriese en nuestra cultura.

 Sin embargo, como el ejemplo que ponía Clifford Geertz, donde un alfarero zande estaba acostumbrado a hacer vasijas, y un día se le rompió una y gritó: “¡brujería!” porque él había seguido los pasos con normalmente, y como es poco habitual que se le rompan, para él ahí intervino la brujería. En cambio, si eso le ocurre a un alfarero de nuestra cultura lo primero que piensa es que es normal que alguna rompa por diversas causas, como la mala calidad del barro, demasiado calor etc.

Entonces obtenemos que hay un claro vínculo entre experiencia y sentido común. Cada sociedad actúa bajo sus experiencias, las cuales no son compartidas por todas las comunidades, de ahí que no sea común para todos algunas formas de actuar, dependiendo de la cultura.

Baldomir Puga, Noelia  141 A01

Advertisements

Posted on 28 Febreiro, 2014, in Lecturas e filmes and tagged . Bookmark the permalink. Deixar un comentario.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: