Monthly Archives: Febreiro 2014

La voz de las minorías

Multiculturalismo (ok)

¿Por qué se ha de temer a los cambios? Toda la vida es un cambio. ¿Por qué hemos de temerle?”

GEORGE HERBERT (1593-1633), poeta religioso inglés.

La paradoja de Teseo establece que “ningún hombre puede cruzar el mismo río dos veces, porque ni el hombre ni el agua serán los mismos”. El mundo cambia, constantemente, y, como no puede ser de otra forma, los medios de información también. Vivimos en un mundo donde un gran número de culturas confluyen en los mismos espacios y la información inunda nuestras vidas (hace tiempo que perdí la cuenta de los autores que dicen que argumentan que existe un excedente de información). Sin embargo no todos los individuos tienen voz en los medios de este mundo multicultural.

En “Culturas en contrapunto”, Roger Silverstone intenta explicar mediante metáforas musicales su punto de vista sobre las migraciones y sus consecuencias. Para Silverstone el contrapunto es “una combinación de tonos”, entiendo culturas por tonos, en la que pretende señalar la necesidad de que exista una multiplicidad de voces. Muchos medios de comunicación aportan un discurso “globalizado” que en muchas ocasiones no representa la presencia de grupos minoritarios en un Estado. Entiende que al no verse reflejados en dichos medios, pueden sentir que su identidad y estilo de vida está en peligro, y que por eso debe haber medios minoritarios que reflejen precisamente estas voces minoritarias.

Para el autor, la comunidad ideal es aquella en la que consigan convivir diferentes culturas en armonía, de ahí esa necesidad por reflejar dichos grupos minoritarios en los medios. Sin embargo, esto no siempre es posible, ya que los intereses políticos y económicos suelen ir a contracorriente de lo que parece justo y lógico, por lo que siempre hay una voz que eclipse a las otras.

Estévez Ingelmo, Álvaro 141 D04

Siempre negativo, nunca positivo.

Minorías y caridad. Creo que son, de lo poco que entendí, las palabras más importantes del libro de Raquel Paiva, “Política de minorías: comunidad y ciudadanía”. Minorías suena a los olvidados, y caridad parece estar relacionada con pena. Si utilizamos el pensamiento lateral, podríamos entender como diferentes o especiales a las minorías, y asociaríamos la caridad con la solidaridad. Pero nos gusta mirar todo desde el lado negativo, nos gusta pelarnos con aquéllos que no son o no piensan como nosotros, y  no nos apetece mucho ayudarlos.

Oye, si es una minoría por algo será, ¿no? Si hablamos de personas, seguro que son raras, malas, o frikis, claro. Si eres chico y te gusta el patinaje artístico y no el fútbol eres raro, incluso se da por sentado que eres homosexual. Si eres chica y detestas arreglarte para salir… deberías haber nacido hombre. ¿Y la caridad, qué es? ¿Dejarle un vestido a tu hermana porque ninguno de los suyos le parece suficientemente bonito? ¿Invitar a un amigo a una cerveza porque se ha dejado la cartera en casa? Ah no, ya sé, las minorías son las personas que queman contenedores y rompen cristales en una manifestación; y la caridad es salir de un supermercado y darle unos céntimitos al hombre de turno que está al lado de la puerta pidiendo.

Axencia Reuters.

Agencia Reuters.

Somos hipócritas, y estúpidos. Rechazamos a los “diferentes” antes de conocerlos. Decimos que no nos va la violencia, pero dejamos que haya violencia porque nos cuesta escuchar a los que no opinan como nosotros. Y entre tanto lío nos olvidamos de la segunda palabra: la caridad. Podemos seguir pensando lateralmente para dejar a un lado nuestros estereotipos, así igual nos entenderíamos mejor en el mundo, sin juzgar a nadie antes de conocerlo. No nos damos cuenta de que cada persona es una minoría, porque no hay nadie exactamente igual a ella. Espera, no queremos que hablen de nosotros sin que nos conozcan, pero nosotros también lo hacemos. ¿Y si la clave está en entender la caridad como comprensión y en no asociar sólo características negativas a las minorías sin antes conocerlas?

Mis minorías favoritas son las tribus africanas, cada una tiene algo que la hace especial. Hace años, un profesor de música me enseñó a cantar “Jambo Bwana”, una canción que utilizan los swahilis (en Kenya) para dar la bienvenida a los extranjeros que los visitan.

Ellos, a los que vemos como raros, nos reciben cantándonos mientras nosotros los espantamos. Así nos va…

 GUIANCE PIÑEIRO, HENAR 142.C05

Tinta roja, el periodismo infectado

Con tinta transparente dibuja Lombardi  a los personajes de este film peruano que son la personificación de los sentimientos más humanos (e inhumanos).  Codicia, rabia, amor, frustración, sexo, tristeza, pasión, muerte, culpa…  son algunos de los elementos  claves que el director pinta con su pluma magistral.

 Dentro de la sección de policiales del diario populista El Clamor, el veterano Saúl introduce al joven practicante Alfonso Fernández en el mundo de los relatos de los crímenes que acontecen en la ciudad.  La principal norma es hacer de cada muerto diario, un nuevo titular más impactante que el anterior. Decorar el horror con adornos superfluos y presentarlo como un atractivo plato al lector.

Pero esto no es algo nuevo ni alejado en el espacio.  Todos recordamos esta foto y a este hombre:

Imaxe

 Ha llenado portadas. Ha abierto informativos. Ha ocupado noticias a toda página. En esta misma posición. Con la misma cara de sufrimiento. Con la misma mirada perdida que se atisba entre tanta sangre. Con las mismas heridas que le provocaron el descarrilamiento de un tren que él conducía.

 A veces es difícil determinar donde se encuentra el límite. En la facultad nos enseñan redacción, nos enseñan ética, nos enseñan las tipologías de textos con los que podemos informar. Pero nunca hablan de ese límite. Porque ningún autor ha teorizado sobre él, ningún sabio lo ha nombrado en alguno de sus manuales. Y es que es difícil establecer hasta donde llega nuestro derecho de difundir información. Así resulta tarea imposible marcar la línea de fuego pero hay ciertos peligros a los que uno no se debería arriesgar.

Todos creemos ser personas íntegras y con unos firmes principios que el tiempo no arrastrará consigo, pero actualmente las redacciones de los medios están infectadas por una lacra que va absorbiendo al que puede.

En temas relacionados con un conflicto bélico, una masacre injustificada o una pandemia mundial como puede ser el hambre en el mundo, ciertas imágenes o titulares pueden concienciar a la gente de las desgracias que suceden y hacer que se involucren en cambiar esas situaciones. Pero en accidentes, crímenes o asesinatos ¿qué le aporta a la sociedad ciertos detalles de la vida personal de los protagonistas de una noticia? ¿O una foto de un cadáver o una persona malherida? La respuesta más obvia, es que cuanto más morboso, sádico o escabroso sea un titular o una foto, la noticia será la más susceptible de ser leída o vista por los lectores o audiencia. Todo esto conlleva a sustituir el periodismo por una nueva manera de informar, o desinformar, según como se mire, que es el sensacionalismo. Y en esa sustitución está la clave del asunto. Esto no es periodismo. No juzguemos al periodismo. Juzguemos al que acribilla al periodismo. No nos auto condenemos a caer por el precipicio al que nos empuja la falta de confianza en el cambio.

Os dejo un vídeo que analiza de una manera muy sencilla la historia y el papel del sensacionalismo en el periodismo.

Añón Gándara, Amara

El Desafío: más Frosts

823869_1

Voy a ser claro: no me gustó “El Desafío: Frost contra Nixon”. Si bien el filme está muy bien recreado, la primera parte de la película -la preparación de la entrevista a Nxion- carece del interés o peso suficiente como para conseguir enganchar a la película; además, en esta parte ni uno de los secundarios ofrece algo realmente valioso al argumento y, realmente, llega a aburrir si no vas preparado para cualquier cosa. Si el filme de Ron Howard merece algo de crédito es por la solvente actuación de Martin Sheen como David Frost y, sobre todo, el excelso papel de Frank Langella como Richard Nixon. Este último está sobresaliente ya que consigue hacerte empatizar con Nixon, ese Nixon considerado casi unánimemente el peor presidente de la historia de los Estados Unidos.

Dejando la crítica cinematográfica a un lado, la película me aportó bastante poco. Me aportó bastante poco porque ya tenía la sensación de que hacen falta más profesionales como David Frost en este mundo.

Vámonos a 1977, por aquel entonces Frost era un showman de la televisión australiana, casi más humorista que periodista. El británico buscaba dar un giro de 180 grados a su carrera y no se le ocurre otra cosa que meterse a entrevistar a Nixon, un Nixon que estaba recibiendo por todos lados después del escándalo del Watergate. Nixon aceptó ya que consideraba a Frost un mindundi, un tipo fácilmente manipulable ideal para limpiar su imagen, un entrevistador indulgente para limpiar sus fracasos (y llenarse el bolsillo, que también se vendió al mejor postor)… el resultado, como todos conocen, fue el opuesto: el expresidente admitió su culpabilidad en el caso.

A lo largo de las entrevistas, Frost consigue imponerse a la lengua viperina y taimada de Nixon, un auténtico manipulador cuya arma favorita era la oratoria, y consigue llevar a cabo su plan. Precisamente que Frost se saliera con la suya fue algo que me dio ciertas esperanzas de que, aunque los tipos como Nixon, estafadores y corruptos, suelen ser los que vencen la mayor parte de las veces, siempre habrá alguien que los hará caer. ¿Y qué mejor forma de hacerlos caer que arrinconarlos y anularlos con argumentos? Esa debería ser una de las funciones de los periodistas, cosa que, desgraciadamente, no vemos en la actualidad (no puedo evitar acordarme de cierta entrevista de cierto presidente en ciertas circunstancias con Gloria Lomana).

Lamento que muchos gobernantes no se topen en su camino con un Frost y, tal vez por eso, respete algo a Nixon por finalmente admitir su culpabilidad. Por lo menos él no se escondió tras una pantalla de plasma.

Estévez Ingelmo, Álvaro 141 D04

¡Seamos los media!: Medios y comunidad

IMG_0011copi

¡Seamos los media!  es un artículo de un libro escrito por varios autores en 2005, en el que nos habla de medios comunitarios. Los medios comunitarios son aquellos cuya propiedad no pertenece a una empresa de comunicación, sino aquellos que utilizan organizaciones para transmitir su mensaje. Es como el altavoz de un colectivo. Que se usa en ocasiones como transmisor de noticias relacionadas con la comunidad, como lugar de difusión de avances que les puedan interesar, como simple transmisor de la voluntad de un pueblo, que en muchos casos no tiene la representación que debería.

Es una labor importante, tal y cómo afirma el libro, en la consolidación de la democratización de los medios. Para que tengamos unos medios de comunicación representativos, que figuren una imagen fiel de la sociedad, se tienen que fomentar y apoyar éstos colectivos. La democracia es imposible sin información y la verdadera información es imposible sin pluralidad. Este tipo de colectivos permiten que las minorías expresen sus voluntades y anhelos.

Para la comunidad significa poder leer o escuchar (ya que la televisión es menos accesible) contenidos de su interés. Una información hecha para él o ella. En el que pueden revindicar sus derechos y las injusticias que padecen o simplemente escuchar música regional o los sermones de su líder espiritual. Por lo tanto se convierte en una manera de comunicarse entre todos ellos, aunque no siempre estén muy cerca. Fomentando su unión y fortaleciendo vínculos.

Según el libro, datado en 2005, la mayor parte de los medios comunitarios son escritos analógicos y radios convencionales. Pero estoy seguro que esto está cambiando. Las posibilidades que ofrece Internet (en los lugares con acceso) con los medios comunitarios es amplísima. Los costes bajan y la audiencia potencial es enorme. Eso sí, también bajan los anunciantes, pero al tratarse de medios no-convencionales, la publicidad no siempre manda. En cuanto al formato, hoy en día el blog es una buena herramienta para la difusión de contenidos e ideologías de ciertas organizaciones (como este mismo blog). A su vez, las radios online están experimentando un crecimiento espectacular, ya que, a día de hoy, se puede hacer desde casa.

Si os interesan los medios comunitarios, el grupo titorizado 5b está trabajando sobre esta temática. ¡Echarle un ojo!

Portela Rodríguez 143 B01

Culturas en contrapunto

Estamos acostumbrados a escoitar case a diario historias de xente que non lle queda máis remedio que buscarse a vida lonxe da súa terra, lonxe do seu fogar e inmiscuirse nunha nova cultura, en ocasións, completamente diferente á súa.

Estas persoas sempre tentan adaptarse á cultura do seu novo lugar de residencia, pero non por iso queren alonxarse da cultura da súa comunidade. Esto pode ser un problema cando observamos como os medios de comunicación xeralistas atenden ás esixencias das maiorías, deixando un pouco de lado a estas comunidades de emigrantes.

immigrants

Sempre se quere dar esa imaxe de lugar idílico onde conviven todas as culturas por iguais, pero parándonos a pensar un pouco, decatámonos de que esas pequenas minorías apenas teñen voz nos medios e, en ocasións, quedan apartados das axendas dos medios. Quedan relegados ante uns medios que se deixan influenciar polas maiorías, olvidándose do resto.

Pero estas minorías atopan solución acudindo, por exemplo, a xornais locais ou independentes, nos que as informacións minoritarias acaparan algún espazo máis ca na prensa xeralista. Aínda que un dos medios máis utilizados por estes grupos minoritarios, para manteren ao día aos membros da súa comunidade, son os medios web.

Ulla Villanueva, Oscar 143 B05

La radio, una puerta para la esperanza

Puerta de esperanza

El documental ” Voces del Magdalena. Comunicación para la Paz ” relata las experiencias de la red de radios comunitarias en una región de Colombia golpeada por los conflictos sociales, donde su población es víctima de un sistema que les priva de las necesidades más básicas. La existencia de estas radios comunitarias cobra valor y pone de relieve la importancia de la interrelación entre sus miembros ligados por un problema común en busca de tener voz y hacerse oír. La radio constituye una vía de comunicación donde se puedan expresar con utilidad de lo que verdaderamente les preocupa e importa, viene a ocupar un espacio que las radios tradicionales y sus profesionales no han sabido o querido cubrir.

Cuando los medios de comunicación institucionales o comerciales existentes pierden el contacto con la audiencia potencial por falta de realidad en sus contenidos al no tratar los verdaderos temas de interés para su audiencia, de lo que está pasando en sus calles y a su población pierden credibilidad y la desafección de la ciudadanía. Es así que surgen las iniciativas ciudadanas que toman parte activa en los problemas sin contar con las instituciones. La red de radios de la que forman parte viene a crear un estado de participación y colaboración entre sus gentes. Psicologicamente estas formulas constituyen un aliciente de esperanza y dignidad a grupos sociales olvidados para darles voz y que sean escuchados.

http://teoriasdacomunicacion.com/ficheros/Bennet.pdf  Versión galega de “Media, “reality”, signification” en M. Gurevich, T. Bennett, J. Curran e J. Wollacott

Se trata de resistir en circunstancias difíciles, esa es una constante a la que estas personas se enfrentan a diario y la comunicación facilita esa convivencia en paz en un mundo donde la escasez y la falta de libertad se hace evidente. La radio es un soporte que por sus cualidades se adapta muy bien a este tipo de experiencias, no es necesario saber leer ni escribir para poder participar como emisor o receptor del mensaje. Estas características permiten un acercamiento a todos y a cada uno de ellos de modo efectivo. Por otro lado, hablan en la misma clave y ejercen su mayoría de edad sin paternalismos a la hora de poner sobre la mesa los puntos que consideran de relevancia. Pero, debemos recordar que Alfonso Gumucio, director del documental, referencia que son sociedades poco tolerantes y que no se habla de temas culturales… Alguien podría decir “Cuando no hay para pan, no pidas para estampas” Sin embargo, y a pesar de parecer políticamente incorrecto, mantengo unas reservas en cuanto a la intolerancia y a la falta de interés en la cultura… Entendiendo que existen otras prioridades, una radio al igual que cualquier medio de comunicación es un arma poderosa ¿Se corre el riesgo de radicalización por parte de estas poblaciones?
La experiencia me parece un soplo de esperanza para la convivencia en paz y, en esa dirección sería interesante la cooperación de profesionales comprometidos para seguir avanzando hacia el futuro.
Nuestro trabajo en la asignatura es conocer la Asoc. de Alcohólicos Anónimos y se me ocurre lo siguiente “Cuando hay un problema al que no se halla respuesta individual, quizá hay que compartirlo, comunicarlo para que no quede silenciado,  y  juntos encontrar una salida”.

Mariel Norat  142  B05

Dime qué comes y te diré quién eres.

Imagen

El documental “We feed the World” es una dura crítica al sistema de producción de alimentos que rige hoy en día en los países desarrollados. Muestra un sistema de producción de alimentos “low cost”, donde la calidad de los consumibles es menos importante que la rapidez con la que se producen y el beneficio que se obtiene de su venta.

A pesar de que en el siglo XXI los controles sanitarios y de calidad  son avanzadísimos y toda la sociedad podría manifestar un alto nivel de exigencia en cuanto a calidad, lo cierto es que las prisas en las que vivimos inmersos nos hacen buscar una comida rápida, con buen sabor y saciante, que por tanto suele incorporar un alto contenido de conservantes y estar cocinado con aceites de mala calidad, además de tratarse en su producción con abonos y piensos químicos. Esto, a la larga, perjudica la salud de todos los consumidores.

Esta situación, que la mayoría de la sociedad conoce pero a la que hace caso omiso, podría combatirse apostando por el comercio local. Comprar en la plaza, en tu barrio, es la garantía de que estás comprando productos artesanos y de calidad. Otra solución sería dedicar más tiempo a la preparación de los alimentos. Pero desde luego, es necesario recuperar las buenas costumbres. Lo rápido no es saludable.

Imagen

Gómez Basadre, Isabel 142.D01

O sentido non tan común

Geertz[1]Cando a un experto alfareiro zande se lle rompe unha das súas pezas mentras a está elaborando, o seu sentido común díctalle que foi cousa de bruxería, porque está seguro de que levou a cabo o proceso co maior coidado posible. Mentras que nós probablemente pensariamos que o fallo o produciu calquera outra cousa (unha pequena distracción, un segundo de torpeza, unha pequena arenisca).

Esta diversidade de “sentidos comúns” é o que nos expón Clifford Geertz no texto El sentido común como sistema cultural. Nel explica que para o que para nós cae de caixón, para outros non o é, porque varía segundo a cultura, a época, e a experiencia. Por tanto, o que nos chamamos sentido común, en realidade non é tan común. 

Pero a pesar desta diversidade, tamén propón unha definición xeral do que sería o sentido común, independentemente das variacións que poida haber entre as persoas: ‘Cuando decimos que alguien tiene sentido común no sólo queremos sugerir el hecho de que utiliza sus ojos y oídos, sino que, como decimos, los mantiene -o así lo intenta- abiertos, utilizándolos juiciosa, inteligente, perceptiva y reflexivamente, y que es capaz de enfrentarse a los problemas cotidianos de una manera cotidiana y con cierta eficacia”.

Na miña opinión, creo que o que di Geertz é certo. Penso que varía en funcións dos factores que el expón no texto. Por exemplo, condenar a unha suposta bruxa a morte era algo lóxico na Idade Media, en cambio a día de hoxe pareceríanos unha aberración.  Ademais, nalgúns aspectos e situacións, considero que o sentido común é algo máis subxectivo. Seguro que non é a primeira vez que, nun determinado momento, discutiches con algunha persoa porque o que ti considerabas lóxico, a ela lle parecía irracional. A experiencia é un factor que inflúe na hora de tomar decisións e empregar o sentido común, pero non hai dous humanos no mundo que teñan o mesmo percorrido vital.

Tampouco creo que as persoas carezan de sentido común, senon que teñen un concepto diferente del. Por exemplo, unha persoa pode facer algo que a nós non nos pareza lóxico, que tome unha decisión que nós non tomariamos, etc. E sen embargo esta persoa cre que foi a mellor opción. Non quere dicir que sexa estúpida, ou que o sexamos nós, simplemente temos unha cultura diferente, un razoamento diferente e/ou unha experiencia diferente, e consideramos que as nosas propias decisións eran mellores que as outras. 

En relación coa Central Folque, creo que moitas persoas tildarían como “falta de sentido común” a decisión dos músicos de traballar como tal, e máis agora que algúns deles teñen familia, posto que non é unha profesión estable, que teña uns ingresos moi elevados. Certamente, é unha profesión na que é moi difícil obter altos ingresos, e que é moi inestable, xa que nos tempos que corren a cultura é un ben prescindible en favor de bens e servizos máis necesarios. Pero para eles esta é unha forma de vida tan respetable como calquera outra, e é a forma de vida que decidiron escoller, porque era realmente o que lles gustaba e lles satisfacía persoalmente. Entón, por que non ían facelo? 

Orge Fernández, María 142 A02

El cuarto poder (Sobre “Frost contra Nixon”)

Esta película narra una historia que parece ficticia pero que no lo fue. Visualizar este filme es un gran ejercicio para comprender que a veces la realidad supera a la ficción. La historia se asienta sobre la base de que Frost es un periodista de segunda clase. Todos lo ven como una especie de showman, un hombre sin carisma ni fondo, una estrella pasajera. Esa desconfianza por parte de todo el mundo juega en su contra. Frost no consigue que lo tomen en serio. Pero quizá descubrir que todas esas suposiciones eran falsas fuera lo que dotó de más fuerza a esta historia. Frost era una pequeña hormiga que consiguió alcanzar la cumbre.

Paralelamente, en la película se muestran las intenciones de ambos protagonistas. Frost quiere desenmascarar a un Nixon que ha salido de rositas del escándalo del Watergate. Por su parte, Nixon quiere lavar su imagen y posicionarse en la historia como un gran presidente. Ahí es donde se cruzan sus caminos. Pero, contra todo pronóstico, Frost consigue ganar la batalla. Con una entrevista preparada al milímetro y tirando de todos los medios a su disposición, emprende su particular lucha. Al final consigue, como él mismo dice, “dar a Nixon el juicio que nunca tuvo” haciendo que reconociese su participación en el sonado escándalo.

fn

De esta película podemos extraer varias lecciones. La primera es una lección para los periodistas. Por cuestiones como la que aquí se presenta nuestro oficio ha adquirido el sobrenombre de “cuarto poder”. Somos los vigilantes del poder, no sus aliados. Esta cuestión, que a veces se queda difusa, cobra relevancia en el filme. Nos recuerda que no podemos ser amigos del poder. Nunca. Nuestra misión es informar y tratar de destapar todos los abusos que de él se hagan. Así, a pesar de ese juicio que Nixon nunca tuvo, la verdad salió a la luz gracias al periodismo. La segunda lección es que David, a veces, gana a Goliat. Frost era un periodista en el que nadie confiaba, ni siquiera Nixon, que se tomó la entrevista como un paseo. Esto nos demuestra que con trabajo de documentación, perseverancia y talento podemos llegar a dónde nos propongamos. Frost nos ha enseñado a no evitar temas tabú, a no silenciarlos. El cuarto poder es necesario.

RODRÍGUEZ SUÁREZ, MARTA 143.A001

Los visitantes inesperados

En la película The Visitor nos encontramos la historia de un profesor que llega a Nueva York y halla a dos inmigrantes ilegales en su apartamento. En un principio los inmigrantes, al ver llegar al profesor Walter Vale, se marcharon de la casa; pero el profesor les ofreció que se quedasen con él. Surgió una inevitable relación de amistad entre ellos pero, tras una serie de vicisitudes, uno de ellos acaba siendo detenido y deportado.

Las reglas de deportación en Estados Unidos siempre han sido muy estrictas. Cada día es más complicado entrar en norteamerica sin un visado de trabajo; y en esta película observamos perfectamente un ejemplo de ello. EE.UU. el único país que ha endurecido las condiciones de entrada de inmigrantes. Mientras veía la película, me venían a la mente todos los casos de complicaciones a la hora de entrar en algunos países hoy en día. Actualmente Suiza, en la Unión Europea, también ha denegado la entrada de nuevos habitantes, por ahora de Croacia. También en España

Resulta difícil pensar que una persona pueda ser “ilegal” simplemente por ser de un país u otro; y muchas veces sólo quieren salir de su país natal para poder tener una oportunidad de hacer algo con sus vidas. Creo que es algo que invita a la reflexión.

Saavedra Nieto, Natalia 143 A03

El periodista público

Jay Rosen decide hablar del periodismo público, también llamado periodismo cívico, en “Tornar a vida pública mais pública”.

El historiador Thomas Bender dice así en uno de los fragmentos: As primeiras escolas universitárias de pós-graduaçao procuravam “treinar homens numa cultura mental que os prepararia para carreiras no serviço público, para os deveres da vida pública en geral, ou como jornalistas públicos.

civico

El trabajo del periodista obviamente es público, por lo tanto debe estar dedicado a cada uno de los ciudadanos que leen los periódicos, revistas, ven la televisión, oyen la radio… Hay que acabar con el ciudadano espectador. El ciudadano es el protagonista, contamos sus problemas, las cosas que les suceden y resolvemos sus dudas. Por lo tanto debemos preocuparnos por sus intereses, por eso también existen periódicos locales ya que a una persona de Sigüeiro le interesa mucho lo que se haga con la piscina municipal, mientras que a una de Ourense no le importa demasiado esa piscina.

“O jornalismo público tem éxito quando fortalece a capacidade da comunidade política de se compreender a si mesma, o seu futuro e as suas escolhas.”. Que razón tiene este fragmento de Jay Rosen, pero que difícil lo veo ahora. Estamos en un panorama que ni el propio periodismo es capaz de unificar, ya que cada periódico va dirigido a cierto público. Quizás esto cree divisiones en la esfera pública, pero la verdad es que no sería bueno que todos los periódicos fuesen iguales.

Y que hay más público que los tuits que escriben periodistas contando lo que sucede en ese momento, http://elperiodistacivico.com/#sthash.mxlWBEWF.dpbs

Por último también os dejo un documento que habla del periodismo cívico y que me pareció muy interesante: http://www.infoamerica.org/documentos_word/rosen01.doc‎

 CARREIRA SALGUEIROS, CLARA 141 D01

Poco profesionales según Barreras

Las puertas del mayor astillero español

Las puertas del mayor astillero español

Barreras es patrimonio vigués, pero en esencia, son trabajadores. Y por esto hemos contactado con algunos hijos de Barreras para que nos den una visión desde dentro de cómo se ha tomado la llegada de PEMEX. En la tarde del viernes, con un café como conductor, me he reunido con Santada Costa Veloso, del departamento de control de calidad; Víctor Puga, de una contratada, y con Sergio Gálvez, presidente del Comité.

Y con ellos he charlado sobre temas como el conflicto interno con los principales sindicatos dentro del astillero, viendo como CCOO no se entendía ni entiende con UGT ni CIG, pero que, en palabras de Sergio, “el tiempo da la razón”.

"Se prefiere vivir en la selva, es como el camarote de los hermanos Marx: más gente más gente"

“Es como el camarote de los hermanos Marx: más gente más gente”

También he querido aprovechar la ocasión para conocer desde dentro cómo trabaja Barreras, y la gestión está en el punto de mira. Tanto por las despreciadas horas extras, opción que no viable en la mesa, como por la escasez de nuevas teorías de organización para fomentar la productividad dentro de la empresa. En palabras de Gálvez, “nadie quiere desenvolver nada, se prefiere vivir en la selva. Es como el camarote de los hermanos Marx”. Otro tema a destacar es el de la competitividad. En esto, la respuesta está clara: Vigo puede competir y compite contra los países asiáticos. “Somos competitivos de momento a la hora de poder construir ´a la carta`, cosa que los coreanos no pueden”, afirmaba Víctor. Quedándonos en terreno más cercano, de Navantia se dijo que “siempre está en proceso de pérdida, porque no puede sacar beneficio por el tipo de barco que hacen, de guerra y de la armada”.

Pero el tema estrella era el que vincula a los hijos de Barreras con los medios de comunicación, y me he llevado una gran decepción al escuchar que muchos medios “no siempre dieron una información contrastada ni veraz”. Puga llega a afirmar que “si comparas dos periódicos, las opiniones y versiones son muy dispares”, y Sergio cerraba con “a veces nos han parecido poco profesionales.

En definitiva, Barreras seguirá luchando por ganarse su trabajo, aunque los cambios se ven necesarios. Eso sí, desde los medios dejamos mucho que desear.

González García, Sabela. 142 C04

Cigarettes

 

Charlar y discutir con un café delante y fumando cigarrillos. Sencillo argumento. Charlar y discutir drogándose, ya que en el fondo el tabaco es una droga tan mortífera como cualquiera. Está claro que en una película independiente el tabaco queda muy bien, pero me he parado a reflexionar sobre las drogas legales.

coffee-and-cigarettes

La aceptación social de las drogas legales es lo más preocupante. La sociedad que ve bien beber. De hecho ve raro a quien no lo hace. Pero esa visión cambia cuando alguien cruza la línea de la enfermedad, porque la sociedad aparta a los alcohólicos. En la reunión de Alcohólicos Anónimos a la que asistimos nos dijeron “El alcohol es una droga que sólo te puede llevar a 3 sitios: a la cárcel, al manicomio o al cementerio”. Pero lógicamente cuando estás en ese camino eres un borrachuzo por el que nadie tiene la más mínima empatía. La pregunta es por qué tenemos esa mentalidad y si no podemos hacer nada por cambiarla.

 

NEIRA CARBALLO, EVA 142.B03

 

La historia de D.

Dicen que el alcoholismo es algo genético. “Yo no creo que el alcoholismo en sí esté en los genes, pero sí el ser compulsivo”. Y eso es algo que le pasaba ya al padre de D., alcohólico, antes que a ella.

 

Borrachos

Esta historia no empieza en una adolescente que probó el alcohol y con los años acabó mal, ni siquiera una joven adulta. Esta historia empieza cuando a sus cuarenta años D. prueba por primera vez el alcohol. De una forma sencilla: empieza a tomar vinos o cervezas con los amigos de la peña de fútbol. “Al principio estaba con un vino toda la noche”. Pero ahí empezó una enfermedad sin que lo supiera que afloró en tan sólo ocho años.

Esta historia empieza como todas: cuando el consumir alcohol deja de ser un hábito social. Esta historia empieza como todas, pero como ninguna.

“Cuando te haces alcohólica tú no te das cuenta, piensas que es algo en el momento, pero si te paras a analizar ves que todo esto viene de cuando eras niña”. D. tenía de todo cuando era niña menos cariño.

Los alcohólicos son personas depresivas, tímidas, poco sociales. Y el alcohol les da el empujoncito que necesitan a veces. Pero, como todas, esta historia empieza cuando el alcohol deja de darte un impulso hacia los demás y te destroza por dentro. Cuando te sientes una mierda, y te dejas de importar a ti misma. Cuando te da vergüenza mirar a la gente a los ojos, porque te sientes menos que ellos.

Y de este modo empiezan todas las historias, pero ninguna.

 

NEIRA CARBALLO, EVA 142.B03

El gran carnaval del alcohólico

El gran carnaval de un alcohólico empieza con la enfermedad. El gran carnaval de un alcohólico no se acaba en siete días, si no que dura tanto tiempo como quiera, a menos que el alcohólico tome las riendas y decida ponerle fin a su enfermedad.

El alcoholismo implica mentiras. Implica tener que ocultar una parte de tu realidad, y por eso los enfermos mienten constante y compulsivamente. Y como Pedro y sus ovejas, cuando has estado tanto tiempo mintiendo la confianza no se recupera.

 Image

En El Gran Carnaval, el protagonista es alcohólico. Llega a una redacción de un periódico a pedir trabajo, pero se ve obligado a confesar que lo han echado de otros diarios por culpa de su enfermedad. Cuando acaba el gran carnaval de un alcohólico, empieza el Gran Hermano. El control, la observación de todos sus movimientos. “Le dije que nada de alcohol” grita el director del periódico cuando ve al protagonista con una botella. Era una botella con una maqueta dentro,  pero la desconfianza no desaparece tan fácilmente.

El problema es que la confianza es un punto muy importante en la recuperación de un alcohólico, y un punto muy difícil de conseguir. El problema es que nadie tiene la culpa de eso salvo el alcohol, porque un alcohólico reclama la confianza que necesita pero quien se la tiene que dar la tuvo que apresar cuando vivió mentiras.

NEIRA CARBALLO, EVA 142.B03

El tiempo en el periodismo (Sobre “Actualidad”, I. Joseph)

Actualidad

“No existe el lenguaje para expresar semejante momento en el que la luz se hace materia y el presente se hace historia”

En este texto Isaac Joseph nos habla de la esencia del periodismo, nos habla del concepto de actualidad. Quizá parezca que este término, por lo habitual que nos resulta, está del todo definido, pero el autor demuestra que no es así. La reflexión en torno a periodismo y actualidad da para mucho. La materia primigenia del periodista es el acontecimiento. Se hace en el texto una reflexión. Lo que da valor al acontecimiento es, precisamente, la actualidad. El público se interesa por el periódico o el boletín de noticias diario y en cuanto llega un nuevo día toda esa información se devalúa. Ahí radica la curiosidad del ser humano por conocer lo que lo rodea, por una descripción minuciosa del presente.

images

Pero el periodismo, en mi opinión no caduca en cuanto pasamos una hoja del calendario. Su función va mucho más allá. Primeramente es testigo de una época. Las piezas periodísticas se transforman en testigos fidedignos del pasado. Pero además, y en esto se hace menos hincapié en el texto, son previsiones para el futuro. En mi opinión, además de movernos el interés por saber lo que sucede en el presente, el ser humano busca en la información poder hacer previsiones para su futuro. Si no sabemos cómo están las cosas difícilmente podremos hacer planes. Así el periodismo, en mi opinión tiene esas tres vertientes: vestigio del pasado, testigo  del presente y pista para el futuro.

Bien es cierto que su principal función tiene relación con el presente y con la sociedad. Los límites temporales hacen de la información, para muchos, un bien de consumo diario. “Leemos para descubrir lo que pasa” se cita en el texto a Lessing. Y por esta razón debemos asociar tanto periodismo y sociología. Ese hábito por saber, por descubrir lo que pasa a nuestro alrededor es una de las características que más define a nuestra especie y que nos permite configurarnos como sociedad.

Por todo ello considero muy acertada la reflexión sobre el peso de la actualidad en el periodismo pero hago hincapié en que no sólo es un bien de consumo diario, sino que su importancia trasciende las fronteras del tiempo.

RODRÍGUEZ SUÁREZ, MARTA 143.A001

El sueño del contrapunto

Roger Silverstone, sociólogo británico, expone con brevedad y una naturalidad etérea uno de los mayores símbolos del crecimiento humano. La comunicación intercultural. El contraste. Aplicado a la comunicación, este principio del que subyace todo concepto rítmico de la percepción mundana, constituye un factor de vital importancia a la hora de elaborar personalidades, construir comunidades y forjar historias.

blanco-y-negro-249729dc-cdb1-454f-a091-7b6e9bd7a8ce

El contrapunto, como herramienta de disuasión, de choque intercultural y de transmisión de conocimientos, funciona como un eje interrelacional que facilita la mutua comprensión y ofrece, detalle a detalle, la oportunidad de que un individuo logre conocer a su entorno y, lo más importante, lograr entender ciertos matices de su propia condición. Es en la comparación, en lo sorpresivo, donde los errores y las virtudes salen a relucir como diamantes sin pulir, como minas sin explorar repletas de sensaciones que sólo buscan ser descubiertas.

En su comparativa con el contrapunto musical, Silverstone acierta de lleno. Las relaciones interculturales pueden producir consonancia o disonancia, pero detrás de todo ello existe un fenómeno de aprendizaje y una experiencia comunicativa que ayuda al propio crecimiento personal. Es percutiendo con insistencia de la única forma en que finalmente se aprende a tocar el tambor, y este paralelismo es igualmente aplicable a la evolución interpersonal de cada ser humano.

Sin duda es tomando la referencia de los más pequeños como finalmente se llega a ser grande, se alcanzan las cotas propuestas y se evoluciona hacia un nivel superior. Es siendo social como la sociedad te acepta, como contrapunto de ella, como contrapunto de ti mismo.

Miedo del miedo

Aristóteles definió al ser humano como “zóon politikon”, o lo que es lo mismo, animal social o animal político. Expresó así la doble dimensión del ser humano, como todo animal, es social, vive en una comunidad, pero tiene una particularidad, necesita de la política siempre que viva en ella, necesita organizar esta comunidad creando sociedades y organizar la vida en ciudades. El filósofo afirmó que solo dentro de una sociedad puede el ser humano realizarse plenamente, que tiene la necesidad imperiosa de vivir rodeado por otras personas. Aquellos incapaces de vivir en sociedad serían, para Aristóteles, bestias o dioses.

Los individuos comenzaron a vivir en sociedad por naturaleza, es inherente a ellos unirse cuando está oscuro, cuando hace frio, cuando tienen miedo de los depredadores… Pero se unen también para acallar un miedo mayor. Puede encender una luz, abrigarse o protegerse de un depredador, pero hay algo en todo ser humano al que él mismo teme. La incertidumbre, el miedo a la muerte, el miedo a descubrir lo que hay realmente en el interior de uno mismo… son miedos intangibles, imposibles de describir y de superar.

miedo

Por esto se une el ser humano en sociedad, para tratar de paliar este terror abismal e incierto. Las personas se juntan y crean religiones que les dicen como deben ser, de que camino no deben apartarse, qué sucederá tras su muerte. Y con todas estas mentiras, se sienten más tranquilos, menos solos.

Pero también nuevos miedos se crean de la convivencia con otros seres humanos. Una vez más, miedos físicos, miedo a ser atacados por otros seres humanos, a que nos hagan daño, nos roben lo que tenemos… Pero también otro miedo más profundo, el miedo a los que piensan diferente y te hacen replantearte que tal vez tu pensamiento no es el correcto, que no tienes la verdad absoluta y que tal vez sea imposible encontrarla y calmar tu terror.

Esta es una dicotomía insalvable. El ser humano tiene miedo a estar solo, tiene miedo a los peligros de la sociedad, tiene miedo a estar solo dentro de ella. Y estos son miedos que siempre estarán presentes. Las personas debemos aprender a vivir con ellos, a asumir la incertidumbre, aceptarla como parte de nosotros. Asumir que no podemos vivir solos, pero que tememos unirnos a otros. Por que, si no podemos llegar a conocer qué hay en nuestro interior con exactitud, ¿qué puede haber en el interior de los demás?

Por ellos creamos leyes, que nos hacen sentirnos protegidos, que nos aseguran que los individuos que se salgan de la norma, serán apartados del resto y no podrán hacernos daño. Nos amparamos en un equilibrio débil, sostenido tan solo por la confianza que tenemos en un conjunto de papeles que pueden perderse, mojarse, romperse… Sostenido en la certeza de que el resto tenga tanto miedo como nosotros y la confianza en que otro miedo, el miedo a verse apartado y quedarse solo, nos asegure que nadie se saldrá de nuestra ley.

Vázquez Pérez, Claudia 143 D03

Só entre a multitude

Paris la Tour Eiffel de Louis Hayet

As persoas temos a necesidade de acompañarnos mutuamente. O illamento remata por voltarnos tolos, encérranos en nós mesmos e fainos alleos ás demáis persoas do mundo. Dende sempre o único xeito de illarse foi a soidade física, mais dende o crecemento das cidades a multitude virase un espazo no que todo é alleo, chegando á sensación de estar só entre un montón de xente.

Resulta curiosa a actuación das persoas nas urbes. Nas conglomeradas rúas crúzanse sen descanso milleiros de persoas coas mesmas necesidades, coas mesma inquietudes e, moitas veces, coas mesmas ganas de falar entre sí. Mais a maior parte das veces na multitude só se experimenta a soidade, acrecentada aínda máis polo feito de achar esta sensación contradictoria. A soidade en solitario é difícil de levar, a soidade rodeado de xente produce contrariedade e malestar por non conseguir saír dela tendo a posibilidade.

Por outra banda a multitude danos a oportunidade de ser anónimos, de camuflarnos. Deste xeito podemos actuar como queiramos sen apenas chamar a atención. Podemos, tamén, introducirnos na masa e analizar os comportamentos individuais mentres somos, simplemente unha peza máis dun puzzle.

A multitude réstanos identidade e, dese xeito, humanidade e convértenos en grans de area nun inmenso deserto. A multitude fainos deixar de ser seres que se relacionan. A multitude convírtenos no “flâneur”.

Fernández Ferro 141 C03