The visitor, un sueño frustrado

La aparición de nuevas personas en nuestra vida puede hacer que ésta cambie por completo. Y si no que le pregunten al profesor Walter Vale cuando se dispuso a pasar unos días en Nueva York para asistir a una conferencia. Cuando llegó a su apartamento, se encontró con dos inmigrantes a quienes  les habían alquilado su propiedad sin que él lo supiese. Tras aclarar lo ocurrido, los ocupantes son conscientes de que han sido víctimas de una estafa y abandonan el piso. La llegada de Walter implica el fin de la oportunidad a una nueva vida de estos inmigrantes, a los que no duda en reacoger durante unos días hasta que logren estabilizar mínimamente su vida.La convivencia y el roce entre el profesor y sus huéspedes hace que nazca una amistad entre ellos, la cual se ve cortada cuando Tarek, es deportado de vuelta a Siria.

El trasfondo del filme refleja las vivencias, pero sobre todo, el sufrimiento de quienes abandonan sus hogares, contra todo obstáculo, incluso la ley, en busca de una oportunidad en la que no tienen nada que perder.

Las migraciones han sido siempre un fenómeno presente en todas las épocas de la historia. En ellas, los que viven en territorios donde la economía está en horas bajas, viajan a lugares donde las actividades económicas y laborales llevan un ritmo mayor. Este flujo de personas acaban por llevar excesivos recursos a un mismo espacio y primar de estos a los lugares de donde proceden. El miedo a estos desequilibrios ha hecho que a lo largo de los años los Estados hayan tratado de controlar el tráfico de personas mediante fronteras y controles exhaustivos.

Hasta finales del siglo XX, la actitud de los países fue muy conservadora y proteccionista. La norma era mirar de fronteras hacia dentro. Pero con  el nacimiento de la Unión Europea la política exterior de los países comenzó un proceso aperturista en busca de mercados mayores y con mayor estabilidad, en principio.

Estas alianzas son el fruto de negociaciones y acuerdos entre Estados con intereses comunes, y favorecen claramente al desarrollo de estas naciones. Pero dejan aislados y desprotegidos a los países que quedan al margen de estos pactos. Y las oportunidades de sus habitantes se ven limitadas en comparación con el resto. Es por ello que, ante la ventajosa situación en la que viven los países aliados, muchos de los emigrantes de los Estados marginados se aventuran en la hazaña de lograr una nueva vida en los países que ofrecen mejores oportunidades. La película no es más que el reflejo de cualquier familia que busca cumplir el ya tan famoso sueño americano, empezando desde abajo; enfocándolo desde una perspectiva más íntima y personal para acercarnos como espectadores a lo que viven diariamente estas personas.

En la actualidad,  en España vivimos casi diariamente masivas oleadas de inmigrantes que tratan de saltar la valla que les separa políticamente de las ventajas europeas. No hay más que pararse a analizar lo que les lleva a poner en riesgo sus vidas y su  libertad por abandonar el infierno vivido en sus hogares. Para quienes habitan en lugares donde la vida es un desafío diario, vale la pena arriesgar un día a desafiar los obstáculos que les pone la ley, si ello supone el comienzo de una nueva vida.

 http://elpais.com/diario/2009/04/27/espana/1240783204_850215.html

Eduardo Crespo Navarro 141 c01

Posted on 28 Febreiro, 2014, in Lecturas e filmes and tagged , , . Bookmark the permalink. 1 comentario.

  1. Está claro que muchas veces ley no es sinónimo de justicia. En el enlace que pones al diario El Mundo, destaco la triste frase de Michel-Yves Essissima “Los niños de Mali o Guinea Conakry, en lugar de estudiar, sueñan con llegar a Europa”. Se puede calificar de tragedia que incluso un niño se dé cuenta de que su única salida es abandonar el país donde nació. Su hogar, en definitiva. Quizá, en lugar de tantas alianzas y tanto refuerzo de fronteras, Europa y Estados Unidos deberían dirigir sus esfuerzos a ayudar a los países de los que parten las migraciones. Al final no es cuestión de papeles, es cuestión de humanidad.

    PARDO CREGO, ALICIA 142.A04

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: