Los quehaceres del día

La lectura Los quehaceres del día del activista mexicano Gustavo Esteva incita a la insurrección. Pero una insurrección distinta, con un planteamiento diferente. Una que nos lleve a obtener una nueva democracia, una democracia real. Una que de verdad cumpla con nuestras necesidades las cuáles Esteva resume en 5 verbos: comer, aprender, sanar, habitar e intercambiar. Estos son los ejes que deberían conformar el Estado de Bienestar que se nos ha vendido pero que cada vez se va difuminando en mayor medida entre recortes y más recortes. Hasta, algún día no muy lejano, desaparecer.

Para lograr suplir estas necesidades de las que hablamos, grupos de personas de todo el mundo conforman colectivos que, escapando de la norma del Gobierno, se inclinan por opciones más acordes a su manera de ver las cosas. Esteva nos pone algunos ejemplos como la llamada free school (educación en casa) o los jardines comunitarios dentro de las ciudades en los cuales se cosechan todo tipo de alimentos para el consumo de toda una sociedad.

                                                                    Imagen

En los últimos párrafos del texto, Esteva se centra en explicarnos la ocupación simbólica de la Plaza de la Libertad en Wall Street durante los últimos meses del año 2011.  En ella los estadounidenses se unieron para reclamar sus derechos y para decir “Basta” a las políticas del gobierno.

Otra ocupación simbólica, pero esta vez en el territorio nacional, fue la de la Plaza del Sol en Madrid de la cual también habla el autor. Esta ocupación encabezada y promovida por el movimiento 15M sirvió de germen para que en otras ciudades europeas se repitiera la misma escena. Con ella los españoles intentaron hacer visibles sus protestas contra el Gobierno y cumplieron lo que nos dice Esteva en el texto. Esto es que los ciudadanos debemos reconstruir un tejido social fuerte apoyándonos unos en otros y luchando todos juntos por un interés común. Esta será la única manera de lograr una sociedad que decida su propio futuro y sus propias normas, sin necesidad de un gobierno que nos ignore, o aún peor, que nos oprima.

Lamas Lamas, Estefanía 142.D03

Advertisements

Posted on 28 Febreiro, 2014, in Lecturas e filmes and tagged , , , . Bookmark the permalink. Deixar un comentario.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: